#Córdoba Analizan las terapias más eficaces para combatir los trastornos psicológicos

Ciencia Andaluz
Cerebro

 

Investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), el Hospital Universitario Reina Sofía y la Universidad de Córdoba (UCO) han realizado un estudio en el que han analizado y comparado los listados de tratamientos psicológicos recomendados por las instituciones científicas mundiales más importantes en el área de la evidencia en psicología (American Psychological AssociationNational Institute of Clinical ExcellentCochrane Collaboration, y Australian Psychological Society). Este estudio servirá para que los profesionales de la psicología clínica e investigadores puedan comprobar y elegir las terapias que resultan más eficaces para tratar cada trastorno, según el punto de vista de diferentes organizaciones.

Esta investigación, coordinada por el profesor del departamento de Psicología de la UCO e investigador del IMIBIC Juan Antonio Moriana, desarrollado junto al investigador del IMIBIC Mario Gálvez-Lara y el investigador de la UCO Jorge Corpas, incluye datos acerca de las recomendaciones de 135 tratamientos psicológicos para 23 trastornos de salud mental en población adulta. Los autores llegan a la conclusión de que existen importantes discrepancias en las recomendaciones hechas por las diferentes organizaciones analizadas acerca de la efectividad de los tratamientos psicológicos.

Estas diferencias pueden ser debidas a la combinación de varios factores entre los que se encuentran que los procedimientos o comités que analizan la evidencia de los diferentes tratamientos podrían estar sesgados, los estudios en los que las diferentes entidades se basaron para hacer sus recomendaciones diferían unos de otros, los criterios utilizados para valorar la evidencia no eran los mismos en todas las organizaciones y, por último, las revisiones acerca de la evidencia existente se han realizado en diferentes momentos temporales.

Este estudio, publicado en la revista Clinical Psychology Review, y financiado por el programa Retos del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, concluye que el grado de acuerdo entre las cuatro instituciones analizadas es bajo para la mayoría de los trastornos, ya que solamente 7 de los 23 trastornos incluidos en la revisión alcanzaron niveles de acuerdo aceptables. Los autores destacan que las terapias basadas en los modelos cognitivo-conductuales (aquellas enfocadas en la vinculación del pensamiento y la conducta y que incluyen técnicas de reestructuración cognitiva y estrategias de afrontamiento y/o exposición, entre otras) son las que, generalmente, alcanzan los niveles más altos de evidencia científica. Como hallazgo significativo, estos autores han detectado, además, que para el tratamiento psicológico de la depresión aparecen 23 terapias basadas en la evidencia recomendadas, al menos, por alguna de las cuatro organizaciones revisadas, existiendo divergencias significativas respecto a cuál de ellas sería el tratamiento de elección para los trastornos depresivos.

Los investigadores consideran que esta contribución va a suponer un importante avance para los profesionales de la psicología clínica e investigadores, ya que van a poder comprobar y elegir las terapias más eficaces para cada trastorno, según el punto de vista de las instituciones de referencia analizadas.

Más información en la web del IMIBIC

 

#Córdoba El compuesto de la uva que regenera las células

Vid
Vid

 

Miembros del grupo Biomembranas, antioxidantes y estrés oxidativo de la Universidad de Córdoba, junto a investigadores internacionales, han demostrado que el Kaempferol, un compuesto de origen vegetal, promueve la fabricación de coenzima Q. Esta sustancia presente en las células fomenta la producción de energía. Los expertos han detectado que el aumento de esta sustancia se produce sobre todo en células, animales y humanas, derivadas de tejidos renales.

El organismo puede obtener la coenzima Q a través de la dieta, pero esta sustancia es principalmente producida por el propio cuerpo a través procesos celulares aún no conocidos de manera completa. En el artículo ‘Kaempferol increases levels of coenzyme Q in kidney cells and serves as a biosynthetic ring precursor’ publicado en la revista Free Radical Biology and Medicine los expertos apuntan que el Kaempferol aumenta la producción de esta enzima en células derivadas de distintos tipos de tejidos, como el renal o el hepático. En concreto, en las células del riñón, el kaempferol es hasta cinco veces más efectivo como promotor que otros antioxidantes.

Además, confirmaron tanto en líneas celulares de ratón como en células humanas cómo sustancias como el Kaempferol, el resveratrol, la quercetina, también presentes en la uva, y otros compuestos considerados antioxidantes, contribuyen a la generación de la coenzima, siendo el primero de ellos hasta 100 veces más efectivo que el resto.

Los científicos han descrito la ruta biológica de este flavonol y han detallado cómo actúa en la producción de coenzima Q. “El Kaempferol ha sido muy utilizado desde hace siglos en medicina y está presente en el vino. Hemos confirmado su acción beneficiosa, especialmente en células de riñón. La coenzima Q se produce a partir del propio Kaempferol lo que podría hacer que las células renales cumplan mejor su función al tener más energía”, indica a la Fundación Descubre el investigador José Manuel Villalba de la Universidad de Córdoba.

Más información en la fuente de la noticia en Remedios Valseca / Fundación Descubre

 

#Córdoba Una investigación permite valorar genéticamente a los caballos trotadores en función de su capacidad para competir más años

Caballo
Caballo

El número de carreras de un caballo trotador es una herramienta prometedora para el análisis genético y la evaluación de los futuros equinos destinados a esta actividad deportiva. Así se desprende de una investigación desarrollada por la Universidad de Córdoba en colaboración con la Universidades de Sevilla y la Natural Resources and Life Sciences de Viena que estudia qué factores hacen que un caballo trotador tenga una mayor o menor vida productiva, es decir, cuente con más o menos capacidad para participar en carreras de forma competitiva, lo que en el sector equino se denomina longevidad funcional.

El estudio publicado recientemente en la revista Equine Veterinary Journal ha llegado a la conclusión de que se puede evaluar genéticamente a los animales en función de su vida productiva, lo que se traduce en el número de carreras que participa a lo largo de su vida. Según el catedrático de Genética de la UCO y coordinador de la investigación, Antonio Molina, este resultado “nos permite seleccionar a animales con capacidades de ser más o menos longevos funcionalmente, entendiendo este último término como el tiempo que el animal puede competir con buenos resultados”. Esto implica que el animal que tenga estas características “tiene una menor probabilidad de padecer a lo largo de su vida enfermedades del aparato locomotor que lo retiren de la competición o sufrir desgaste por el estrés, entre otras”.
El coste de la crianza de este tipo de animales es muy elevado y cuánto más probabilidad tenga un animal de competir y ganar carreras, más posibilidades habrá de rentabilizar la inversión. La también catedrática de Producción Animal de la Universidad de Sevilla e integrante de este equipo de investigación, Mercedes Valera, explica que uno de los objetivos de este estudio es aportar a los criadores información para poder seleccionar a animales hijos de aquellos que cuenten con unos genes que le permitan estar más tiempo compitiendo y con buenas perspectivas de obtener premios, además de una serie de recomendaciones sobre el tipo de entrenamiento que redunden en dicho objetivo.
Entre los factores que a juicio de los investigadores deben tenerse en cuenta para que los equinos tengan una vida productiva más amplia destacan la edad de inicio de su participación en competiciones, el tipo de pruebas, la distancia de las carreras en las que participan especialmente al comienzo de la competición y, sobre todo, la experiencia del entrenador y del conductor que lleve el sulky, denominación del carro desde el que se maneja a este tipo de caballos en las competiciones.
Hasta el momento, según indica Molina, este tipo de estudios de longevidad funcional se han realizado en España con vacuno de leche o de carne, pero nunca con equinos. El caballo trotador es una raza bastante desconocida en España, a excepción de las Islas Baleares, donde son los protagonistas de una actividad deportiva muy popular. Según explica la investigadora Valera, “España es junto con Francia, Italia y Suecia, una potencia a nivel europeo en estas competiciones que generan u impacto económico muy alto en el sector equino”.
Para el desarrollo de este estudio se han analizado 330.000 resultados de carreras a lo largo de 25 años, pertenecientes a 16.000 caballos y se han analizado junto con datos relacionados con la edad, ganadería, datos genealógicos de los animales, entrenadores y tipos de pruebas, entre otros.

Más información en la Universidad de Córdoba.

 

#Córdoba Determinan la relación entre la producción y la cantidad de agua en el almendro

Almendro
Almendro

 

El uso del agua en las plantaciones de almendro en California, máxima potencia mundial en la producción de este cultivo, y los periodos intensos de sequía que ha sufrido este Estado, llevan años preocupando a los agricultores dedicados a este tipo de explotaciones. Este problema es lo que llevó al investigador de la Universidad de Córdoba, Elías Fereres, a colaborar con el científico de la Universidad de California David Goldhamer en un estudio con el objetivo de determinar la relación entre cantidad de agua de riego y producción para los productores californianos de almendro.

El trabajo realizado durante cinco años a base de experimentos en 80 parcelas de almendros, sometidas a diferentes cantidades de agua y en una finca en el Sur del Valle de San Joaquín de California, ha logrado desarrollar la fórmula exacta para que el agricultor pueda determinar la dotación de riego y con ello la rentabilidad de la cosecha antes de comenzar la plantación. Según el catedrático de Producción Vegetal de la UCO, Elías Fereres, el estudio ha permitido afirmar que para que el cultivo de almendro ofrezca su rendimiento máximo, es decir, 4.000 kilos de almendra por hectárea, se necesitan 12.500 metros cúbicos por hectárea en el Sur del Valle de San Joaquín, una zona de clima muy similar al Valle del Guadalquivir pero con mucha menos lluvia anual (100mm). De su análisis se deduce también que a medida que se reduce la aportación de riego por debajo de la cifra citada, disminuye la producción y aumenta la productividad del agua, esto es, la producción que se obtiene por metro cubico de agua de riego. La cifra media obtenida de la productividad del agua es aproximadamente un cuarto de kilo por metro cúbico de agua. Así, conociendo el precio de mercado del kilo de almendra es posible ponerle precio al metro cubico de agua. Un ejemplo: si el precio del kilo de almendra está a 4 euros –250 gramos costarían un euro- , el valor del metro cubico de agua no podría superar un euro como máximo.
Esta investigación, publicada recientemente en la revista Irrigation Science, permite al agricultor planificar las necesidades de agua para riego con margen de tiempo y, ante periodos de sequía, tomar decisiones sobre si debe comprar agua, si utilizar el agua de pozos de su propiedad o construir otro nuevo o compartir el agua disponible con otros cultivos. Según Fereres, los agricultores californianos dedicados a la explotación de almendro ya están usando esta información para regar en las cantidades adecuadas y la máxima productividad. Además, el catedrático indica que desde hace años se están llevando a cabo investigaciones similares en Córdoba por parte de un equipo conjunto de la UCO, IAS-CSIC e IFAPA y cuyas conclusiones están a punto de ver la luz.
Con este estudio se pueden conocer también las necesidades hídricas exactas por hectárea en una explotación, lo que contribuye a que se haga un uso sostenible de un bien tan preciado como el agua.

Más información en la Universidad de Córdoba.

 

#Córdoba Un proyecto de investigación de la Universidad de Córdoba estudia las fases constructivas del Castillo de Belmez

Belmez castillo
By Rafaelji [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/)], via Wikimedia Commons

 

Un proyecto de la Universidad de Córdoba pretende revalorizar el Castillo de Belmez como monumento simbólico de la comarca del Alto Guadiato en la provincia de Córdoba. La UCO en colaboración con el Ayuntamiento de Belmez ha puesto en marcha los trabajos de investigación para determinar las fases constructivas, lesiones, patologías o riesgos de esta edificación. Este proyecto persigue además que en un futuro este monumento se convierta en el mirador museográfico desde el que entender la evolución histórica y paisajística de la comarca.

Esta investigación, con cargo al proyecto Alto Guadiato Arqueológico-Ager Mellariensis financiado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (MINECO) con Fondos FEDER, ha permitido desarrollar una primera campaña de lectura estratigráfica de las estructuras de castillo.
El proyecto en cuestión conllevará también la catalogación de las especies faunísticas y botánicas del cerro del Castillo, que correrá a cargo del investigador de la UCO Rafael Obregón. El objetivo es preservar y valorizar no sólo la faceta histórica, sino toda la biodiversidad natural relacionada con las distintas estructuras del castillo, en la cuales residen distintas especies de invertebrados de gran interés, al igual que ocurre en todo el cerro. Este estudio formará parte de un mirador virtual desarrollado por la UCO y que el Ayuntamiento de Belmez instalará en las laderas del cerro.
El Castillo de Belmez es un monumento simbólico de la comarca del Alto Guadiato y se perfila como faro para todo el valle guadiateño, ya que desde su cima observa un paisaje que comprende, aproximadamente, unos 60 kilómetros lineales.
Los orígenes del castillo están todavía por clarificar. Según el responsable de la investigación, Antonio Monterroso, “seguramente existiese algún tipo de fortaleza en época islámica, ya que por las laderas del cerro se encuentran numerosos restos cerámicos de época califal. La atalaya actual debe remontarse a los tiempos de la organización de la villa de Belmez después de la conquista castellana, hacia la mitad del siglo XII”.  Desde entonces, “se han sucedido numerosas fases constructivas destacando entre ellas las protagonizadas por las tropas francesas en la época de la Guerra de la Independencia, añade el profesor de la UCO.
El Castillo de Belmez fue restaurado en los años 60 por el arquitecto Félix Hernández, responsable también de este tipo de trabajos en la Mezquita de Córdoba y el conjunto arqueológico de Medina Azahara. Más tarde, fue de nuevo remodelado a finales de los años 90 bajo la dirección de Antonio Castro. Ambas intervenciones consiguieron salvaguardar los valores estructurales del castillo y conservarlo. Sin embargo, en ninguno de los dos casos se consiguió una puesta en valor definitiva para este símbolo de Belmez y de la comarca, objetivo que se persigue con el proyecto que desarrolla actualmente la UCO.

Más información en la Universidad de Córdoba.

 

 

#Cádiz #Córdoba Un estudio alerta del impacto de la carpa en lagunas de gran valor ecológico para la conservación de las aves

Carpa
Carpa

 

La presencia de carpa, una especie invasora de agua dulce con una amplia distribución en todo el mundo, reduce de forma alarmante las poblaciones de patos buceadores y de fochas, según un estudio publicado en la revista Biological Conservation por el investigador Alberto Maceda Veiga, del Instituto de Investigación de Biodiversidad de la Universidad de Barcelona (IRBio), en colaboración con Raquel López y Andy J. Green, de la Estación Biológica de Doñana (EBD), centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Este estudio es el primero que demuestra claramente el impacto ecológico de la carpa sobre las aves acuáticas de las lagunas mediterráneas y alerta del efecto drástico de esta especie invasora sobre especies como la malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala) y el porrón europeo (Aythya ferina), catalogadas en peligro por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

En el TOP 100 de las especies exóticas invasoras más perjudiciales del mundo
La carpa (Cyprinius carpio) está considerada por la UICN como una de las cien especies exóticas invasoras más perjudiciales todo el mundo. Esta especie, originaria de los continentes europeo y asiático, todavía se incluye en el Catálogo Español de Especie Exóticas Invasoras y tiene capacidad de ocupar un amplio espectro de hábitats, incluso los más degradados. Los impactos ecológicos de la carpa —muy valorada en pesca deportiva y en acuicultura — son bien conocidos en varios países pero todavía faltan estudios sobre sus efectos en organismos como las aves acuáticas.

Las reservas naturales de las lagunas de Medina (Cádiz) y de Zóñar (Córdoba) en Andalucía son las áreas estudiadas por los autores del nuevo trabajo científico. Estas lagunas de poca profundidad -unos de los humedales más emblemáticos del sur de la península Ibérica- son unas áreas de invernada y de cría de muchas aves acuáticas, motivo por el que los gestores de la Junta de Andalucía han impulsado algunos intentos de erradicación de la carpa.

Tal como explica el primer autor, Alberto Maceda Veiga, miembro de la IRBio y experto de la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC), «la carpa es una especie muy apreciada por los pescadores, y como hace tanto tiempo que se encuentra en la península, algunas personas piensan que es una especie autóctona. Es importante que existan estudios científicos como este que muestren claramente el grave impacto ecológico en nuestros ecosistemas para concienciar a toda la sociedad de la problemática ecológica que provoca la invasión de la carpa».

Más información en la Fundación Descubre.

 

#Córdoba El precio de las lámparas LED de baja potencia no tiene ninguna relación con la calidad de su energía eléctrica

Lámpara LED
Lámpara LED

 

La iluminación LED ofrece numerosas ventajas económicas y medioambientales y produce un ahorro energético del 75% en relación a las bombillas tradicionales. Por esta razón, su uso se ha implantado de forma masiva a lo largo de los últimos años. A pesar de lo que pueda parecer, no existe ninguna correlación entre el precio de este tipo de bombillas y la calidad de su energía eléctrica. Ésta es al menos una de las conclusiones que arroja una investigación realizada en la Universidad de Córdoba, en la que se ha evaluado más de una veintena de tipos de lámparas LED de baja potencia.

En este estudio, realizado de forma conjunta por la profesora Aurora Gil de Castro y los investigadores suecos Sarah K. Ronnberg y Math H.J. Bollen, se ha realizado una medición de lo que en el mundo de la electrónica se conoce como distorsión -o emisión- armónica, una especie de deformaciones en la forma de onda de la corriente eléctrica que afecta a la tensión de alimentación, provocando un mal funcionamiento de los equipos y una reducción de su vida útil. Esta deformación, que afecta a las lámparas led y a la mayoría de aparatos modernos, está considerada como uno de los aspectos fundamentales que definen la calidad de la energía eléctrica de los dispositivos.
Uno de los principales resultados de este análisis es, precisamente, que no se ha encontrado ninguna analogía entre el precio de los dispositivos analizados y la cantidad de armónicos que emiten, por lo que, aquellas lámparas que tienen un coste más elevado en el mercado podrían emitir más armónicos que las que son más baratas y ser, por tanto, más susceptibles a tener una vida útil más reducida.
Además de la emisión de armónicos, en el estudio también se ha medido el parpadeo de las lámparas LED, es decir, la variación de su intensidad luminosa, una variación que es percibida por el ojo humano de forma subjetiva y que produce fatiga ocular, distracción, migrañas y otras molestias significativas.
Según las mediciones realizadas, este parámetro es inversamente proporcional al de la emisión de armónicos, es decir, aquellas lámparas que emiten más armónicos son menos propensas a las variaciones de la intensidad luminosa, lo que supone que dos aspectos fundamentales que definen la calidad de la energía eléctrica podrían ser antagónicos.
El hecho de que los armónicos no sean un factor aislado y guarden relación con otros aspectos, podría tener consecuencias sobre las normativas que regulan y limitan el nivel máximo de armónicos que puede emitir un equipo. Hasta la fecha, no hay ningún límite para lámparas LED de baja potencia, pero el debate para introducirlo ya está sobre la mesa e investigaciones como esta podrían allanar el camino para que se introduzca.
En cualquier caso, los resultados del estudio abren la puerta a futuras investigaciones, especialmente a aquellas que trabajan sobre lámparas LED de alta potencia, cuya emisión de armónicos es ostensiblemente mayor. De esta forma, la investigación supone un paso más en el campo de la electrónica y arroja luz sobre uno de sus principales retos en la actualidad: disminuir la distorsión armónica para mejorar la calidad de la energía y aumentar, de esta forma, la duración y fiabilidad de los dispositivos electrónicos.

Más información de la Universidad de Córdoba.

 

#Córdoba Un índice consigue marcar los umbrales de alerta para las personas alérgicas en Europa

Alergia
Alergia

 

El 24% de las personas alérgicas en el continente europeo lo son por causa del polen. Ese es un dato científicamente comprobado y que se desprende de los estudios que se están realizando en Europa, donde la Red Europea de Aeroalérgenos (EAN) está jugado un papel especial. Pero, ¿cuánto polen debe haber en la atmósfera para que cause alergia entre la población? ¿La cantidad de polen en el aire para producir los síntomas de esta patología es la misma si se trata de una planta u otra? Estas cuestiones fueron las que despertaron la inquietud de un grupo multidisciplinar de investigadores del que forma parte la catedrática de Botánica de la Universidad de Córdoba, Carmen Galán.

Este análisis que ha partido del Grupo de Interés en “Aerobiología y Contaminación” dentro de la Asociación Europea de Alergología e Inmunología (EAACI), integrado por biólogos y médicos alergólogos, ha permitido determinar un índice para alertar a la población alérgica de cuándo exactamente pueden comenzar sus molestias y problemas de salud provocadas por el polen. Esta información facilita a las personas que sufren polinosis programar su actividad diaria, así como sus viajes, y a los alergólogos recomendar a sus pacientes medicamentos preventivos con mayor antelación que hasta el momento.
Según explica la catedrática Carmen Galán este estudio publicado recientemente por la revista Allergy desvela dos aspectos: el umbral de polen de la especie en cuestión y la estacionalidad. El primero informa de cuándo se va a producir una situación de alerta en la población que sufre polinosis y, el segundo, en qué día del calendario podemos considerar que comienza el periodo exacto -lo que se conoce como estación polínica de una determinada especie- en que el polen afecta a dicha población. Aunque estos umbrales pueden variar a nivel local, teniendo en cuenta el área de distribución de las distintas plantas de interés, a nivel europeo se presenta, a modo de ejemplo, para el caso del polen del olivar, un umbral de 100 granos de polen por metro cúbico de aire como media diaria, y en la gramínea en 50. Llegados a esta cantidad, la población alérgica estaría en situación de alerta por la importante afección a su salud. Si se habla de estación polínica, en el caso de las gramíneas, esta se inicia cuando durante cinco días consecutivos se registran igual o más de 3 granos de polen por metro cúbico en el aire y, en el caso del olivo, cuando durante ese mismo periodo de tiempo se detectan 20 granos de polen.
Este grupo internacional –participan investigadores de más de una decena de universidades e institutos y centros de investigación de diferentes países como Alemania, Inglaterra, Francia, Italia o Austria, entre otros- ha logrado definir el índice de polen que puede generar síntomas de alergia a nivel europeo. Hasta el momento esta unificación de criterios no existía a nivel europeo. El artículo de la revista Allergy explica cómo el modelo diseñado por este equipo permite detectar a nivel europeo cuándo se inicia la estación polínica para cada tipo de polen en cada país.
Para establecer este umbral de alerta ante la presencia de polen se ha realizado un estudio comparativo sobre el comportamiento de los granos de polen en el aire en diferentes puntos de toda Europa con porcentajes de población que sufre alergia a distintas plantas, como especies herbáceas, ejemplo las gramíneas (presentes de toda Europa) y ambrosia (en centroeuropa), así como en especies arbóreas, en este caso se han estudiado el abedul (presente en  zonas de clima templado), ciprés y olivo (ambos presentes en clima mediterráneo). Esta elección responde a los granos de polen que provocan más problemas de polinosis en Europa.

Más información en la Universidad de Córdoba.

 

#Córdoba Un estudio muestra las combinaciones de inmunosupresores más efectivas y seguras tras un trasplante hepático

Liver 01 animation1
El hígado humano, en rojo. By Polygon data is generated by Database Center for Life Science(DBCLS)[2] (Polygon data is from BodyParts3D[1]) [CC BY-SA 2.1 jp (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.1/jp/deed.en)], via Wikimedia Commons

 

Investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), el Hospital Universitario Reina Sofía y la Universidad de Córdoba (UCO), han realizado un estudio que evidencia que los tratamientos con inmunosupresores basados en tacrolimus o everolimus mejoran el pronóstico de los pacientes sometidos a trasplante hepático.

Estos resultados son fruto de un meta-análisis en red, una metodología estadística que puede comparar múltiples opciones de tratamiento en pacientes que comparten una situación clínica determinada, como el trasplante hepático. Mediante dicho análisis es posible combinar los datos provenientes de diferentes estudios y analizarlos como si de un solo ensayo clínico de enormes dimensiones se tratase. De este modo, es posible generar una clasificación de tratamientos inmunosupresores, identificando aquellos más eficaces y seguros para priorizar su uso en la práctica clínica. El meta-análisis ofrece el grado más alto de evidencia científica y por tanto las recomendaciones derivadas de este tipo de estudios son de gran importancia para la toma de decisiones médicas.

En concreto, en este trabajo en red se han incluido 26 ensayos clínicos que han permitido analizar a un total de 3.842 pacientes sometidos a trasplante hepático en todo el mundo. El estudio ha demostrado que los regímenes de inmunosupresión basados en sirolimus o en ciclosporina se asocian a mayor mortalidad y necesidad de volver a trasplantar, respectivamente, y por tanto no deben usarse como tratamientos de primera línea. Por el contrario, los tratamientos basados en los fármacos tacrolimus o everolimus serían más seguros y efectivos.

El artículo final se ha publicado en la prestigiosa revista Cochrane Library, una publicación de referencia cuyo factor de impacto, que mide la popularidad y relevancia de estos estudios, se sitúa entre el 10% superior de su categoría.

El trasplante hepático es el único tratamiento curativo para pacientes con enfermedad hepática avanzada o cirrosis hepática y los pacientes sometidos a trasplante dependerán el resto de su vida de un tratamiento inmunosupresor para evitar el rechazo del hígado implantado. Por tanto, es de gran importancia estudiar la combinación óptima de inmunosupresores que permita mantener la función del hígado con los mínimos efectos secundarios posibles.

El éxito de este proyecto es fruto de la colaboración entre el hospital Royal Free de Londres, el grupo hepato-bilio-pancreático (HPB) de la Cochrane Collaboration y el IMIBIC. Entre sus autores se encuentran Manuel Rodríguez Perálvarez y Marta Guerrero, investigadores del grupo “Estrés oxidativo y nitrosativo en hepatopatías agudas y crónicas” del IMIBIC, dirigido por el profesor Manuel de la Mata. De hecho, los dos investigadores del instituto cordobés han realizado estancias en el centro sanitario londinense para recabar datos y recibir apoyo metodológico.

En este sentido, ambos investigadores han destacado la importancia de establecer vínculos de colaboración internacionales como herramienta para generar evidencia científica de calidad, que sirva para mejorar la asistencia clínica y el pronóstico a largo plazo de los pacientes.

Más información en la Universidad de Córdoba.

 

#Córdoba Mejor gestión del agua en la agricultura

Agua
Agua

 

Investigadores del Centro Alameda del Obispo de Córdoba del IFAPA han elaborado una herramienta que valora las exigencias concretas de agua en una explotación agraria en función de su localización. El nuevo sistema permite que la gestión de recursos hídricos sea más rentable al poder estimar con mayor precisión las necesidades de los cultivos. Al mismo tiempo, la práctica del regadío se hace más sostenible al usar sólo la realmente necesaria en cada periodo.

La nueva metodología permite elaborar información precisa sobre las necesidades de riego de los cultivos empleando técnicas de teledetección, es decir, imágenes de satélite, junto a los datos ofrecidos por las estaciones meteorológicas cercanas y los pronósticos meteorológicos, de los que se obtienen valores de lluvia, temperatura o radiación solar. Esto facilita al regante conocer de manera más exacta los parámetros que afectan directamente a las necesidades hídricas de sus explotaciones, empleando en lugar de valores medios, valores concretos.

En el artículo titulado ‘Assessing reference evapotranspiration at regional scale based on remote sensing, weather forecast and GIS tools’ publicado en la revista International Journal of Applied Earth Observation and Geoinformation los investigadores desarrollan herramientas para que cualquier agricultor pueda conocer la información requerida en la realización de calendarios específicos de riego para su explotación, a través de la identificación de la estación meteorológica que ofrecerá los datos más precisos.

Saber cuánto riego requiere un cultivo es uno de los factores de referencia para obtener un rendimiento adecuado. “El agricultor dispone de información exhaustiva sobre las necesidades de riego de su plantación en cada momento, con la posibilidad de planificar de una manera más acertada el agua necesaria y así evitar el estrés hídrico y el riego excesivo”, indica a la Fundación Descubre el investigador del IFAPA Ignacio Lorite, coautor del artículo.

Más información en la fuente de la noticia Remedios Valseca / Fundación Descubre