#Huelva Las parejas de aves cooperan para resistir al cambio climático

Ciencia Andaluza
Parque Natural de Doñana – Foto Wikipedia

 

El cambio climático modifica la ecología y la vida de los animales. Las primaveras cada vez más tempranas o los otoños más tardíos debido al aumento de las temperaturas provocan cambios en su fisiología, sus periodos de reproducción e incluso en sus rangos poblacionales. Sin embargo, poco se sabe aún sobre cómo se comportan ante estas perturbaciones.

Un equipo de científicos, que ha contado con la participación de la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC), ha analizado la influencia del cambio climático en el momento de la incubación de los chorlitejos (Charadrius spp.), un género de ave zancuda conocida también como chorlos o frailecillos en Hispanoamérica, que se encuentra en los seis continentes y que engloba a 33 especies

Muchas de ellas anidan en el suelo en sitios sin cobertura vegetal para evitar a los depredadores, pero donde los nidos reciben radiación solar directa. “Esto puede resultar un desafío considerable”, señala a Sinc Juan A. Amat, investigador en la EBD y uno de los autores del estudio que se ha publicado recientemente en la revista Global Ecology and Biogeography.

Según el científico, la situación se complica para las aves durante los periodos centrales del día, “en los que los adultos que incuban podrían no soportar las altas cargas de calor”, añade. De manera general, la temperatura óptima proporcionada por los adultos para el desarrollo embrionario de los huevos es de 35-39 ºC.

“En muchas especies de aves en las que ambos miembros de la pareja participan en la incubación, un sexo, generalmente las hembras, incuba de día, en tanto que el otro (machos) lo hace de noche”, subraya Amat. Sin embargo, si las condiciones favorables se alteran, como por ejemplo con el aumento de las temperaturas, sería necesaria una mayor cooperación entre machos y hembras.

Más información en la web de la Agencia SINC.

 

#Córdoba ¿Por qué nos sentimos diferentes en condiciones microclimáticas similares?

Aula
Aula

Cuántas veces, en una oficina, en la consulta del médico o en una sala de teatro o de cine, por ejemplo, se observa que la sensación térmica o la percepción de humedad es muy diferente de unas personas a otras. Estas situaciones tan habituales, de estar en un mismo espacio y condiciones semejantes y no sentirse igual, es lo que ha inspirado a un grupo de investigación de la Universidad de Córdoba para indagar sobre sus causas y encontrar que existe una relación entre la latitud de la localidad donde nos situamos y las condiciones de confort, relación que puede ponerse de forma matemática.

La investigación, coordinada por el catedrático de E.U. del área de Física Aplicada de la Universidad de Córdoba Antonio Rodero, ha demostrado que las personas, aún estando expuestas a microclimas semejantes, tienen una percepción diferente de los parámetros óptimos de confort, según la localidad donde se encuentren. Dicha investigación ha combinado datos experimentales y medibles relacionados con el microclima con encuestas in situ, que han permitido obtener información sobre factores psicológicos.
En este estudio, realizado en colaboración con la Universidad TecnológicaAlumnado realizando las encuentas en clase   de Bialystok en Polonia dentro del proyecto de investigación interuniversitario “The possibility of the renewable energy sources usage in the context of improving energy efficiency and air quality in buildings and civil constructions”, se realizaron mediciones en el interior de edificios educativos de dos localizaciones climáticas diferentes -la ciudad de Bialystok (Polonia) y la localidad cordobesa de Belmez (España)- pero en días con condiciones microclimáticas similares. Se escogieron ocho aulas diferentes de estos edificios (4 en Bialystok y 4 en Belmez)  y se llevaron a cabo mediciones objetivas de las condiciones microclimáticas (temperatura, presión y humedad relativa del aire en el interior de la estancia) y otros parámetros como el nivel de ruido, ventilación, etc, a lo largo de los 60 minutos de duración de la clases. Al mismo tiempo se realizaron encuestas a los estudiantes sobre su percepción de confort sobre todos ellos. Estas encuestas se repitieron cada 15 minutos de clase para un total de 138 alumnos en Polonia y con 129 en España, un tamaño de muestra representativo, según las estadísticas de población de estudiantes universitarios.ÂÂ
Según se detalla en un artículo publicado recientemente en la revista ‘Applied Thermal Engineering’, el porcentaje de satisfacción de confort fue diferente para los alumnos en función de la localización, pese a que las condiciones a las que se expusieron fueron semejantes en un lugar y otro. Así, los resultados permitieron estimar rangos preferibles de ambientes en el interior de las aulas distintos para cada país de análisis. Un ejemplo de ello es que, si la temperatura en clase era de 23 grados, para los alumnos de Belmez la sensación era de frío, puesto que la temperatura media de confort para ellos en el mes de las medidas (septiembre) se sitúa en 27 grados y para uno de Bialystok, en cambio, era de calor, puesto que su temperatura media de confort baja hasta los 20,5 grados.ÂÂ
Otro resultado adicional de estudio es que el porcentaje de satisfacción de confort en los estudiantes disminuyó durante el tiempo de clase, un resultado que, según los científicos, apoya a otras investigaciones relacionadas con el tiempo óptimo de duración de una clase para garantizar el máximo aprovechamiento del alumnado. En este estudio se llega a la conclusión de que a partir de los 45 minutos, aunque las condiciones microclimáticas tienden a una estabilidad, la satisfacción de los estudiantes disminuye drásticamente. Siendo, por tanto, éste el tiempo óptimo de duración de una clase. El trabajo reflejado en ‘Applied Thermal Engineering’ también concluye que los datos de esta investigación pueden tenerse en cuenta en las normativas para la construcción de edificios educativos en las distintas localidades. El profesor Rodero señala que las condiciones microclimáticas óptimas deben tenerse en cuenta para el diseño del tipo de ventilación del edificio, así como los aislamientos térmicos de las aulas en cada uno de los territorios.
Para este trabajo, Rodero ha contado además con la colaboración del profesorado de la Escuela Politécnica Superior de Belmez, y del grupo de investigación FQM136: Física de Plasma: Diagnosis, Modelo y Aplicaciones.

Más información en la Universidad de Córdoba.

 

#Cádiz La UCA coordina un estudio que revela la existencia de una gran cinta transportadora de residuos plásticos hasta el Ártico

Mapa del Océano Ártico
By Arctic_Ocean.png: CIA derivative work: Wadim (Arctic_Ocean.png) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons

 

La colaboración entre dos programas de investigación marina global, Tara Oceans Expéditions 2009-2014 (Francia) y Expedición Malaspina 2010 (España), ha desvelado la existencia del transporte a gran escala de residuos flotantes desde el Atlántico hasta el Ártico. El estudio, publicado en la prestigiosa revista Science Advances, destaca que con solo unas pocas décadas usando materiales plásticos, se ha convertido ya en un serio problema.

Esta investigación ha estado dirigida por el profesor Andrés Cózar, del departamento de Biología de la Universidad de Cádiz, y en ella han participado 12 instituciones de 8 países: King Abdullah University of Science and Technology (Arabia Saudí), Imperial College of London (Reino Unido), Lake Basin Action Network (Japón), Universidad de Islas Baleares-CSIC (España), Sorbonne Universités-CNRS (Francia), TARA Expéditions (Francia), Aarhus University (Dinamarca), Utrecht University (Países Bajos), Harvard University (EEUU), IKERBASQUE (España) y AZTI-Marine Research (España).
Para comprender la relevancia de este trabajo es importante tener en cuenta que el Círculo Polar Ártico alberga escasa población y esto significa que son pocos los residuos plásticos que allí se generan. Sin embargo, este nuevo estudio muestra cómo los mares de Groenlandia y Barents (al este de Groenlandia y norte de Escandinavia) están acumulando grandes cantidades de residuos plásticos que son transportados hasta allí por corrientes oceánicas. Las posibles implicaciones de la exposición de la vida marina a los residuos plásticos son inquietantes dada la singularidad del ecosistema ártico.
El equipo que encabeza el profesor Cózar ya demostró que cada uno de los cinco giros oceánicos subtropicales[1] actúan como grandes zonas de convergencia de residuos plásticos flotantes. En otro estudio[2] publicado recientemente mostraron que mares semi-cerrados con alta población, como es el caso del Mediterráneo, pueden ser también importantes áreas de acumulación de plástico, sin embargo, el lejano océano Ártico no era un candidato a acumular plástico.

Más información en la web de la Universidad de Cádiz.

 

#Jaén Medio Ambiente confirma el nacimiento de un pollo de quebrantahuesos en el medio natural

Bartgeier Gypaetus barbatus front Richard Bartz
By Richard Bartz, Munich aka Makro Freak (Own work) [CC BY-SA 2.5 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5)], via Wikimedia Commons

 

Este ejemplar es el segundo que nace en libertad tras la extinción de la especie en Andalucía

Técnicos de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio han confirmado el nacimiento, el pasado día 14 de marzo, de un pollo de quebrantahuesos en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, en concreto en el territorio de cría regentado por la primera pareja reproductora formada por ejemplares liberados, un macho nacido en 2006 (Tono) y una hembra liberada en 2010 (Birimunda).

Esta pareja ya crió con éxito un pollo en 2015, una hembra bautizada como Esperanza y que se convirtió en el primer ejemplar nacido en el medio natural, tras la extinción de la especie en Andalucía. Aunque esta pareja no se reprodujo por causas naturales en 2016, este año realizaron la segunda puesta, que ha culminado con el nacimiento de este pollo en libertad.

Plan de reintroducción
El Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos que desarrolla la Consejería pretende conseguir una población autónoma y estable de la especie en la región mediante la liberación de jóvenes ejemplares por el sistema de la cría campestre o hacking. Con el empleo de esta técnica, originalmente utilizada en cetrería, se pretende lograr que el ejemplar asimile el área de la suelta como su lugar de nacimiento y, por tanto, regrese a ella para asentarse y reproducirse.

Desde que se iniciaron las primeras liberaciones en el año 2006 son ya 44 los individuos de esta rapaz que se han soltado en los parques naturales de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas y Sierra de Castril. Para saber los movimientos que realizan los quebrantahuesos una vez que emprenden el vuelo, todos los ejemplares llevan consigo transmisores GPS satélites, que han permitido confirmar la muerte de 14, en 11 han dejado de funcionar los transmisores y de la mayoría se tienen observaciones recientes y 19 continúan vivos y emitiendo señales.

Todos los quebrantahuesos liberados en el marco del citado plan de reintroducción proceden de la reproducción en cautividad del Programa Europeo de Especies Amenazadas (EEP) del que forma parte el Centro de Cría de Cazorla, en la provincia de Jaén. Esta instalación, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente y gestionada por la Fundación Gypaetus, se creó en 1996 con el fin de establecer una población viable y autónoma a largo plazo de la especie.

El área de distribución histórica del Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus barbatus) comprende casi todas las montañas de Eurasia y el norte de África. En Andalucía, fue un ave muy común hasta finales del siglo XIX, siendo las Sierras Béticas (desde Cádiz hasta Jaén y Almería) las áreas que presentaban un mayor número de ejemplares nidificantes. La última reproducción documentada se produjo en 1983. El último quebrantahuesos dejó de avistarse en Cazorla a finales de 1986.

Ciencia Andaluza: Las vibraciones de las obras molestan más a los propietarios que a los inquilinos

Ciencia Andaluza
Metro – Ciencia Andaluza – (c) Pixabay

Una excavadora abriendo una zanja, un martillo hidráulico trabajando, una línea férrea pasando demasiado cerca de unas viviendas… las obras civiles y las infraestructuras viarias pueden producir molestias a las personas que viven cerca. La más estudiada es el ruido que ocasionan, pero hay otro factor menos conocido: las vibraciones asociadas a todas estas labores. Un equipo de las universidades de Córdoba y Salford (Reino Unido) ha estudiado los efectos de estos traqueteos en personas que viven cerca de una línea de tren ligero y han observado que la percepción de la molestia es subjetiva. No todos los afectados notan el mismo efecto ante un mismo nivel de vibración.

 

El trabajo se ha realizado a partir de una estancia de la profesora del Departamento de Ingeniería Rural de la Universidad de Córdoba María Dolores Redel en la institución británica. Redel coordinó un proyecto financiado por la Fundación Mapfre complementario a un proyecto previo del Departamento de Medio Ambiente y Asuntos Rurales del Reino Unido para ampliar el conocimiento sobre las molestias de las vibraciones en personas. “Hasta ahora no había mucha literatura científica al respecto”, admite la investigadora. Para ello se fijaron en una particularidad de la red férrea inglesa, la más antigua del planeta.

 

Las ciudades británicas han crecido engullendo las vías, por lo que existen barrios muy próximos a estas redes viarias. El Reino Unido ha establecido una norma que establece los niveles de aceptabilidad de una vibración o un ruido, tanto para los ferrocarriles como para las obras civiles. Los investigadores trataron de saber si esos límites legales son reales.

 

Más información en: Universidad de Córdoba

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Ciencia Andaluza: El polvo atmósferico sahariano y su influencia en el Mediterráneo

Ciencia Andaluza - Desierto del Sahara
Ciencia Andaluza – Desierto del Sahara

Investigadores de la Universidad de Granada, pertenecientes al grupo de Ecología Funcional (RNM 367) del Instituto Universitario de Investigación del Agua y departamento de Ecología, han demostrado por primera vez que el aporte de polvo procedente del desierto del Sáhara potencia el papel del mar Mediterráneo como sumidero de dióxido de carbono.

Esta investigación, que se enmarca dentro del proyecto METAS y que se publica en la prestigiosa revista Scientific Reports, del grupo Nature, muestra mediante un estudio extensivo en el Mar Mediterráneo que en la actualidad este ecosistema actúa como sumidero de dióxido de carbono atmosférico en áreas de mar abierto (donde lo elimina) y como fuente de CO2 en áreas próximas a la costa (donde lo genera).

“A partir de estos hallazgos la cuestión clave fue testar cómo estos ecosistemas responderían frente a incrementos en las intrusiones de aerosoles ‘polvo’ procedentes del desierto de Sáhara y a la radiación ultravioleta (UVR), dos de los más importantes factores de cambio global que afectan a la región mediterránea. Nuestros resultados de experimentos in situ evidencian una potenciación de la capacidad fotosintética de las algas que habitan estos ecosistemas para absorber CO2 de la atmósfera y, por lo tanto, para actuar como sumideros”, explica el autor de este trabajo, Marco Jabalera Cabrerizo, del departamento de Ecología de la Universidad de Granada.

Más información en la Universidad de Granada.

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Foto: Pixabay

Ciencia Andaluza: Medio Ambiente confirma la primera puesta del año de una pareja de quebrantahuesos

Ciencia Andaluza
Ciencia Andaluza – Quebrantahuesos –

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha confirmado la puesta de la pareja de quebrantahuesos formada por Joseph y Keno, la primera que se produce este año en Andalucía en el Centro de Cría de Guadalentín (Jaén), dependiente de la Junta y gestionado por la Fundación Gypaetus. Por segundo año consecutivo, Keno ha sido la hembra que ha puesto el primer huevo de la temporada, en concreto el pasado día 5 de diciembre a las 10.35 horas, adelantándose de nuevo a Corba, la más veterana del centro.

Desde el momento de la puesta, el personal del centro ha intensificado el proceso de vigilancia de la incubación de la pareja para asegurar al máximo su éxito reproductor. No obstante, hay que esperar casi dos meses para saber si este huevo está embrionado o no.

El Centro de Cría de Guadalentín cuenta este año con siete parejas reproductoras: Cabús y Corba, Elías y Viola, Lázaro y Nava, Joseph y Keno, Andalucía y Salvia, Borosa y Toba y Tranco y Sabina. Cabe destacar que desde que comenzaron las cópulas de estas parejas el pasado mes de septiembre, los trabajos del personal dentro del recinto de jaulas  se reducen al mínimo, intensificándose además el aporte de material de construcción para los nidos y la observación de las parejas.

Plan de reintroducción
El Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos que desarrolla la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio pretende conseguir una población autónoma y estable de la especie en la región mediante la liberación de jóvenes ejemplares por el sistema de la cría campestre o  hacking. Con el empleo de esta técnica, originalmente utilizada en cetrería, se persigue lograr que el ejemplar asimile el área de la suelta como su lugar de nacimiento y, por tanto, regrese a ella para asentarse y reproducirse.

 

Más información en la web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Foto Pixabay

Ciencia Andaluza: Andalucía hace pública su situación en materia de cambio climático en un informe de transparencia de alcance global

Ciencia Andaluza
Ciencia Andaluza

Andalucía forma parte por primera vez del informe 2016 de transparencia del Compact de Estados y Regiones, que se ha hecho público el pasado 1 de diciembre, una de las principales publicaciones de contabilidad global sobre emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y objetivos de reducción, de gobiernos estatales y regionales. Andalucía se adhirió a la iniciativa el año pasado.

El Compact de Estados y Regiones surgió en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Clima de 2014 para hacer visibles los esfuerzos de gobiernos estatales y regionales en materia de cambio climático, y catalizar la mitigación del cambio climático mediante el desarrollo de inventarios, el establecimiento de objetivos y el desarrollo de estrategias. En el documento intervienen también The Climate Group y CDP, dos ONG internacionales, que apoyan la respuesta estrategica de empresas y gobiernos, aportando un sistema global para la monitorización y la información ambiental.

El Compact hace cada año una fotografía de los esfuerzos de sus miembros para hacer frente al cambio climático, los analiza y los muestra públicamente. Actualmente el Compact de Estados y Regiones está formado por 62 gobiernos, de todos los continentes, y pertenecientes a 22 países. Estos 62 gobiernos representan el 17% del Producto Interior Bruto mundial, una población de 443 millones de habitantes y unas emisiones de GEI de más de 3000 millones de toneladas de CO2 equivalentes.

 

Más información en la web d ela Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Foto Pixabay

Ciencia Andaluza: Medio Ambiente libera a sendos ejemplares de búho real y cernícalo en la Sierra de los Filabres en Almería

Ciencia Andaluza
Ciencia Andaluza

La delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Almería ha liberado en un paraje de la Sierra de los Filabres a un búho real y a un cernícalo que han pasado casi dos meses en el Centro de Recuperación de Especies Amenzadas (CREA) ‘Las Almohallas’. Ambas aves fueron localizadas en septiembre por sendos ciudadanos que alertaron de su presencia a los agentes de Medio Ambiente de la Junta. Los agentes llevaron a las rapaces a una clínica veterinaria para su revisión general y, tras comprobar que no sufrían ninguna lesión de gravedad, las trasladaron al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) ‘Las Almohallas’ en Vélez-Blanco, en el que han permanecido hasta su suelta.

Tras el ingreso en el centro y tras un periodo en observación, las rapaces fueron trasladas a una instalación llamada ‘voladero’ dedicada al fortalecimiento del vuelo de las aves para comprobar su perfecta aclimatación al medio y sus aptitudes para la captura de presas. Una vez verificada su recuperación para su vuelta a la libertad, el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Antonio Martínez, y agentes de Medio Ambiente procedieron en la tarde de ayer a la suelta de los ejemplares de búho real y cernícalo en un paraje de la Sierra de los Filabres.

El búho real es la mayor rapaz nocturna de la Península Ibérica, alcanza hasta los 45 cm de longitud y, sus tonalidades pardas y negras junto a su vuelo silencioso, le permiten un camuflaje perfecto. Habita en zonas boscosas y cantiles, dónde aprovecha los huecos para realizar su nido, pero utiliza parajes abiertos para cazar todo tipo de presas, desde lagartos hasta córvidos. El cernícalo vulgar es una pequeña rapaz nocturna, de unos 20 cm de envergadura, que está aclimatada a todo tipo de hábitats. Se alimenta de pequeños insectos y roedores que captura en un peculiar vuelo o cernido, donde el ave permanece suspendida en el aire completamente inmóvil, sustentada por el pequeño aleteo de sus alas. Al observar una presa, se lanza en un vertiginoso picado para atraparla. Realiza su nido en cualquier hueco, incluso aprovechando los existentes en casas, cortijos y edificios.

Más información en la web de la consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Foto Wikipedia

Ciencia Andaluza: Rehabilitados 5 linces ibéricos en el CREA Marismas del Odiel

Ciencia Andaluza
Ciencia Andaluza

 

El centro onubense, el único mixto de la Red Andaluza, ha contabilizado más de 2.000 ingresos desde su apertura

El Centro de Recuperación y Gestión de Medio Marino (CREA-CEGMA) ‘Marismas del Odiel’ ha logrado rehabilitar cinco linces ibéricos en sus casi cinco años de funcionamiento. La Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha registrado esta cifra con la puesta en libertad hace unos días de ‘Litio’, un ejemplar que llegó a las instalaciones veterinarias de Huelva con una infección.

Todos los ejemplares de esta especie en peligro de extinción recuperados en Marismas del Odiel son machos adultos que procedían del campo. “Las diferentes infecciones y dolencias que sufrían los incapacitaban para sobrevivir por sí mismos en libertad”, ha afirmado la delegada territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Rocío Jiménez, quien ha visitado hoy las instalaciones. ‘Litio’ procedía del área de reintroducción de Portugal, aunque fue avistado en condición física deficiente en las inmediaciones del Embalse del Sancho, en el término municipal de Gibraleón. Tras su rehabilitación ha sido liberado en la localidad lusa de Mértola.

Las áreas de reintroducción de Guarrizas, en Jaén, y de Badajoz fueron en 2013 los destinos respectivamente de ‘Jabalcuz’ y ‘Fronde’, que superaron sendas infecciones en el CREA de Marismas del Odiel. Ambos procedían del Espacio Natural de Doñana.

 

Más información en la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Foto wikipedia