#Sevilla La promiscuidad como método para mejorar la especie

Pistacia lentiscus
See page for author [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/)], via Wikimedia Commons

Investigadores del departamento de Biología Vegetal y Ecología de la Universidad de Sevilla han demostrado que dos tipos de arbustos comunes en Andalucía, el mirto o arrayán y el lentisco, mejoran su descendencia al ser polinizados por semillas de distinto origen. Al mismo tiempo, han confirmado que si la fertilización se produce en una proporción mayor con el mismo padre tienen menos posibilidades de crecimiento y de supervivencia.

En un hábitat deteriorado, algunas especies tienen complicada la germinación y son fertilizadas desde diferentes fuentes para producir hijos más fuertes. El sistema de propagación sexual más conocido en plantas es la alogamia, también llamada fecundación cruzada. De esta forma se garantiza la variabilidad genética y, por tanto, nuevas combinaciones dentro de una especie al tomar el polen de otro origen y no de sí misma.

Sin embargo, muy pocos estudios realizados hasta ahora han tenido en cuenta otros parámetros del método de apareamiento que no sean las tasas de fecundación cruzada. Los efectos directos de la diversidad genética de la semilla recibida por las madres, conocida como paternidad correlacionada, es la medida que indica los distintos progenitores. Es decir, la proporción de hijos fecundados por un mismo padre.

Más información en la fuente de la noticia Remedios Valseca / Fundación Descubre

 

#Huelva Presentan una patente para reutilizar los fosfoyesos de Huelva como alternativa a su soterramiento

La empresa andaluza Captura CO2 ha presentado en Huelva una patente con la que aportar una solución a los fosfoyesos alternativa a su soterramiento. Los autores de este proyecto plantean, además de la eliminación por completo de las balsas de fosfoyeso de las marismas onubenses, la recuperación del espacio ocupado con una inversión “bastante inferior a la propuesta” en la actualidad. Esa cantidad, además, se recuperaría generando riqueza por la comercialización de los productos resultantes, “creando empleo con la construcción de una industria limpia en la zona y rescatando un espacio libre para Huelva”. La idea es “pasar de un problema de contaminación a una solución de valor añadido”, explica el creador de la patente y catedrático de Física de la Universidad de Sevilla, Luis Esquivias. Este proceso ha sido patentado por el Instituto de Ciencias Materiales del CSIC, la Universidad de Cádiz y la Universidad de Sevilla.
En cuanto a los datos económicos del proyecto, Captura CO2 prevé que los 120 millones de toneladas de fosfoyeso que hay en las balsas podrían transformarse en casi 70 millones de toneladas de calcita y casi 100 de sulfato de sodio, con un valor comercial superior a los 24.000 millones de euros.

Básicamente el proyecto industrial, que se realizaría en la superficie de las balsas, consiste en la disolución del fosfoyeso en una solución de sosa, que se precipitaría en su mayor parte en cal apagada y daría como líquido resultante una solución de sulfato de sodio. Tras la evaporación del disolvente, el resultado que quedaría es sulfato sódico anhidro. La cal apagada reacciona con el CO2 y da como resultado calcita o carbonato cálcico. Además, para reducir costes e impacto medioambiental y desarrollar una tecnología viable para sectores industriales de la zona, se ha incorporado el uso de sosa comercial y otros residuos de industrias muy próximas a las actuales balsas de fosfoyeso. Con este proceso se reducirán las emisiones de CO2 de las industrias del Polo Químico, con la consiguiente mejora del medio ambiente, según ha destado el investigador Luis Esquivas.

Más información en la Universidad de Sevilla.

 

#Granada El número Pi celebra su día con una fiesta de divulgación de las matemáticas

PI

 

La celebración del Día de Pi, denominado ‘Sin π no soy nada’, ha reunido a 200 estudiantes de Primaria, Secundaria y Bachillerato en el Centro de Profesorado de Sevilla en el evento central de la efeméride, que se organiza por primera vez en España. A esta fiesta de divulgación de las matemáticas se han sumado alrededor de 40 actividades en todo el país.  En concreto, en la Universidad de Sevilla una treintena de alumnos de 1º de bachillerato del IES Macarena han participado en el ‘Café con Pi‘, organizado en el CITIUS Celestino Mutis, y alumnos de la Facultad de Matemáticas, han trabajado junto a los compañeros del Laboratorio de Fabricación Digital (FabLab Sevilla) en la colocación de 500 dígitos de Pi en los pasillos de la Facultad.

La iniciativa ‘Sin Pi no soy nada’ persigue acercar a la sociedad a las matemáticas mediante propuestas relacionadas con el arte, como el cómic, el relato o el vídeo, para  desmitificar su imagen de disciplina difícil y destacar así su presencia en actividades cotidianas. Asimismo, pretende incentivar vocaciones entre los más jóvenes e impulsar la cultura científica entre la sociedad.

Para ello, se han programado una serie de iniciativas como certámenes, charlas divulgativas, cafés con ciencia y acciones en redes sociales, que han contado hoy con su celebración central en Andalucía.

Distintas actividades divulgativas han conformado el programa. La primera charla, titulada ‘Dios, π y el infinito’ ha sido impartida por la divulgadora de la Universidad de Sevilla y presidenta de la Comisión de Divulgación de la RSME, Clara Grima. A continuación, ‘La Ciencia del Quijote’, una escenificación entre la vicepresidenta primera de la RSME, Mercedes Siles Molina, y Antonio Méndez Parrado, alumno del grado de Matemáticas de la Universidad de Málaga, ha  puesto de manifiesto las matemáticas que pueden descubrirse en el Quijote.

n tercer lugar, se ha desarrollado la actividad ‘No es magia es matemática’, de la mano de José Muñoz, profesor de Secundaria y miembro de la Sociedad Andaluza de Educación Matemática Thales, al que le ha seguido el taller de ‘Papiroflexia’, de la mano de Francisco Haro, profesor de Secundaria y miembro de Thales, y GeoGebra con demostraciones como la del área de un trapecio.

A continuación, el comité organizador de  los premios ‘Sin π no soy nada’ ha entregado los galardones en las categorías de cómic, relatos, vídeos, carteles y materiales didácticos, que se pueden consultar en la web de evento http://www.piday.es/ganadores2017/ En esta acción han participado alrededor de 200 trabajos enviados desde distintas provincias españolas.

Actividades en todo el país

Al evento central se han sumado cerca de 40 actividades en todo el país, la mitad de ellas en Andalucía. Es el caso de  los ‘Cafés con Pi’, la versión matemática de los ‘Cafés con Ciencia’, donde matemáticos conversan con grupos reducidos compartiendo mesa y conocimiento en las universidades de Granada, Jaén,  Almería y Cádiz, así como en el Jardín Botánico La Concepción de Málaga y la Casa de la Ciencia de Sevilla. En la Universidad de Sevilla, los profesores Juan González-Meneses, del Departamento de Álgebra, Soledad Fernández García, del Departamento de Ecuaciones Diferenciales y Análisis Numéric, y  Ramón Jesús Flores Díaz, del Departamento de Geometría y Topología, han protagonizado este desayuno científico en el Instituto de Matemáticas de la Universidad de Sevilla (IMUS) ubicado en el CITIUS Celestino Mutis.

A los cafés se suma la iniciativa de la Universidad de Sevilla ‘Ciencia en el Bulebar’, donde los profesores Enrique F. Borja, Clara Grima y Alberto Márquez, Los 3 Chanchitos, compartirán sus gustos por π.

También se ha organizado talleres, visitas guiadas, catas, tapas, charlas literarias o murales que pueden consultarse en la página del proyecto En concreto, se desarrollarán iniciativas que relacionan la literatura y las matemáticas, una performance con los dígitos de Pi en cartón reciclado, paseos matemáticos, canciones y pasteles con π o el evento culinario divulgativo ‘PIcando tapitas’.

Más información en la Universidad de Sevilla.

 

#Córdoba: Los nanotubos de carbono encuentran la forma de controlar el deterioro de las grandes obras públicas

Ciencia Andaluza
Puente – pixabay

 

Cada vez que concluye la obra de una nueva infraestructura pública y una vez superados los fastos de las inauguraciones, se corta la cinta y se marchan los fotógrafos, comienza el trabajo silencioso de los técnicos encargados de evaluar el estado del nuevo puente, presa o carretera. Las obras públicas, más o menos faraónicas, requieren un control permanente que garantice su conservación a lo largo del tiempo.

Actualmente, esa evaluación se realiza a través de sensores externos que monitorizan la salud estructural de las construcciones tomando medidas de vibraciones y aceleraciones y comparándolas con modelos teóricos que permiten simular el comportamiento de la estructura ante la acción de cargas. Ese sistema de control exige tiempo -el de los técnicos encargados de tomar las medidas- y dinero -el empleado en la tecnología de sensores necesaria-. Para reducir uno y otro, el equipo de investigación TEP 167 “Mecánica de sólidos y estructuras” de la Universidad de Córdoba, en el que participan investigadores de la UCO y las Universidades de Málaga, Granada y Sevilla, ha abierto una nueva línea de investigación avalada por un  proyecto nacional concedido por el Ministerio de Economía y Competitividad con la que pretenden diseñar nuevos sensores que puedan ser introducidos en los propios materiales con los que se construyen las nuevas infraestructuras.

La idea es generar compuestos de base cemento (cemento, mortero u hormigón), adicionados con nanotubos de carbono para mejorar tanto su resistencia como sus propiedades eléctricas. De esta forma y al introducir los nanotubos en los elementos estructurales de las construcciones, como las vigas, se logra abrir canales de comunicación dentro de la nueva infraestructura. Esta idea se puede asemejar a la función que desarrollan, por ejemplo, los microchips de las mascotas, es decir, ofreciendo información desde dentro del cuerpo, en este caso, de la obra pública. Son lo que se conoce como Smart Structures o estructuras inteligentes. Para conseguirlo, el equipo de investigación que lidera el profesor Rafael Castro ha echado mano de la nanotecnología, concretamente, de los nanotubos de carbono y su extraordinaria capacidad conductiva, diseñando cubos de unos 50 mm de lado para ser integrados en estructuras constituidas por hormigón estructural.

 

Más información en la Universidad de Córdoba.

#Sevilla: ¿He tomado gluten o es una gastritis?

Ciencia Andaluza
Trigo

 

El departamento de Microbiología y Parasitología de la Universidad de Sevilla, en colaboración con la unidad de Gastroenterología y Nutrición del Instituto Hispalense de Pediatría, el Hospital Universitario Virgen del Rocío y la empresa Biomedal, han confirmado la eficacia de un kit de análisis, similar a los tests de embarazo, que permitirá a los pacientes celíacos comprobar de manera directa que su dieta se realiza de forma correcta.

La celiaquía es una enfermedad crónica que afecta, al menos, al 1% de la población y que requiere una dieta sin gluten durante toda la vida. Este conjunto de proteínas, presentes en el trigo, el centeno, la cebada y la avena, provoca una reacción inmunológica en pacientes predispuestos genéticamente y produce una reacción inflamatoria en el intestino.

Actualmente, el seguimiento de una dieta sin gluten implica importantes restricciones en la vida social del celíaco, ya que más de la mitad de los alimentos que se venden en los supermercados contienen gluten. Por otra parte, más del 45% de los pacientes celíacos presentan daño intestinal o síntomas después de un año en dieta sin gluten, probablemente debido a transgresiones en la dieta voluntaria o involuntariamente.

Hasta ahora, el médico se valía de cuestionarios dietéticos, serologías, biopsias o contenido de grasas en heces para intentar averiguar el grado de exposición del paciente al gluten y detectar las transgresiones ocasionales que impiden la curación de la mucosa. Estas pruebas no son suficientemente eficaces.

Más información en la fuente de la noticia Remedios Valseca / Fundación descubre

Demuestran que el principal exportador de vinos de España en el S.XVII era las Islas Canarias

Venenciando vino de Jerez

Expertos de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Sevilla han publicado recientemente un artículo científico en el que se pone de manifiesto el cambio que sufrió la exportación de vinos españoles en el transcurso de los siglos XVII y XVIII. El estudio refleja como los vinos andaluces desbancaron a los canarios tras el cambio de siglo y trata de establecer las causas de este crecimiento.

En el siglo XVII los vinos malvasía, de origen canario, eran los más exportados a Inglaterra desde España. En concreto, los ‘wine port book’, o libros de vinos que se conservan aún en Gran Bretaña, indican que en 1670 el 65,62 por ciento de los vinos que llegan al puerto de Londres provienen de Tenerife y La Palma, el 21,25 por ciento de Málaga y, tan solo el 9,63 por ciento de Cádiz (vinos de Jerez).

Los expertos señalan que mientras que las cosechas de malvasía de mayor calidad se vendían a los ingleses, el resto se exportaba a las colonias españolas y a Brasil. Autores tan importantes como William Shakespeare hacían referencia a los vinos canarios en esta época. Por ejemplo, en Enrique IV (Segunda parte, acto II, escena IV), Mistress Quickly dice a Doll Tearsheet: ‘Por mi fe que habéis bebido demasiado vino canario, un vino maravilloso y penetrante que perfuma la sangre antes de que se pueda decir: ¿qué es esto?‘.

La pregunta que se hacen ahora los expertos es por qué 50 años después, en 1720, el vino canario supone solo el 10 por ciento del volumen total de vinos exportados a Inglaterra frente a los vinos andaluces, sobre todo el sherry de Jerez, que se posiciona en primer lugar conforme avanza el siglo XVIII.

“Hay corrientes de opinión que señalan que simplemente cambiaron los gustos de la sociedad inglesa, pero nosotros queremos ir más allá; debemos estudiar los costes de producción, de transporte y de distribución del vino canario de la época — así como también de los vinos de Málaga, que experimentaron un retroceso similar en el mercado británico — para saber qué produjo realmente esta caída tan acusada del consumo de malvasía y ese cambio drástico del mercado vinícola del Atlántico”, explica el profesor de la Universidad de Sevilla y autor del estudio, José Ignacio Martínez. En su trabajo ha contado con la colaboración del profesor Antonio Macías de la Universidad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife).

Más información en la Universidad de Sevilla

Foto Pixabay 

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

 

Ciencia Andaluza: Señalan una nueva diana terapéutica para prevenir infartos en pacientes sanos

Ciencia Andaluza
Infarto de corazón

 

Prevenir infartos en personas sanas, que a priori no presentan factores de riesgo, y en pacientes con patologías cardiovasculares es el objetivo de un grupo de expertos de las Universidades de Sevilla y Granada en un trabajo realizado en colaboración con investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y la Università Politecnica delle Marche de Italia.

Las personas sanas tienen riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares debido a estilos de vida poco saludables como la ausencia de actividad física y las dietas con alta ingesta calórica caracterizadas por consumo de grasas, azucares y sodio. Por el contrario, en los pacientes que han sufrido un infarto estos factores de riesgo disminuyen gracias a las estrategias para inducir cambios en el estilo de vida como los programas de rehabilitación cardíaca.

Sin embargo, incluso aunque los valores de los tradicionales marcadores de riesgo sean bajos, tanto unos como otros pacientes (sanos y post-infartados) manifiestan un aumento en el nivel de actividad del complejo NLRP3-inflamasoma. Esto supone por tanto que el inflamasoma podría ser una diana farmacológica para evitar el riesgo cardiovascular.

El inflamasoma es un complejo multiproteico responsable de la activación de los procesos inflamatorios y que en ocasiones está implicado en procesos de muerte celular.

Más información en la Universidad de Sevilla

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

 

Ciencia Andaluza: Estudian la relación que existe entre los genes implicados en la enfermedad de Alzheimer

Ciencia Andaluza
Enferma de Alzheimer con una cuidadora

Expertos del Grupo de Investigación de Sistemas Informáticos de la Universidad de Sevilla en colaboración con investigadores de la Facultad de Biología han publicado un estudio en el que demuestran cómo se relacionan distintos genes que están activamente implicados en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Para llevar a cabo esta investigación, se han analizado datos de expresión con un total de 1.663 genes de 33 personas, 20 pacientes de Alzheimer y 13 sanas, con el objetivo de ver qué genes intervienen en la enfermedad y su nivel de expresión durante la misma.

“Aplicando herramientas de reglas de asociación cuantitativa queríamos ver por ejemplo si cuando aumenta la expresión de un gen X también se ven afectados otros genes y en caso afirmativo qué les ocurre”, explica la profesora de la Universidad de Sevilla y autora del estudio, María del Mar Martínez Ballesteros.

“Nuestro trabajo se basa en extraer conocimiento a partir de los datos obtenidos de cualquier actividad científica o industrial. En la actualidad la cantidad de datos que generamos es inmensa y es imprescindible saber interpretar dicha información, para posteriormente poder ofrecer soluciones a cualquier problema relacionado con esos datos”, explica la investigadora.

Una vez obtenido estos resultados, el siguiente paso sería la investigación y aplicación clínica con el objetivo de poder predecir los síntomas de la enfermedad con mayor antelación así como poder, en un futuro, realizar diagnósticos y tratamientos más eficaces que garanticen una mayor calidad de vida de los pacientes de Alzheimer.

Este grupo de investigación de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la Universidad de Sevilla colabora con otros grupos de investigación médica como son el Departamento de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, el Instituto Hispalense de Pediatría, el Servicio de Patología del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, y el Departamento de Investigación Cardiovascular de Luxemburgo.

La investigación en minería de datos permite encontrar soluciones a múltiples problemas tales como el análisis de las causas de la contaminación atmosférica, uso de imágenes de satélites para predecir la desertización o el crecimiento de un bosque, análisis de series temporales de demanda o precios de cualquier producto, predicción de fenómenos como terremotos o plagas, y otras cuestiones relacionadas con el denominado ‘Big data’. Es decir, con el almacenamiento y análisis masivo de grandes cantidades de datos y los procedimientos informáticos que se usan para encontrar patrones dentro de esos datos.

Referencia bibliográfica: ‘Machine learning techniques to discover genes with potential prognosis role in Alzheimer’s disease using different biological sources’.    María Martínez-Ballesteros, José M. García-Heredia, Isabel A. Nepomuceno-Chamorro, José C. Riquelme-Santos. Publicado en Information Fusion. Volume 36, July 2017, Pages 114–129. http://dx.doi.org/10.1016/j.inffus.2016.11.005

 

Fuente de la noticia: Universidad de Sevilla

Foto Pixabay

 

Ciencia Andaluza: La mayoría del alumnado con necesidades educativas especiales estudian en centros públicos

Ciencia Andaluza
Necesidades Educativas Especiales – Foto Pixabay

¿Se encuentran con barreras los padres de estudiantes con síndrome de Down a la hora de escolarizar a sus hijos en España? ¿Qué centros educativos dan mejor respuesta en la actualidad a estas necesidades especiales? ¿Están satisfechas las familias con la inclusión educativa? ¿Cuál es la opinión del profesorado en este ámbito?

A éstas y a otras cuestiones ha tratado de dar respuesta un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla en un trabajo publicado recientemente en el que han participado un total de 218 padres y madres de doce Asociaciones de Síndrome de Down españolas. Para el estudio se llevaron a cabo además 22 entrevistas a docentes, orientadores y responsables pedagógicos de asociaciones síndrome de Down que ejercen su labor educativa en centros escolares.

Los resultados muestran con claridad que los padres y madres del alumnado con síndrome de Down perciben de forma positiva la respuesta educativa que los centros docentes ofrecen a sus hijos, aunque señalan la falta de recursos materiales y humanos como uno de los principales problemas. En esta línea, aunque el profesorado se muestra también favorable hacia la inclusión, consideran que no disponen de la formación, tiempo, recursos y apoyos necesarios para llevar a cabo una educación de orientación inclusiva en las condiciones adecuadas.

España se encuentra entre los países donde menos del 1% de los estudiantes con necesidades educativas especiales está escolarizado en centros específicos. El 99% acude a centros ordinarios, ya que la respuesta educativa suele ser valorada de forma muy positiva por los padres y madres de este alumnado. La elección del centro escolar se realiza en función de los recursos humanos y materiales existentes, siendo los centros de titularidad pública y los centros concertados los que muestran una mayor discrepancia en relación a los apoyos existentes.

“Tenemos que seguir construyendo la educación inclusiva, ya que ello aumenta la autonomía y la motivación del alumnado con síndrome de Down, frente a la sobreprotección que se venía dando por los padres en épocas pasadas. Es necesario fomentar una educación en un mismo contexto, favoreciendo la relación entre compañeros, y enfocada al desarrollo máximo de sus posibilidades”, destaca el profesor José María Fernández Batanero.

Según este estudio, aunque la educación en términos de atención a la diversidad parece estar funcionando “muy bien” en España, los profesionales demandan más formación especializada que les permita dar una mejor respuesta a las necesidades personales de cualquier alumno o alumna. En la actualidad suelen ser los profesores formados en Educación Especial y Pedagogía Terapéutica los que ejercen de vínculo y de vía de comunicación entre la familia y el centro educativo, frente a la figura tradicional del tutor que generalmente tiene menos habilidades en este ámbito.

“Vivimos en una sociedad diversa donde hay necesidades educativas diferentes a las que hay que atender cada día y para la que nuestro profesorado debe estar preparado y adaptado a los nuevos tiempos”. La formación tanto inicial (en las Facultades de Educación) como permanente (a lo largo de toda la carrera docente) en relación con la atención a la diversidad constituye uno de los criterios de calidad de todo sistema educativo que camine hacia la Inclusión.

“A menudo la escuela mantiene metodología del siglo XIX con profesores del siglo XX para alumnos del siglo XXI”, enfatiza el profesor Fernández Batanero, coordinador del área de atención a la diversidad del ‘Grupo de Investigación Didáctica: Análisis Tecnológico y Cualitativo de los Procesos de Enseñanza-Aprendizaje’ de la US.

Este trabajo se enmarca dentro de la tesis doctoral realizada por la investigadora de la Universidad de Sevilla Ana María Benítez Jaén y dirigida por el profesor Fernández Batanero, titulada ‘Respuesta educativa de los centros docentes ante el alumnado con Síndrome de Down. Actitudes de los padres’.

Incorporación de las TICs

Este grupo de expertos de la Facultad de Ciencias de la Educación trabaja además en dos proyectos de investigación importantes. Por un lado, un estudio del Plan Estatal de fomento de la Investigación Científica y Técnica de Excelencia, que tiene como objetivo general establecer un diagnóstico del conocimiento que poseen los maestros de educación primaria del estado español, respecto a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) aplicadas a la discapacidad. Asimismo, diseñar, construir, implementar y evaluar una propuesta de formación.

Por otra parte, coordinan en la Universidad de Sevilla un proyecto europeo sobre  la enseñanza y aprendizaje en educación especial a través de las TICs. Dicho proyecto lleva por titulo ‘Teaching and learning in special education with information communication techonologies (TELESEICT)’ en el que participan 11 países. Este grupo de trabajo se reunirá a primeros de 2017 en Sevilla.

Referencia bibliográfica: ‘Educational management of Down syndrome students in educational centres: Family perceptions and teachers’. Fernández Batanero, José María y Benítez Jaén, Ana María. Publicado en Profesorado. Revista de Curriculum y Formación del Profesorado, 20 (2), 296-311. http://bit.ly/2ijzrHO

 

Fuente de la noticia/información : Universidad de Sevilla.

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Ciencia Andaluza: Las células vegetales y humanas coinciden en su forma de morir

 

Ciencia Andaluza
Arabidopsis thaliana CC BY-SA 3.0, Enlace

 

Investigadores del Instituto de Investigaciones Químicas (IIQ), centro mixto de la Universidad de Sevilla y el CSIC en el Centro de Investigaciones Científicas Isla de la Cartuja (cicCartuja), han demostrado que la proteína NRP1 de la planta Arabidopsis thaliana tiene actividad de chaperona de histonas y que se une a la cromatina de las células tratadas con camptotecina, un conocido agente que genera roturas en el ADN de doble cadena. Los autores también describen cómo el citocromo c impide, de manera específica, la unión de NRP1 a las histonas, inhibiendo así su capacidad para ensamblar nucleosomas mediante el bloqueo de los dominios de la chaperona que participan en la unión a histonas.

La maquinaria celular que se activa durante la reparación de las roturas en el ADN, fundamental para evitar mutaciones letales o inestabilidad genómica, es muy conocida en mamíferos y levaduras, pero se desconocía en plantas. Los autores del trabajo han revelado el papel regulador del citocromo c en este proceso, viajando desde la mitocondria hasta el núcleo celular para bloquear la actividad chaperona de histonas ejercida por NRP1.

En este estudio, publicado en la prestigiosa revista Nucleic Acids Research, se confirma la hipótesis del grupo sevillano sobre el doble papel del citocromo c extra-mitocondrial y su implicación en el mecanismo común que controla la muerte celular en plantas y humanos. Dicha hipótesis se basa en la identificación de toda una red de proteínas en el citoplasma y en el núcleo de las células humanas y vegetales que interaccionan con el citocromo c cuando se produce daño en el ADN.

Más información en la Universidad de Sevilla

in Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza