#Córdoba Una investigación permite valorar genéticamente a los caballos trotadores en función de su capacidad para competir más años

Caballo
Caballo

El número de carreras de un caballo trotador es una herramienta prometedora para el análisis genético y la evaluación de los futuros equinos destinados a esta actividad deportiva. Así se desprende de una investigación desarrollada por la Universidad de Córdoba en colaboración con la Universidades de Sevilla y la Natural Resources and Life Sciences de Viena que estudia qué factores hacen que un caballo trotador tenga una mayor o menor vida productiva, es decir, cuente con más o menos capacidad para participar en carreras de forma competitiva, lo que en el sector equino se denomina longevidad funcional.

El estudio publicado recientemente en la revista Equine Veterinary Journal ha llegado a la conclusión de que se puede evaluar genéticamente a los animales en función de su vida productiva, lo que se traduce en el número de carreras que participa a lo largo de su vida. Según el catedrático de Genética de la UCO y coordinador de la investigación, Antonio Molina, este resultado “nos permite seleccionar a animales con capacidades de ser más o menos longevos funcionalmente, entendiendo este último término como el tiempo que el animal puede competir con buenos resultados”. Esto implica que el animal que tenga estas características “tiene una menor probabilidad de padecer a lo largo de su vida enfermedades del aparato locomotor que lo retiren de la competición o sufrir desgaste por el estrés, entre otras”.
El coste de la crianza de este tipo de animales es muy elevado y cuánto más probabilidad tenga un animal de competir y ganar carreras, más posibilidades habrá de rentabilizar la inversión. La también catedrática de Producción Animal de la Universidad de Sevilla e integrante de este equipo de investigación, Mercedes Valera, explica que uno de los objetivos de este estudio es aportar a los criadores información para poder seleccionar a animales hijos de aquellos que cuenten con unos genes que le permitan estar más tiempo compitiendo y con buenas perspectivas de obtener premios, además de una serie de recomendaciones sobre el tipo de entrenamiento que redunden en dicho objetivo.
Entre los factores que a juicio de los investigadores deben tenerse en cuenta para que los equinos tengan una vida productiva más amplia destacan la edad de inicio de su participación en competiciones, el tipo de pruebas, la distancia de las carreras en las que participan especialmente al comienzo de la competición y, sobre todo, la experiencia del entrenador y del conductor que lleve el sulky, denominación del carro desde el que se maneja a este tipo de caballos en las competiciones.
Hasta el momento, según indica Molina, este tipo de estudios de longevidad funcional se han realizado en España con vacuno de leche o de carne, pero nunca con equinos. El caballo trotador es una raza bastante desconocida en España, a excepción de las Islas Baleares, donde son los protagonistas de una actividad deportiva muy popular. Según explica la investigadora Valera, “España es junto con Francia, Italia y Suecia, una potencia a nivel europeo en estas competiciones que generan u impacto económico muy alto en el sector equino”.
Para el desarrollo de este estudio se han analizado 330.000 resultados de carreras a lo largo de 25 años, pertenecientes a 16.000 caballos y se han analizado junto con datos relacionados con la edad, ganadería, datos genealógicos de los animales, entrenadores y tipos de pruebas, entre otros.

Más información en la Universidad de Córdoba.

 

#Sevilla Demuestran la relación genética entre la conformación del caballo y su habilidad para la Doma Clásica

Ciencia Andaluza
Caballos

 

Expertos de la Escuela Técnica de Ingeniería Agronómica (ETSIA) de la Universidad de Sevilla han publicado un estudio que abre la puerta a la preselección por características morfológicos de caballos de Pura Raza Española (PRE) para fines deportivos. De este modo, el ganadero podría decidir de antemano a qué caballos entrenar para esta disciplina con resultados óptimos, ahorrando mucho dinero y utilizando caballos que, de otra forma, nunca serían usados para participar en pruebas de Doma Clásica.

“La inversión que un ganadero tiene que hacer en un caballo para Doma es muy alta. Por lo tanto, el ganadero arriesga mucho a la hora de elegir un potro al que empezar a domar para competir. Por primera vez se ha demostrado la relación genética entre la conformación del caballo y su habilidad para desarrollar los ejercicios de Doma Clásica”, explica la catedrática de la Universidad de Sevilla y directora del estudio, Mercedes Valera.

En esta investigación se han estudiado los rasgos morfológicos de 10.127 caballos de PRE y se ha llevado a cabo el análisis de funcionalidad deportiva de 1.545 caballos que compiten en esta modalidad.

Este estudio del grupo de investigación de la Universidad de Sevilla ‘Nuevas Tecnologías de Mejora Animal y de Sus Sistemas Productivos’ es uno de los resultados de la Tesis Doctoral ‘Development of genetic evaluation  methodologies of the conformation and functional potential sport of the Pura Raza Español horse‘, de la doctora María José Sánchez, desarrollada en colaboración con expertos de la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad de Córdoba. Actualmente este grupo de investigación, liderado por la catedrática Mercedes Valera, trabaja también en la búsqueda de marcadores moleculares (SNPs mediante chips de ADN) asociados a rendimiento deportivo, rendimiento reproductivo, comportamiento, enfermedades o defectos en caballos.

Más información en la Universidad de Sevilla

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Foto Pixabay