Ciencia Andaluza: El envase neutro del tabaco disuade su consumo entre los más jóvenes

Ciencia Andaluza
Ciencia Andaluza

En 2008, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó la utilización del envasado neutro en los productos de tabaco como parte de una amplia estrategia de control del tabaquismo que incluía, entre otras, medidas de precios, campañas sanitarias y ayudas a los fumadores que quieran dejarlo –y en 2016 hizo pública dicha recomendación–.

Desde entonces, cada vez son más los países que implementan esta medida para reducir el atractivo de las cajetillas, incrementar la efectividad de las advertencias sanitarias y disminuir la información engañosa acerca de los efectos sobre la salud..

Ahora, un artículo que acaba de publicar la revista Gaceta Sanitaria en su avance on line revisa los potenciales efectos que produce el envase neutro sobre diversos aspectos relacionados con la conducta de fumar.

Tras la progresiva prohibición de la publicidad y patrocinio de los productos del tabaco, el envase se ha convertido en el centro de la estrategia de marketing de la industria tabaquera. El envasado neutro busca desproveer a las cajetillas de los aspectos atractivos y promocionales, conservando solo el nombre de la marca, que debe aparecer en una fuente, tamaño, color y localización estándar en el envase.

La base de color del envase, diferente al de las advertencias sanitarias, debe ser deslucida y sin atractivo, mientras que los tamaños, materiales, texturas y métodos de apertura de los paquetes deben estandarizarse para minimizar los esfuerzos de marketing por diferenciar los productos.

Los resultados de investigaciones como esta ya ponen de manifiesto que el envase neutro, entre otros efectos, dificulta la identificación del consumidor con la marca de tabaco, y transmite una imagen menos positiva de la misma, sobre todo en la población adolescente, aumentando de esta forma las percepciones negativas del consumo de este producto.

Australia fue el primer país que implementó el envase neutro en los productos de tabaco en 2012. Esto ha permitido a los investigadores de las universidades de Zaragoza, Granada y Cádiz valorar la efectividad de esta medida entre la población y en distintos grupos de fumadores.

Más información en la web del SINC

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Foto Pixabay