#Granada Un nuevo método ayuda a reducir los problemas de ruido que provoca el tráfico en las carreteras

Ciencia Andaluza
Carretera – Pixabay

 

Científicos de las universidades de Granada y Southampton (Reino Unido) han diseñado un nuevo método que permite reducir los problemas de ruido que provoca el tráfico en las carreteras, uno de los principales impactos ambientales de estas vías y que causa importantes efectos sobre la salud y el bienestar físico y psicológico de las personas.

La aplicación de la directiva europea de Ruido Ambiental por parte de las diferentes administraciones públicas de los Estados miembros de la Unión Europea en relación al ruido del tráfico de las carreteras ha generado en los últimos años una importante cantidad de Planes de Acción contra el Ruido por parte de las diferentes administraciones responsables de las infraestructuras.

Sin embargo, esta directiva no establece un proceso reglado que permita elegir cuáles son los tramos de carretera más críticos para actuar y, una vez elegidos, seleccionar la opción contra el ruido más idónea. De hecho, el estudio crítico de los planes de acción contra el ruido publicado en España deja patente la generalizada falta de metodologías y de criterios tenidos en cuenta en la toma de decisiones sobre el problema de ordenar, por prioridad, las actuaciones incluidas en ellos.

La investigación liderada por científicos de la UGR (Alejandro Ruiz Padillo, Ángel Ramos-Ridao y Diego Pablo Ruiz) y de la Universidad de Southampton (Antonio J. Torija) propone una metodología práctica basada en criterios exclusivamente técnicos usando datos disponibles por los organismos responsables de las infraestructuras.

Esta metodología se ha denominado PATRON (Prioritizing AcTions against Road Noise), y consta de dos etapas. Una primera etapa en que son definidos y ponderados, de una forma objetiva y razonada, los principales criterios usados para ordenar por prioridad de actuación los tramos de carretera incluidos en un Plan, y una segunda etapa donde se definen los criterios y alternativas principales que deben ser considerados, y se deciden las alternativas idóneas en cada uno de estos tramos. Además se obtienen los pesos para cada uno de los criterios, lo que permite valorar su importancia relativa en cada problema.

El producto final es un método que fácilmente cualquier entidad puede implementar y que ayuda en la toma de decisiones para la selección de aquellas alternativas más idóneas para la reducción de la exposición al ruido generado por carreteras, una vez seleccionados los tramos donde actuar.

El autor principal de este trabajo, Alejandro Ruiz Padillo, explica que, además, la aplicación de la metodología PATRON es posible independientemente de las técnicas de simulación o medición del ruido empleadas, por lo que puede ser fácilmente aplicable a las futuras fases de implementación de la Directiva Europea de Ruido Ambiental, especialmente ahora que el método CNOSSOS-EU ha de ser utilizado como el método común de generación de los mapas estratégicos de ruido en toda Europa a partir de 2017.

Más información en la Universidad de Granada.

Ciencia Andaluza: Las vibraciones de las obras molestan más a los propietarios que a los inquilinos

Ciencia Andaluza
Metro – Ciencia Andaluza – (c) Pixabay

Una excavadora abriendo una zanja, un martillo hidráulico trabajando, una línea férrea pasando demasiado cerca de unas viviendas… las obras civiles y las infraestructuras viarias pueden producir molestias a las personas que viven cerca. La más estudiada es el ruido que ocasionan, pero hay otro factor menos conocido: las vibraciones asociadas a todas estas labores. Un equipo de las universidades de Córdoba y Salford (Reino Unido) ha estudiado los efectos de estos traqueteos en personas que viven cerca de una línea de tren ligero y han observado que la percepción de la molestia es subjetiva. No todos los afectados notan el mismo efecto ante un mismo nivel de vibración.

 

El trabajo se ha realizado a partir de una estancia de la profesora del Departamento de Ingeniería Rural de la Universidad de Córdoba María Dolores Redel en la institución británica. Redel coordinó un proyecto financiado por la Fundación Mapfre complementario a un proyecto previo del Departamento de Medio Ambiente y Asuntos Rurales del Reino Unido para ampliar el conocimiento sobre las molestias de las vibraciones en personas. “Hasta ahora no había mucha literatura científica al respecto”, admite la investigadora. Para ello se fijaron en una particularidad de la red férrea inglesa, la más antigua del planeta.

 

Las ciudades británicas han crecido engullendo las vías, por lo que existen barrios muy próximos a estas redes viarias. El Reino Unido ha establecido una norma que establece los niveles de aceptabilidad de una vibración o un ruido, tanto para los ferrocarriles como para las obras civiles. Los investigadores trataron de saber si esos límites legales son reales.

 

Más información en: Universidad de Córdoba

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza