#Cádiz #Huelva Refrescos azucarados y cafeína que alteran el funcionamiento de la insulina

Coca Cola
Coca Cola

Científicos de las Universidades de Huelva Cádiz y del Hospital Puerta del Mar han comprobado que el consumo puntual de bebidas refrescantes que contienen azúcar y cafeína provoca alteraciones metabólicas como consecuencia de un exceso de insulina en sangre, denominado hiperinsulinemia.

En concreto, la ingesta de una gran cantidad de azúcar conlleva a que el metabolismo energético cambie para consumir esa sobrecarga de glucosa, inhibiendo el uso de lípidos y proteínas para producir energía. “En el caso de los refrescos con azúcar y cafeína observamos que el consumo de una única lata de 330 mililitros produce cambios en el metabolismo de algunos lípidos como los ácidos biliares, relacionados con la obesidad y la diabetes”, señala a la Fundación Descubre el investigador de la Universidad de Huelva y responsable de este estudio, Raúl González-Domínguez.

De esta forma, los expertos han demostrado que la cafeína contenida en estos refrescos produce un incremento puntual de insulina tras su ingesta debido a un efecto combinado con el azúcar. “Tomar mucha azúcar tiene numerosos efectos sobre la salud al inducir resistencia insulínica, mecanismo que está estrechamente asociado con el desarrollo de trastornos metabólicos como la obesidad o la diabetes tipo 2. Ahora sabemos que la cafeína también puede jugar un papel importante en la regulación de la liberación de insulina”, explica por su parte el investigador de la Universidad de Cádiz y corresponsable del estudio, Alfonso Lechuga.

Más información en la fuente de la noticia en Amalia Rodríguez / Fundación Descubre

 

#Sevilla Investigadores de la UPO buscan dianas moleculares para combatir la esterilidad asociada a la diabetes

Ciencia Andaluza Foto pixabay

 

Científicos de la Universidad Pablo de Olavide, dirigidos por la investigadora del Departamento de Biología Molecular e Ingeniería Bioquímica Marta Artal Sanz, han iniciado un proyecto de investigación centrado en la identificación de dianas moleculares para combatir la esterilidad asociada a la diabetes.

Se trata de un estudio que parte de los resultados obtenidos del proyecto financiado por el programa H2020 ERC-Starting Grant “Mitochondrial signalling crosstalk in the regulation of ageing (MitoSigAge)”, cuya investigación trata de comprender el proceso de envejecimiento centrándose en la señalización del factor de crecimiento insulínico IGF-1 (IIS) y su interacción con el metabolismo mitocondrial.

El mundo occidental se enfrenta a un problema de envejecimiento de la población. “En España, la tal llamada pirámide de población parece más un abeto de Navidad que una pirámide. Por un lado, los mayores nos resistimos a morir y abandonarla, y por el otro extremo se está quedando raquítica con una reducción enorme de nacimientos”, afirma la investigadora Marta Artal, quien asegura que “este cambio poblacional va a tener consecuencias en la manera que entendemos nuestra sociedad”.

Muchas son las causas de esta reducción de nacimientos, entre ellas la tendencia a una maternidad tardía en sociedades modernas, pero también a problemas de fertilidad que muchas veces son detectados tarde en la vida de una mujer, como son la infertilidad asociada a la diabetes y el síndrome asociado a esta enfermedad, conocido como “síndrome de ovario poliquístico” (SOP). “El SOP es la principal causa de infertilidad ovulatoria, siendo el trastorno endocrino y metabólico más frecuente que afecta a mujeres en edad reproductiva”, explica el investigador Departamento de Biología Molecular e Ingeniería Bioquímica de la UPO Manuel Muñoz Ruiz, quien también participa en este proyecto.

Así, esta investigación tiene entre sus objetivos identificar dianas moleculares  evolutivamente conservadas que, cuando están inactivas, suprimen la esterilidad asociada a una IIS defectuosa en un animal modelo para la infertilidad. Además, los investigadores pretenden identificar fármacos existentes para las dianas identificadas y determinar qué compuestos, o combinación de compuestos, tienen el mejor potencial terapéutico.

Asimismo, con este estudio se pretende  proteger mediante patentes los compuestos para esa nueva aplicación y dar los pasos iniciales hacia la valorización de los productos identificados y su potencial comercial, así como realizar estudios de mercado para evaluar el potencial comercial de esta tecnología.

Con estos pasos se pretende dirigir un proyecto originalmente diseñado para conocer procesos biológicos sin pretensiones aplicadas, hacia un desarrollo terapéutico para una enfermedad que afecta a muchísimas mujeres en edad reproductiva. “Si este estudio tiene éxito, proporcionará importantes beneficios sociales y económicos en nuestra sociedad ayudando a personas que lo necesitan y paliando el creciente envejecimiento de la sociedad actual” concluye la investigadora Marta Artal.

El proyecto “Targeting infertility associated to defective Insulin/IGF-1 signalling” que se ha iniciado en el mes de mayo y tendrá una duración de 18 meses, está financiado por el Consejo Europeo de Investigación (ERC) en el marco del Programa Europeo de Investigación e Innovación Horizonte 2020 (H2020), en la modalidad de Prueba de Concepto.

Más información en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla.

 

Las tareas domésticas podrían mejorar la salud cardiovascular de los hombres obesos

Ciencia Andaluza
Obesidad

 

Realizar tareas domésticas como barrer, fregar o cocinar podría servir para mejorar la salud cardiovascular de los hombres obesos, reduciendo el riesgo de diabetes y enfermedad cardiovascular. Así se desprende de una investigación en la que participa la Universidad de Granada junto a científicos del Sistema Extremeño de Salud, que han analizado datos del proyecto HERMEX (“Harmonizing Equations of Risk in Mediterraneon Countries EXtremadura”).

Además, los hombres sedentarios o con bajos niveles de actividad física podrían mejorar su salud si participaran en las tareas del hogar, logrando con ello alcanzar los niveles de actividad física deseables, cosa que sí logra un mayor porcentaje de mujeres gracias a la actividad física que realizan en el hogar.

Este trabajo, que publica la Revista Española de Cardiología, ha analizado una muestra formada por un total de 2698 participantes, hombres y mujeres, de entre 25 y 79 años de edad, pertenecientes al estudio transversal HERMEX, realizado en su totalidad en la provincia de Badajoz.

Los investigadores partieron de un concepto muy novedoso en el ámbito de la ciencia, el de obeso metabólicamente sano (OMS), que hace referencia a un grupo de individuos obesos que parecen estar protegidos de las principales complicaciones cardiometabólicas asociadas a la obesidad.

En este estudio, examinaron las diferencias en los marcadores de riesgo cardiometabólico tradicionales y no tradicionales entre los 4 fenotipos de tamaño corporal (obesos o no, con o sin anormalidades metabólicas); las posibles diferencias por sexo y el grado en que la actividad física tiene influencia sobre el perfil cardiometabólico.

Como explica la autora principal de este trabajo, Virginia Ariadna Aparicio García-Molina, del departamento de Fisiología de la UGR, “los participantes con el fenotipo obeso metabólicamente sano presentaron mayores niveles de actividad física de cualquier tipo y mejor cumplimiento de las recomendaciones de actividad física que los individuos con alteraciones metabólicas, sean obesos o no. Dicho de otra forma: cuando incluimos la actividad física doméstica en el sumatorio, los niveles totales de actividad física del grupo obeso metabólicamente sano son mayores que ambos fenotipos de perfil metabólico adverso”.

Otros estudios similares han observado que los individuos del fenotipo OMS pasan menos tiempo en conductas sedentarias y más realizando actividad física ligera y en desplazamientos activos, en comparación con los obesos con alteraciones metabólicas.

Mayor proporción de OMS

“Un hallazgo importante de este estudio es que las mujeres presentaban mayores niveles de actividad física si se tiene en cuenta la actividad física doméstica, y esto podría explicar en parte la mayor proporción de OMS observada en ellas”, explica Aparicio García-Molina.

De igual modo, los mayores niveles de actividad física observados en las mujeres también podría explicar en parte el perfil cardiometabólico más favorable observado en ellas, con independencia del fenotipo de tamaño corporal. De hecho, la mayoría de las mujeres de esta muestra eran amas de casa y dedicaban a la actividad física doméstica 10 veces más energía que los varones, lo que podría implicar una reducción sustancial del riesgo cardiometabólico en ellas.

Esta hipótesis está respaldada por estudios previos en los que se ha descrito que la actividad física doméstica (de intensidad ligera y que favorece romper largos períodos sentados) se asocia a menos mortalidad cardiovascular y por cualquier causa”, advierte la investigadora de la UGR. Estos resultados refuerzan la idea de que la actividad física podría desempeñar un papel importante en el fenotipo OMS y su pronóstico.

Más información en la Universidad de Granada.

Foto Pixabay

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Ciencia Andaluza: Consumo de aceite de oliva ayudaría a la diabetes

Ciencia Andaluza Foto pixabay
Ciencia Andaluza Foto pixabay

Investigadores del grupo ‘Investigación traslacional en Enfermedad Cardiovascular’ de la Universidad de Málaga – integrados en Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA) – en colaboración con el grupo de investigación ‘Biotecnología de alimentos: Pared Celular’, del Instituto de la Grasa (CSIC), han demostrado que el consumo diario de hidroxitirosol, un polifenol presente en el aceite de oliva virgen extra, minimiza o incluso, podría evitar, los problemas vasculares vinculados a la diabetes mellitus. Los ensayos se han comprobado en ratas a las que se las había inducido esta patología.

La novedad de este estudio, publicado en la revista Journal of Nutritional Biochemistry bajo el nombre ‘Effects of hydroxytyrosol on cardiovascular biomarkers in experimental diabetes mellitus’, radica en comprobar que la ingesta continua de hidroxitirosol en dosis bajas, entre 0,5  y 2,5 miligramos, son suficientes para que se produzca una disminución de la inflamación vascular o vasculopatías vinculada a la diabetes mellitus.

 

Más información en Fundación Descubre

Defiende tu futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza