#Málaga Una investigación sobre esclerosis múltiple del Hospital Regional e IBIMA seleccionada para un programa de mentorización del Instituto Tecnológico de Massachusetts

Symptoms of multiple sclerosis es
By Symptoms_of_multiple_sclerosis.png: Mikael Häggström Derivative work: User:Linfocito B (Symptoms_of_multiple_sclerosis.png) [Public domain], via Wikimedia Commons

Una investigación sobre esclerosis múltiple liderada por investigadores del Hospital Regional de Málaga, pertenecientes al Grupo de Neuroinmunología y Esclerosis Múltiple del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA), ha sido seleccionada por la Fundación para la Innovación y la Prospectiva en Salud en España (FIPSE) para participar en la edición 2017 de un Programa de Mentorización Internacional del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

El proyecto de investigación ‘Proteína recombinante para el diagnóstico y tratamiento de la esclerosis múltiple’ ha sido uno de los seis proyectos españoles seleccionados por FIPSE de un total de 15 seleccionados en todo el mundo.

El proyecto parte de la clonación de una proteína recombinante – lograda en los laboratorios del IBIMA, ubicados en el Hospital Civil – que ha demostrado tener actividad inmunomoduladora, antiproliferativa y antiviral, por lo que está siendo investigada como potencial molécula terapéutica (fármaco) para la esclerosis múltiple, y para otras enfermedades autoinmunes. El proyecto incluye también el desarrollo de una herramienta para detectar un biomarcador sérico que contribuya al diagnóstico de la esclerosis múltiple.

Actualmente, el equipo de investigación lo forman la bióloga Begoña Oliver, como investigadora principal, junto con Laura Leyva, bioquímica clínica, María Jesús Pinto, bióloga, y Patricia Urbaneja, neurólogas, todas forman parte del grupo de investigación de Neurociencias del Hospital Regional e IBIMA. En el desarrollo de la investigación han contribuido también los investigadores Teresa Órpez, José Pavía y Margarita Suardíaz. Hay que destacar que esta línea de investigación la inició hace más de diez años el neurólogo, Óscar Fernández.

“Es importante aclarar que, aunque los resultados obtenidos con nuestra proteína son muy prometedores, estamos en fase experimental y es necesario continuar con el desarrollo del proyecto para definir sus aplicaciones y conseguir la traslación a la clínica”, precisa Oliver, la investigadora principal.

El objetivo de FIPSE es potenciar las tecnologías médicas y sanitarias más innovadoras y sus impulsores, para convertir sus ideas en productos y servicios que tengan un impacto real en el cuidado de la salud.

El programa de mentorización, que tiene una duración de seis meses, está valorado en 24.000 euros por cada equipo de investigadores que participan y ha comenzado en el mes de junio. Durante este tiempo los mentores asignados a cada equipo e investigadores mantendrán contacto permanente, alternando estancias en Boston y Madrid. Tras este periodo los participantes presentarán el trabajo realizado y los proyectos mejor valorados contarán con recursos adicionales y apoyo para su desarrollo.

Para el grupo de investigación, la experiencia en el MIT está siendo muy enriquecedora, tanto por la interacción con los otros equipos participantes, donde hay involucrados profesionales de diferentes especialidades, como por estar en contacto directo con los mentores del programa Idea2 global. El programa de mentorización cuenta con un panel de expertos formado por investigadores del MIT y de la Universidad de Harvard, entre otros, que ponen su conocimiento y experiencia para ayudar a los grupos de investigación a avanzar en los proyectos y que lleguen finalmente al mercado.

Más información en la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

 

#Granada Un programa de rehabilitación mejora la movilidad de los brazos de pacientes con esclerosis múltiple en solo 8 semanas

Symptoms of multiple sclerosis es

By Symptoms_of_multiple_sclerosis.png: Mikael Häggström Derivative work: User:Linfocito B (Symptoms_of_multiple_sclerosis.png) [Public domain], via Wikimedia Commons

 

 Investigadores de la Universidad de Granada (UGR) han demostrado que es posible mejorar la movilidad de los brazos de enfermos con Esclerosis Múltiple (EM) en solo 8 semanas, a través de un programa de intervención domiciliaria de 2 sesiones semanales de 60 minutos.

Su trabajo ha permitido mejorar la función motora del brazo más afectado por la enfermedad, así como la destreza manual, la fuerza de prensión de la mano y la fuerza de la pinza.

Los 37 participantes del estudio fueron reclutados en la Asociación de Esclerosis Múltiple de Granada y fueron aleatorizados a un grupo control o un grupo intervención. El grupo intervención recibió, adicionalmente al tratamiento de la Asociación, 16 sesiones de 60 minutos de rehabilitación domiciliaria.

Cada sesión se inició con un pequeño calentamiento, y continuó con la realización de ejercicios de destreza manual con masilla terapéutica “putty”, pequeños objetos como botones, canicas… y ejercicios de fortalecimiento con bandas elásticas de teraband. Para terminar, se llevaron a cabo ejercicios de estiramientos. El grupo control recibió, además, un folleto con imágenes y un texto de fácil comprensión sobre ejercicios que debía de realizar en su domicilio.

La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad autoinmune caracterizada por presentar una degeneración progresiva, y representa la segunda causa de deterioro funcional más prevalente en adultos jóvenes.

“Esta patología causa síntomas motores y cognitivos-conductuales, una disminución de la capacidad motora y una reducción de diferentes aspectos funcionales de estas personas”, afirma Araceli Ortiz Rubio, del departamento de Fisioterapia de la UGR.

Aproximadamente más de un 75 % de la personas con diagnóstico de EM manifiestan una afectación de los brazos, lo que les dificulta desarrollar sus actividades básicas de la vida diaria.

“La afectación de los brazos se muestra con la disminución de la fuerza de la mano, la fuerza de la pinza, una disminución de la coordinación, destreza y rango de movimiento causando dificultad en la ejecución de actividades como abotonarse una camisa o desenroscar el tapón de una botella”, destaca la investigadora de la UGR.

Este hecho causa una reducción de la independencia funcional y, con ello, una reducción de la participación social y la calidad de vida. “Al tratarse de una enfermedad progresiva, un tratamiento de rehabilitación domiciliario sería una buena alternativa al tratamiento proporcionado por un hospital o centro de rehabilitación”, apunta Ortiz.

Más información en la Universidad de Granada.

 

#Córdoba Nuevas pruebas vinculan la flora intestinal con la esclerosis múltiple

Symptoms of multiple sclerosis es
By Symptoms_of_multiple_sclerosis.png: Mikael Häggström Derivative work: User:Linfocito B (Symptoms_of_multiple_sclerosis.png) [Public domain], via Wikimedia Commons

Hasta que la ciencia encuentre una respuesta definitiva al porqué del desarrollo de la esclerosis múltiple, cualquier pista que ayude a entender este trastorno del sistema nervioso central seguirá impactando positivamente en la comunidad científica. Ése ha sido el caso del último trabajo publicado en la revista Neurotherapeutics por el grupo de investigación ‘Neuroplasticidad y estrés oxidativo’ de la Universidad de Córdoba, dirigido por el profesor Isaac Túnez, investigador del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica, con la colaboración del profesor René Drucker-Colín. Una investigación en la que se ha logrado describir cómo la posible alteración en la flora intestinal se relaciona directamente con el desarrollo de la esclerosis múltiple recurrente-remitente. Para ello se han utilizado dos biomarcadores indicadores de cambios en la microbiota que han servido para trazar el proceso en el que la alteración en la barrera intestinal desencadena el proceso inflamatorio que alterará la barrera hematoencefálica y terminará afectando al sistema nervioso y provocando el daño neurológico.

Ésta no es la primera vez que la comunidad científica vincula flora intestinal a la patología nerviosa, aunque sí la primera que se describe con ese nivel de detalle el comportamiento de los biomarcadores elegidos: los lipopolisacáridos de membrana bacteriana (LPS) asociado a alteraciones de la flora intestinal y las proteínas LBP, tanto en modelo animal como en pacientes. De hecho, una de las innovaciones del trabajo realizado por el equipo de la UCO, en el que también ha intervenido personal del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba y del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (IMIBIC), es haber logrado validar el modelo experimental habitual para el estudio de los procesos moleculares relacionados con la esclerosis múltiple, en el que se utiliza como organismo de ensayo la rata Dark Agouti, y confirmar que en él no se producen diferencias de sexo a la hora de desarrollar la patología.

Para Isaac Túnez, este trabajo no ha hecho más que abrir una nueva puerta por la que seguir profundizando en el conocimiento de la patología y, sobre todo, en los modelos experimentales que permiten ensayar posibles tratamientos que mejoren la vida de los millones de personas que padecen la enfermedad en el mundo.

Más información en la web de la Universidad de Málaga.