#Málaga: La UMA cuenta con un laboratorio de cultivo de algas polares único en España

Ciencia Andaluza
Ártico

 

El próximo 12 de marzo tres investigadores del Grupo de Ecofisiología de Sistemas Acuáticos de la Universidad de Málaga emprenderán una nueva aventura. Una expedición al Ártico para acercarse al comportamiento de las algas en los ecosistemas polares, así como analizar el efecto del cambio climático en estas plantas, que para su estudio cuentan en la UMA con un laboratorio de cultivo único en España.

Esta campaña será liderada por el catedrático Carlos Jiménez que tiene un pasaporte de quince años de historia. “Hasta ahora la investigación que se ha desarrollado en el Ártico sobre la fisiología de las algas ha sido en verano, con 24 horas de luz, nosotros vamos un paso más allá y nos adentramos en la etapa de transición, de verano a otoño y de inverno a primavera, cuando se da una progresión de luz muy rápida, por ejemplo, a fecha del 17 de febrero solo hay una hora de claridad, mientras que ya el 21 de marzo, aumenta a doce”, explica.

La expedición se enmarca dentro del proyecto ‘CGL2015-67014-R, Estacionalidad de la productividad de macrófitos marinos en un ecosistema costero ártico en transición climática. Alteraciones promovidas por el aumento de temperatura derivada del cambio global’, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, y cuenta con los profesores Carlos Jiménez y Javier López Gordillo como investigadores principales.

Del Polo Norte al laboratorio de la UMA

El Laboratorio de Cultivo de Algas Polares, ubicado en el Jardín Botánico de la UMA, es donde se analizan las especies que estos investigadores traen de sus expediciones. Un espacio pionero en España que gracias al apoyo del Vicerrectorado de Investigación cuenta con la infraestructura científica necesaria para poder realizar estos cultivos. “Simulamos el clima del Ártico, cuando es imposible trabajar allí porque se suceden 24 horas de oscuridad, y estudiamos cómo se comportan las algas ante estas condiciones”, aclara Jiménez, quien afirma que estas especies están genéticamente preparadas para sobrevivir.

“Nuestra hipótesis es que durante el periodo de oscuridad las algas reducen al mínimo su respiración, como una especie de hibernación, pero, sin problema, son capaces de reactivar su metabolismo en el momento en el que vuelve la luz”, aclara. “En la anterior expedición del pasado mes de septiembre trajimos cuatro especies, que hasta este 17 de febrero no han visto al sol. Ahora estudiaremos su comportamiento que, por el momento, ha sido óptimo, sobre todo en dos de estas”, continúa.

Pero, además, este Grupo de la UMA incorpora a sus trabajos una simulación del posible incremento de temperatura, de acuerdo a las estimaciones del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), y sus posibles consecuencias en las algas. “Nosotros mismos hemos vivido como la temperatura del mar está subiendo, queremos ver impacto que puede tener en las plantas”, manifiesta el investigador.

Más información en la Universidad de Málaga.

 

#Cádiz: Investigadores de la Universidad de Cádiz presentan nuevos productos elaborados con algas para mejorar la nutrición

Fucus serratus2
By User:Stemonitis (Wikipedia en:Fucus_serratus.jpg) [CC BY-SA 2.5], via Wikimedia Commons

Investigadores de la Universidad de Cádiz, en colaboración con el Centro Tecnológico de la Acuicultura – CTAQUA, reunieron en El Puerto de Santa María a más de 75 expertos dedicados a la investigación, producción, recolección, elaboración de productos y gastronomía a partir de las macroalgas.

Así, representantes de empresas del sector, la Universidad de La Coruña, o del restaurante dos estrellas Michelín, Aponiente, han sido algunos de los ponentes que han participado en este evento enmarcado en el proyecto EALGA, cuyo objetivo es la optimización de la recolección y el cultivo de macroalgas en la Bahía de Cádiz, centrándose en el estudio de las propiedades fundamentales que determinan la calidad para su uso en la industria alimentaria.

Las algas son actualmente un recurso natural marino poco conocido y su explotación hoy día es muy baja, sobre todo la destinada a la alimentación humana. La presentación de éstas – frescas, desecadas o en conserva-, y su uso enfocado principalmente a aplicaciones culinarias, limita su consumo a un pequeño sector de la población española. “Debido a sus importantes valores nutricionales, las algas contribuyen a una dieta saludable, por lo cual sería muy interesante su inclusión en el consumo diario de la población”, como señaló Víctor Palacios, investigador del área de Tecnología de Alimentos de la UCA.

Las propiedades saludables de las algas y el potencial de la Bahía de Cádiz, como fuente de recursos marinos, motivaron la puesta en marcha de EALGA, y es que “buscamos potenciar el uso de las algas tanto para su consumo, como para el impulso del desarrollo socio-económico de la zona”, en palabras de Palacios.

Por ello, en el marco de este proyecto, los investigadores han desarrollado productos que tienen como principal característica diferenciadora las algas recolectadas en los esteros de la Bahía de Cádiz. Con el objetivo de crear productos atractivos para el consumidor y al alcance de todos, han añadido las algas como ingrediente principal a una serie de elaboraciones que fueron presentadas a los asistentes. Tomatitos cherry aderezados con vinagre de Jerez con algas, mousse de algas de tres variedades diferentes, ñoquis con pesto de algas y minihamburguesas de soja con algas, son las preparaciones que han podido degustar y valorar los asistentes a la jornada.

Más información en la Universidad de Cádiz