#Huelva Presentan una patente para reutilizar los fosfoyesos de Huelva como alternativa a su soterramiento

La empresa andaluza Captura CO2 ha presentado en Huelva una patente con la que aportar una solución a los fosfoyesos alternativa a su soterramiento. Los autores de este proyecto plantean, además de la eliminación por completo de las balsas de fosfoyeso de las marismas onubenses, la recuperación del espacio ocupado con una inversión “bastante inferior a la propuesta” en la actualidad. Esa cantidad, además, se recuperaría generando riqueza por la comercialización de los productos resultantes, “creando empleo con la construcción de una industria limpia en la zona y rescatando un espacio libre para Huelva”. La idea es “pasar de un problema de contaminación a una solución de valor añadido”, explica el creador de la patente y catedrático de Física de la Universidad de Sevilla, Luis Esquivias. Este proceso ha sido patentado por el Instituto de Ciencias Materiales del CSIC, la Universidad de Cádiz y la Universidad de Sevilla.
En cuanto a los datos económicos del proyecto, Captura CO2 prevé que los 120 millones de toneladas de fosfoyeso que hay en las balsas podrían transformarse en casi 70 millones de toneladas de calcita y casi 100 de sulfato de sodio, con un valor comercial superior a los 24.000 millones de euros.

Básicamente el proyecto industrial, que se realizaría en la superficie de las balsas, consiste en la disolución del fosfoyeso en una solución de sosa, que se precipitaría en su mayor parte en cal apagada y daría como líquido resultante una solución de sulfato de sodio. Tras la evaporación del disolvente, el resultado que quedaría es sulfato sódico anhidro. La cal apagada reacciona con el CO2 y da como resultado calcita o carbonato cálcico. Además, para reducir costes e impacto medioambiental y desarrollar una tecnología viable para sectores industriales de la zona, se ha incorporado el uso de sosa comercial y otros residuos de industrias muy próximas a las actuales balsas de fosfoyeso. Con este proceso se reducirán las emisiones de CO2 de las industrias del Polo Químico, con la consiguiente mejora del medio ambiente, según ha destado el investigador Luis Esquivas.

Más información en la Universidad de Sevilla.

 

#Granada Limpian aguas contaminadas con un nuevo material adsorbente fabricado con cáscaras de frutas

Naranja
Naranja

Investigadores de la Universidad de Granada (UGR), del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (CIDETEQ), y el Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (CIDESI), ambos de México, han desarrollado un método que permite limpiar aguas que contienen metales pesados y compuestos orgánicos que son considerados contaminantes, a partir de un nuevo material adsorbente fabricado con cáscaras de frutas como la naranja y el pomelo.

Estos residuos suponen un problema para la industria alimentaria, ya que son deshechos que ocupan un gran volumen y no tienen grandes utilidades en la actualidad. Se calcula que en el mundo se producen 38.2 millones de toneladas al año de estas cáscaras, procedentes de la industria alimentaria.

El estudio en el que participa la UGR ha servido para diseñar un novedoso proceso en el cual, gracias a un tratamiento de descompresión instantánea controlada, es posible modificar la estructura de estos residuos, otorgándoles propiedades adsorbentes como mayor porosidad y mayor área superficial.

El investigador Luis Alberto Romero Cano, del Grupo de Investigación en Materiales de Carbón de la Facultad de Ciencias de la UGR, explica que, mediante un tratamiento químico posterior, “hemos conseguido añadir grupos funcionales al material, y volverlo selectivo para remover contaminantes orgánicos y metales presentes en el agua”.

Un estudio posterior llevado a cabo por los autores de este trabajo ha demostrado que es posible empacar estos nuevos materiales en columnas de lecho fijo, de forma similar a un filtro por el cual se hace pasar el agua contaminada en un proceso con un flujo continuo, tal como se realizan los tratamientos de aguas residuales. Mediante este estudio a escala laboratorio, ha sido posible obtener parámetros de diseño para proyectar el uso de estos materiales a mayor escala.

“Los resultados obtenidos muestran gran potencial de uso de estos materiales como adsorbentes capaces de competir contra el carbón activado comercial para la adsorción y recuperación de metales presentes en las aguas residuales, de tal forma que se podrían realizar procesos sostenibles en donde se obtengan productos con alto valor comercial a partir de residuos de la industria alimentaria”, señala Romero Cano.

Más información en la Universidad de Granada.

#Córdoba Nanopartículas de carbono y enzimas para conocer la contaminación de los ríos

Guadalquivir
Río Guadalquivir a su paso por Córdoba (España).
Guadalquivir River
Autor:Rafaelji. Fotografía digital tomada el 22 de junio de 2004.
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:R%C3%ADo_Guadalquivir_Cordoba.jpg CC

Hace dos años, la Academia de Ciencias Americana hacía saltar las alarmas. Un informe elaborado por científicos alemanes advertía desde las páginas de una de las revistas más prestigiosas del sector, la que edita la propia academia, que los gobiernos habían subestimado la contaminación por pesticidas de los ríos. La propia Organización de Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) habla de la amenaza para la supervivencia de importantes ecosistemas y para la salud humana y la Unión Europea hace años que cambió su normativa sobre uso de productos fitosanitarios para evitar, entre otros efectos, el deterioro de los ríos. El control de la calidad de las aguas resulta fundamental para activar los protocolos que minimicen los efectos de la posible contaminación y para eso se necesitan métodos de análisis que acorten el tiempo que transcurre entre la sospecha y la confirmación de la contaminación.

En este sentido, uno de los últimos números de la revista Sensors and Actuators B:Chemical ha publicado un trabajo de las investigadoras Sandra Benítez y Encarnación Caballero y el catedrático recientemente jubilado Miguel Valcárcel Cases, todos del Departamento de Química Analítica de la Universidad de Córdoba en el que presentan una nueva herramienta para el control de contaminación de los ríos. Se trata de una plataforma nanosensora  que combina por primera vez nanopartículas de carbono, concretamente los puntos quánticos de grafeno, con enzimas con el objetivo de provocar la reacción adecuada con un tipo de pesticida, el fenoxicarb, y facilitar su identificación  y cuantificación en medio acuático. Según explica Valcárcel, “desde el punto de vista básico, la aportación de la enzima es clave, ya que existen muy pocos antecedentes bibliográficos de esta aproximación novedosa. No cabe duda que se  abre el camino a muchísimas otras aplicaciones con fines de extracción de información.”Las pruebas se han desarrollado en laboratorio, pero según demuestran en su investigación el sistema cuenta con un elevado grado de sensibilidad, selectividad, sencillez, rapidez y reproducibilidad. “Estas características tan favorables son muy poco habituales en la mayoría de los nanosensores descritos hasta la fecha”, señala Valcárcel, que destaca el hecho de que son pocas las experiencias previas que hayan combinado enzimas y grafeno a escala nanométrica para conseguir test rápidos y fiables  de control de aguas contaminadas.

Más información en la Universidad de Córdoba.

 

 

 

#Granada #Sevilla Investigadores de las universidades de Granada y Pablo de Olavide crean nuevos materiales porosos para mejorar la captura de gases contaminantes

AlfedPalmersmokestacks
By Alfred Palmer [Public domain], via Wikimedia Commons

Las emisiones generalizadas de gases tóxicos procedentes de la combustión de carburantes fósiles representan importantes riesgos para la salud de las personas a escala mundial. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) apunta que la mala calidad del aire es directamente responsable de un octavo de las muertes totales globales. Por lo tanto, el desarrollo de tecnologías eficientes para capturar gases tóxicos de fuentes estáticas (plantas eléctricas) y móviles (vehículos) es un proyecto crítico para la sostenibilidad ambiental.

La investigación llevada a cabo gracias a la colaboración entre la Universidad Pablo de Olavide y la Universidad de Granada, demuestra que la modificación de sólidos porosos sintéticos de tipo red metalorgánica porosa, mediante la creación de defectos cristalinos, da lugar a una mejora significativa en la captura de gases contaminantes procedentes de la combustión de carburantes fósiles. En concreto, el personal investigador de estas universidades ha estudiado la captura de dióxido de azufre en redes defectuosas de pirazolatos de níquel intercambiadas con iones bario como consecuencia de interacciones específicas entre las moléculas de gas contaminantes y los defectos cristalinos.

Más información en la Fundación Descubre.

 

 

 

Ciencia Andaluza: determinan la presencia en la sangre menstrual de componentes químicos usados en productos de higiene personal

Ciencia Andaluza
Ciclo menstrual de la mujer – wikipedia

Científicos de la Universidad de Granada (UGR) han desarrollado una sencilla metodología analítica que permite determinar la presencia de contaminantes orgánicos (parabenos y benzofenomas) frecuentemente usados en productos de cuidado personal (PCPs) en muestras de sangre menstrual.

Enriqueta Barranco, directora de la Cátedra de Investigación “Antonio Chamorro-Alejandro Otero”, coordina junto a Olga OcónHernández este proyecto de investigación, en colaboración con miembros del Grupo CTS 515: “Aspectos avanzados en atención clínica a la mujer”, del departamento de Obstetricia y Ginecología y del Grupo A15 (Oncología básica y clínica) del Instituto de Investigación Biosanitaria de la UGR.

Los productos de cuidado personal (PCPs) incluyen cosméticos, artículos para el hogar y fármacos, entre otros. Estos productos se producen en enormes cantidades (miles de toneladas por año) debido al gran uso que le damos en nuestras acciones diarias. Dentro de los compuestos sintéticos usados en las formulaciones de PCPs se encuentran los parabenos y benzofenonas. Los parabenos se usan como conservantes en productos de higiene, bebidas, comidas y fármacos, mientras que las benzofenonas se usan fundamentalmente como filtros ultravioleta para la protección solar en cremas y lociones.

Como explica una de las autoras del trabajo, Olga Ocón Hernández, UGR, “la biotransformación de parabenos y benzofenonas (asimilación por parte del organismo) depende de la forma de exposición, pero se sabe que se transforman en derivados más sencillos que pueden ser excretados fácilmente por la orina. Sin embargo, debido a que nuestro sistema metabólico excretor no es completamente efectivo, estos compuestos pueden acumularse en diferentes compartimentos humanos, como tejido placentario y leche materna, entre otras matrices”.

Para más información, visite la fuente la noticia en la Universidad de Granada.

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Ciencia Andaluza: Las vibraciones de las obras molestan más a los propietarios que a los inquilinos

Ciencia Andaluza
Metro – Ciencia Andaluza – (c) Pixabay

Una excavadora abriendo una zanja, un martillo hidráulico trabajando, una línea férrea pasando demasiado cerca de unas viviendas… las obras civiles y las infraestructuras viarias pueden producir molestias a las personas que viven cerca. La más estudiada es el ruido que ocasionan, pero hay otro factor menos conocido: las vibraciones asociadas a todas estas labores. Un equipo de las universidades de Córdoba y Salford (Reino Unido) ha estudiado los efectos de estos traqueteos en personas que viven cerca de una línea de tren ligero y han observado que la percepción de la molestia es subjetiva. No todos los afectados notan el mismo efecto ante un mismo nivel de vibración.

 

El trabajo se ha realizado a partir de una estancia de la profesora del Departamento de Ingeniería Rural de la Universidad de Córdoba María Dolores Redel en la institución británica. Redel coordinó un proyecto financiado por la Fundación Mapfre complementario a un proyecto previo del Departamento de Medio Ambiente y Asuntos Rurales del Reino Unido para ampliar el conocimiento sobre las molestias de las vibraciones en personas. “Hasta ahora no había mucha literatura científica al respecto”, admite la investigadora. Para ello se fijaron en una particularidad de la red férrea inglesa, la más antigua del planeta.

 

Las ciudades británicas han crecido engullendo las vías, por lo que existen barrios muy próximos a estas redes viarias. El Reino Unido ha establecido una norma que establece los niveles de aceptabilidad de una vibración o un ruido, tanto para los ferrocarriles como para las obras civiles. Los investigadores trataron de saber si esos límites legales son reales.

 

Más información en: Universidad de Córdoba

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Ciencia Andaluza: La UCA participa en una expedición científica centrada en analizar la biodiversidad de la Isla de Príncipe

Ciencia Andaluza
Ciencia Andaluza

La Universidad de Cádiz, a través del catedrático del departamento de Biología Juan Lucas Cervera, participa en una nueva expedición científica, esta vez centrada en analizar los hábitats y la biodiversidad de la Isla de Príncipe, ubicada en el golfo de Guinea.

Esta iniciativa, en la que participan un total de 13 científicos, tendrá como objetivo principal cartografiar con detalle esta zona del planeta, además de elaborar un inventario de su fauna y su flora, examinar la posibilidad de crear en este entorno áreas marinas protegidas y realizar un estudio preliminar de la presencia de microplásticos en sus playas y biotas, entendidas estas últimas como conjuntos de especies de plantas, animales y otros organismos que ocupan un espacio concreto.

Para ello, desde el pasado 25 de octubre y hasta el próximo 14 de de noviembre, este equipo de investigadores contará con tres unidades operativas que cubrirán los diferentes aspectos de las actividades marítimas tales como los trabajos que deberán llevarse a cabo con la sonda y la cartografía y los muestreos bajo el agua y en la zona intermareal.

La presencia del catedrático de la Universidad de Cádiz, Juan Lucas Cervera, en esta expedición viene avalada por su intensa trayectoria investigadora, ya que en ella figura la descripción de unas 50 especies nuevas de moluscos y dos géneros de invertebrados marinos. De hecho, la UCA trabaja desde hace años en esta línea, prestando especial atención a la detección de lo que se denominan especies crípticas o pseudocrípticas, que se encuentran bajo el mismo nombre pero que en realidad son diferentes, y cuya detección requiere generalmente de la utilización de técnicas de biología molecular.

Esta expedición científica está organizada por la Reserva Mundial de la Biosfera de la UNESCO de la Isla de Príncipe, en el marco de su línea de trabajo de Biodiversidad y Hábitats marinos. Cuenta con el patrocinio de la Fundación Principe Trust, el Gobierno Regional de Príncipe, así como del proyecto EU-Ecoaqua y la Universidad de las Palmas de Gran Canaria

Fuente de la noticia: Universidad de Cádiz

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Foto: Wikipedia