Ciencia Andaluza: Medio Ambiente confirma la primera puesta del año de una pareja de quebrantahuesos

Ciencia Andaluza
Ciencia Andaluza – Quebrantahuesos –

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha confirmado la puesta de la pareja de quebrantahuesos formada por Joseph y Keno, la primera que se produce este año en Andalucía en el Centro de Cría de Guadalentín (Jaén), dependiente de la Junta y gestionado por la Fundación Gypaetus. Por segundo año consecutivo, Keno ha sido la hembra que ha puesto el primer huevo de la temporada, en concreto el pasado día 5 de diciembre a las 10.35 horas, adelantándose de nuevo a Corba, la más veterana del centro.

Desde el momento de la puesta, el personal del centro ha intensificado el proceso de vigilancia de la incubación de la pareja para asegurar al máximo su éxito reproductor. No obstante, hay que esperar casi dos meses para saber si este huevo está embrionado o no.

El Centro de Cría de Guadalentín cuenta este año con siete parejas reproductoras: Cabús y Corba, Elías y Viola, Lázaro y Nava, Joseph y Keno, Andalucía y Salvia, Borosa y Toba y Tranco y Sabina. Cabe destacar que desde que comenzaron las cópulas de estas parejas el pasado mes de septiembre, los trabajos del personal dentro del recinto de jaulas  se reducen al mínimo, intensificándose además el aporte de material de construcción para los nidos y la observación de las parejas.

Plan de reintroducción
El Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos que desarrolla la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio pretende conseguir una población autónoma y estable de la especie en la región mediante la liberación de jóvenes ejemplares por el sistema de la cría campestre o  hacking. Con el empleo de esta técnica, originalmente utilizada en cetrería, se persigue lograr que el ejemplar asimile el área de la suelta como su lugar de nacimiento y, por tanto, regrese a ella para asentarse y reproducirse.

 

Más información en la web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Foto Pixabay

Ciencia Andaluza: La intensidad del color de los pollos influyen en sus padres a la hora de alimentarlos

Foto Pixabay
Foto Pixabay

Muchas de las aves que conocemos salen del huevo sin estar completamente desarrolladas y dependen  de sus padres, quienes los alimentan y los mantienen a temperaturas adecuadas en los nidos. Los padres  de estas aves, al llegar con alimento al nido, tienen que elegir qué polluelo alimentar y éstos compiten  entre ellos por conseguirlo emitiendo pitidos conspicuos y realizando movimientos extravagantes
(estiran el cuello, aletean, se levantan y empujan a sus hermanos) para así llamar la atención de los  padres. La intensidad con que los pollos realizan estos comportamientos está relacionada con la  necesidad de los pollos por recibir esa comida y, por tanto, sirven como señales para los padres en su  decisión de a quién alimentar. Los padres también utilizan otras características de los polluelos como es  el tamaño relativo del polluelo en relación con el de sus hermanos, y la coloración de determinadas  partes del cuerpo: la piel, el cielo de la boca y las bandas carnosas que bordean sus picos (boqueras).

Fuente de la noticia CSIC – Fundación Descubre

# Defiende la Ciencia Andaluza. Sin ciencia no hay futuro.

 

Ciencia Andaluza: Patentado un nuevo método portátil y más rápido para determinar el sexo de las aves

Foto Pixabay
Foto Pixabay

Investigadores de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y el CSIC han desarrollado un sistema que permite detectar el sexo de las aves de forma sencilla. La herramienta, ya patentada, realiza aproximaciones experimentales in situ empleando, por ejemplo, una batería de coche como fuente de energía externa.

Alejandro Centeno y Martina Carrete, de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla (UPO), y Miguel Delibes y José Luis Tella, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han desarrollado un nuevo método molecular que permite determinar el sexo de las aves de forma rápida –en menos de 90 minutos–.

 

Más información en la página del SINC

# Defiende la Ciencia Andaluza. Sin ciencia no hay futuro.