#Málaga La Universidad de Málaga cuenta con el único laboratorio en España de fotobiología dermatológica

Aunque la protección solar sea un tema protagonista del verano, su estudio no entiende de estaciones. Desde el año 2006, investigadores de la Universidad de Málaga trabajan en la búsqueda de nuevas tendencias en fotoprotección, hacia líneas inéditas que avancen en la relación luz y piel, a través del laboratorio de Fotobiología Dermatológica, un espacio único en España, que dirige el catedrático Enrique Herrera y se ubica en el Centro de Investigaciones Médicas de la UMA (CIMES)

“Mucho se ha hablado ya de los peligros de sobreexponernos al sol. Desde nuestro laboratorio damos un paso más, avanzamos hacia una fotoprotección inteligente mediante herramientas educativas basadas en las nuevas tecnologías, es más ampliamos fronteras hacia el estudio de la fototerapia, es decir, el uso beneficioso de la luz para el cuerpo”, explica el profesor de Dermatología José Aguilera.

En este sentido, se encuentran actualmente trabajando en un proyecto nacional para conocer los niveles de vitamina D en la población española, porque, tal y como asegura el experto, su efecto es muy positivo para prevenir ciertas enfermedades, como por ejemplo las digestivas y las cardiovasculares, además de su papel en la incorporación de calcio en los huesos.

No obstante, el buen diagnóstico de enfermedades cutáneas relacionadas con la exposición al sol es complejo, por lo que otro de los pilares de investigación y servicio de este laboratorio es la Unidad de Fotodiagnóstico, única en Andalucía y referencia para el resto de España.

Desde su creación en el año 2008, más de 130 pacientes han pasado ya por sus instalaciones, derivados por hospitales públicos y privados de toda la región.

“Nos ocupamos de detectar y tratar enfermedades provocadas por la luz solar y artificial en pacientes que presentan casos difíciles y requieren tratamientos más precisos”, asegura la dermatóloga y profesora de la UMA María Victoria de Gálvez.

Desde el laboratorio, ambos profesores, reproducen patologías en busca de soluciones que se adelantan a los problemas. Investigación y desarrollo de patentes para diagnósticos en fotodiagnóstico y fotoprotección que encuentran respuestas en territorios nuevos como, por ejemplo, el propio tejido de la ropa como protector solar.

El estudio de la sensibilidad de las personas frente al sol, la influencia de factores externos como perfumes o medicamentos y, por último, la reproducción de lesiones mediante fotoprovocación con luz, son los tres pilares básicos de la Unidad de Fotodiagnóstico de la UMA.

Más información en la web de la UMA.

 

#Sevilla Cómo integrar los dispositivos electrónicos en la universidad española

Tablet
Tablet

 

Investigadores de la Universidad de Sevilla han publicado el estudio ‘To take or not to take the laptop or tablet to classes, that is the question’, que ha sido recogido por la revista Computers in Human Behavior, publicación de referencia internacional sobre las implicaciones sociales de las nuevas tecnologías. En el artículo se analizan los determinantes socioeconómicos que explican el uso de portátiles y tablets en las aulas universitarias sevillanas, así como los factores que limitan su uso. También se explica el posible efecto Caballo de Troya que un uso no apropiado de los mismos, especialmente de las tablets, puede tener en el desenvolvimiento académico.

El estudio, realizado por los investigadores José Ignacio Castillo Manzano, Mercedes Castro Nuño, Lourdes López Valpuesta, Teresa Sanz Díaz y Rocío Yñiguez Ovando, concluye que el perfil del usuario del portátil en las aulas es diferente del usuario de la tablet. En el primer caso, prima la madurez, es decir, son alumnos que tienen experiencia en su uso en la educación preuniversitaria o que llevan varios años en la Universidad; además de tener unos rasgos socioeconómicos diferenciados como vivir fuera de casa de sus padres, sin tener ningún familiar a su cargo. Por su parte, el usuario de la tablet suele ser mujer, vive también en casa de sus padres y procede directamente del bachillerato.

El trabajo, que ha recibido la Mención Especial a la Innovación Docente en las XIII Jornadas Nacionales sobre Docencia de Economía Aplicada, emplea modelos microeconométricos sobre una muestra de 412 estudiantes de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Sevilla para analizar los perfiles de los alumnos que llevan un portátil o tablet a clase y las limitaciones para su expansión.

Para los autores, es preocupante la alta correlación que se obtiene entre el uso de la tablet y la mayor actividad de los alumnos en las redes sociales. Para el profesor Castillo, estos dispositivos, especialmente las tablets, “son un arma de doble filo, y, como otros estudios también resaltan, pueden ser el Caballo de Troya para que el entretenimiento entre de forma masiva en las aulas. Ello justificaría evaluar la limitación del acceso al wifi universitario a contenidos de escasa o nula relación académica, al menos durante las horas lectivas, si no queremos que la utopía acabe en distopía”.

El estudio también muestra que no hay barreras intelectuales ni técnicas para el uso de estos dispositivos, en una generación claramente nativa digital, de forma que su uso no está correlacionado con los conocimientos informáticos de los alumnos, ni con la nota de selectividad que obtuvieron.

Para el profesor Castillo, según las demandas explicitadas por los alumnos en este estudio, la construcción de este nuevo paradigma exige un papel activo de las universidades, mejorando tanto las infraestructuras físicas, especialmente el número de enchufes en las aulas, como las virtuales, entre las que destaca la calidad de la conexión wifi. A la vez, se debe favorecer la inmersión de los profesores, financiando Programas de apoyo a la Innovación Docente, para facilitar que los profesores promuevan una mayor integración de los dispositivos móviles en las actividades docentes. Según el profesor Castillo, los resultados del estudio muestran claramente que los alumnos demandan obtener un mayor rendimiento académico de los dispositivos en el aula, para compensar no sólo la inversión económica realizada en el portátil o la tablet, sino también el coste personal de cargar todo el día con los mismos.

Según el profesor Castillo, “el mobile learling o m-learning se ha convertido en un nuevo paradigma educativo en los países desarrollados como consecuencia de que los estudiantes, de forma generalizada, ahora disponen de dispositivos electrónicos con los que comunicarse y acceder a la información en tiempo real”. El m-learning busca que los alumnos aprendan en un entorno más cooperativo y con una mayor interacción con sus profesores. Sin embargo, el uso real de estos dispositivos en docencia está muy lejos de su potencial, tanto en las aulas universitarias españolas como en las preuniversitarias. De esta forma, en este caso de estudio, sólo una minoría de estudiantes llevaba el ordenador portátil o la tablet a clase con cierta regularidad, concretamente un 17,8% y un 16,8% respectivamente.

Fuente: Universidad de Sevilla.

 

#Sevilla Home En persona Galería de fotos Videoteca Blogs Equipo Canal Ciencia – UCC+i de la Universidad de Sevilla Ciencias CC. Salud CC. Sociales-Jurídicas Ingeniería-Arquitectura Humanidades Innovación Actividades Desarrollan una antena de cráneo para ayudar a valorar el dolor en pacientes con esguince cervical

Cervical
Cervical

 

El investigador Manuel Freire, del Departamento de Electrónica y Electromagnetismo de la Facultad de Físicade la Universidad de Sevilla, en colaboración con la empresa Biosensores Inteligentes para la Salud, ha desarrollado una antena de cráneo orientable de 32 canales para imagen por resonancia magnética a 3 Teslas, adaptada para los pacientes con movilidad craneal reducida que atiende el Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

El desarrollo de la antena se enmarca en un proyecto de investigación que se lleva a cabo en el Hospital Nacional de Parapléjicos y que está financiado por la Fundación Mutua Madrileña para desarrollar una metodología que permita valorar de manera objetiva el dolor en pacientes con esguince cervical, “una patología originada en un 98% en accidentes de tráfico y que afecta a más de 25.000 españoles cada año”, afirma el profesor Freire.

Los pacientes que se someten al estudio se hallan afectados de movilidad craneal reducida, por lo que la exigencia de orientabilidad espacial de la antena era esencial para poder acomodarse a cada paciente. Esta es una característica que hace de esta antena una herramienta única en su género.

“El diseño de la antena se planificó en colaboración con José Florensa, jefe del Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital, que hará uso de la misma en estudios de neuroimagen por espectroscopía de resonancia magnética de 3 Teslas para identificar marcadores del dolor y variaciones del perfil metabólico en distintas áreas del cerebro según la existencia de dolor crónico”, añade este investigador.

Con sus 32 canales, la antena además permite obtener imágenes de alta resolución y en un tiempo reducido al hacer uso de técnicas de aceleración de imagen en paralelo. Esto redunda en un gran beneficio para el paciente al permitir acortar el tiempo de estudio durante el cual el paciente ha de permanecer inmóvil en el escáner de resonancia.

Este avance científico-tecnológico ha contado con la colaboración y el apoyo del doctor en Física Jesús Tornero, de la empresa Biosensores y responsable del Área de Diagnóstico por Imagen del Hospital Los Madroños (Madrid), y el ingeniero mecánico Alberto Cantón.

Fuente: Universidad de Sevilla

 

#Almería Lodos de mármol para devolver el ‘verde’ a las canteras

Monumento a la entrada de Macael. Realizado con blanco, amarillo y gris Macael.

By ManuelSB (Own work) [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC BY-SA 4.0-3.0-2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0-3.0-2.5-2.0-1.0)], via Wikimedia Commons

 

Investigadores del grupo ‘Edafología aplicada’ de la Universidad de Almería, en colaboración con la Universidad de Granada, la Politécnica de Murcia y el Centro Tecnológico Leitat de Barcelona, han demostrado que la reutilización de lodos de mármol en zonas contaminadas por metales pesados contribuye al crecimiento de vegetación, lo que permite la recuperación del entorno y mejorar su impacto visual.

En concreto, los expertos han corroborado estos resultados en varias parcelas de Aznalcóllar (Sevilla) afectada por un vertido tóxico hace casi dos décadas. En ellas, han logrado recuperar zonas verdes que con anterioridad habían permanecido yermas.

Por otro lado, también han comprobado que en las laderas de las canteras de mármol de Macael (Almería), reaparece vegetación tras cubrir la zona con lodos de este mineral, ya que incrementa la humedad y hace posible que las plantas incrementen su enraizamiento en el suelo.

En este sentido, los investigadores iniciaron este proyecto recogiendo lodos de las balsas que se originan junto a las canteras. Tras procesar y caracterizar las micropartículas, determinar su composición, tamaño e indicadores de toxicidad, obtuvieron que estos residuos están libres de contaminantes.

Después de ello, los expertos realizaron pruebas de fijación de metales. En concreto, colocaron muestras de lodo en contacto con soluciones contaminantes con el objetivo de definir qué cantidad de metales podía adherirse a los residuos. “El resultado fue que los lodos procedentes de la industria del mármol podían precipitar la mayor parte de los principales contaminantes de la zona como cobre, zinc, cadmio, arsénico y plomo”, puntualiza a la Fundación Descubre el investigador de la Universidad de Almería y coautor de este estudio, Mariano Simón.

Una vez obtenidos los resultados a escala de laboratorio, ensayaron in vivo en pequeños invernaderos empleando distintos tipos de suelos, diferentes lodos y también contaminantes variados. “Probamos en macetas si el lodo propicia el crecimiento de cualquier tipo de flora, ya sean plantas, arbustos u otro tipo de vegetación”, matiza Simón.

A lo largo de todo este proceso, recogido en el estudio titulado ‘Using marble sludge and phytoextraction to remediate metal(loid) polluted soils’ y publicado en la revista Journal of Geochemical Exploration, los expertos utilizaron la planta conocida como Mostaza (Brassica juncea).

Más información en la fuente de la noticia: Amalia Rodríguez / Fundación Descubre

 

#Granada Un nuevo tratamiento neuropsicológico mejora la calidad de vida de pacientes que confabulan tras una lesión cerebral

Ciencia Andaluz
Cerebro

 

Científicos de la Universidad de Granada (UGR) han diseñado un tratamiento neuropsicológico que mejora notablemente la calidad de vida de pacientes que confabulan tras una lesión cerebral, una secuela que en la actualidad no tiene tratamiento. Una confabulación consiste en recordar algo que no ha ocurrido en realidad: la persona está totalmente convencida de algo que no existe o no ha sucedido.

Este estudio, publicado en la revista PLoS ONE, refleja un trabajo realizado desde el año 2010 hasta el año 2015 en el Hospital Universitario San Rafael de Granada, en colaboración con el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada.

A pesar de lo incapacitante que es la confabulación, siempre se ha considerado como una secuela “no tratable” y sólo quedaba dejar pasar el tiempo para ver si el paciente dejaba de confabular espontáneamente o continuaba haciéndolo de forma crónica, en cuyo caso la mayoría de ellos terminaban institucionalizados en residencias o centros de día ante la imposibilidad por parte de la familia de supervisarlos 24 horas al día. De ahí surgió la motivación de los investigadores de la UGR por intentar diseñar un tratamiento que fuera sencillo y fácil de realizar en cualquier ámbito sociosanitario.

Como explica la autora principal de este trabajo, Mónica Triviño, “estos pacientes te dicen por ejemplo, y están convencidos de ello, que por la mañana han estado en sus casas cocinando o que han ido a trabajar cuando, realmente, se encuentran hospitalizados. O te insisten en que han estado acompañados de una persona que no ha estado presente, llegando en algunos casos a afirmar que han estado paseando con familiares que, incluso, pueden haber fallecido hace tiempo”.

En otras ocasiones, los pacientes no sólo confabulan con su memoria, si no que las confabulaciones interfieren con lo que creen ver. Así, pueden confundir a personas desconocidas con conocidas, creer que el hospital es su casa o que la almohada de la cama es un niño pequeño acurrucado.

“Son pacientes muy peculiares, porque están completamente convencidos de sus memorias y percepciones, a pesar de ser objetivamente falsas. No obstante, es importante tener en cuenta que estas personas no quieren engañar, sino que recuerdan y/o perciben mal: simplemente las alteraciones en su cerebro hacen que la realidad estémuy confusa en sus mentes. Por tanto, requieren de supervisión continua porque suelen intentar comportarse de acuerdo a esa realidad falsa y quieren ir al trabajo, al mercado o levantarse cuando, por ejemplo, eso es imposible porque tienen la mitad del cuerpo paralizado”.

Los investigadores de la UGR han diseñado un tratamiento que consiste en nueve sesiones de una hora cada una, distribuidas en tres semanas. En el mismo se le presentan a los pacientes una serie de estímulos que deben recordar a posteriori (palabras, caras de famosos, fotografías de ellos mismos, objetos, noticias, etc.). Cuando deben recordar, surgen las confabulaciones; es decir, indican haber visto o escuchado cosas que realmente no les han sido presentadas.

Más información en la web de la Universidad de Granada.

 

#Córdoba ¿Por qué nos sentimos diferentes en condiciones microclimáticas similares?

Aula
Aula

Cuántas veces, en una oficina, en la consulta del médico o en una sala de teatro o de cine, por ejemplo, se observa que la sensación térmica o la percepción de humedad es muy diferente de unas personas a otras. Estas situaciones tan habituales, de estar en un mismo espacio y condiciones semejantes y no sentirse igual, es lo que ha inspirado a un grupo de investigación de la Universidad de Córdoba para indagar sobre sus causas y encontrar que existe una relación entre la latitud de la localidad donde nos situamos y las condiciones de confort, relación que puede ponerse de forma matemática.

La investigación, coordinada por el catedrático de E.U. del área de Física Aplicada de la Universidad de Córdoba Antonio Rodero, ha demostrado que las personas, aún estando expuestas a microclimas semejantes, tienen una percepción diferente de los parámetros óptimos de confort, según la localidad donde se encuentren. Dicha investigación ha combinado datos experimentales y medibles relacionados con el microclima con encuestas in situ, que han permitido obtener información sobre factores psicológicos.
En este estudio, realizado en colaboración con la Universidad TecnológicaAlumnado realizando las encuentas en clase   de Bialystok en Polonia dentro del proyecto de investigación interuniversitario “The possibility of the renewable energy sources usage in the context of improving energy efficiency and air quality in buildings and civil constructions”, se realizaron mediciones en el interior de edificios educativos de dos localizaciones climáticas diferentes -la ciudad de Bialystok (Polonia) y la localidad cordobesa de Belmez (España)- pero en días con condiciones microclimáticas similares. Se escogieron ocho aulas diferentes de estos edificios (4 en Bialystok y 4 en Belmez)  y se llevaron a cabo mediciones objetivas de las condiciones microclimáticas (temperatura, presión y humedad relativa del aire en el interior de la estancia) y otros parámetros como el nivel de ruido, ventilación, etc, a lo largo de los 60 minutos de duración de la clases. Al mismo tiempo se realizaron encuestas a los estudiantes sobre su percepción de confort sobre todos ellos. Estas encuestas se repitieron cada 15 minutos de clase para un total de 138 alumnos en Polonia y con 129 en España, un tamaño de muestra representativo, según las estadísticas de población de estudiantes universitarios.ÂÂ
Según se detalla en un artículo publicado recientemente en la revista ‘Applied Thermal Engineering’, el porcentaje de satisfacción de confort fue diferente para los alumnos en función de la localización, pese a que las condiciones a las que se expusieron fueron semejantes en un lugar y otro. Así, los resultados permitieron estimar rangos preferibles de ambientes en el interior de las aulas distintos para cada país de análisis. Un ejemplo de ello es que, si la temperatura en clase era de 23 grados, para los alumnos de Belmez la sensación era de frío, puesto que la temperatura media de confort para ellos en el mes de las medidas (septiembre) se sitúa en 27 grados y para uno de Bialystok, en cambio, era de calor, puesto que su temperatura media de confort baja hasta los 20,5 grados.ÂÂ
Otro resultado adicional de estudio es que el porcentaje de satisfacción de confort en los estudiantes disminuyó durante el tiempo de clase, un resultado que, según los científicos, apoya a otras investigaciones relacionadas con el tiempo óptimo de duración de una clase para garantizar el máximo aprovechamiento del alumnado. En este estudio se llega a la conclusión de que a partir de los 45 minutos, aunque las condiciones microclimáticas tienden a una estabilidad, la satisfacción de los estudiantes disminuye drásticamente. Siendo, por tanto, éste el tiempo óptimo de duración de una clase. El trabajo reflejado en ‘Applied Thermal Engineering’ también concluye que los datos de esta investigación pueden tenerse en cuenta en las normativas para la construcción de edificios educativos en las distintas localidades. El profesor Rodero señala que las condiciones microclimáticas óptimas deben tenerse en cuenta para el diseño del tipo de ventilación del edificio, así como los aislamientos térmicos de las aulas en cada uno de los territorios.
Para este trabajo, Rodero ha contado además con la colaboración del profesorado de la Escuela Politécnica Superior de Belmez, y del grupo de investigación FQM136: Física de Plasma: Diagnosis, Modelo y Aplicaciones.

Más información en la Universidad de Córdoba.

 

#Huelva Hallan insecticidas piretroides en huevos de aves de Doñana

Ciencia Andaluza
Parque Natural de Doñana – Foto Wikipedia

 

Los piretroides son insecticidas de uso muy extendido, desde el ámbito doméstico (antimosquitos, antipiojos, etc.) hasta las aplicaciones veterinarias y agrícolas. Algunos estudios en ratas expuestas a piretroides describen problemas en el sistema endocrino, así como descenso de la fertilidad.

Los efectos de los piretroides en los seres humanos no están claros, aunque se sabe que tienen efectos neurológicos y carcinógenos. De hecho, la Agencia de Protección Ambiental de los EE UU tiene clasificados algunos (cipermetrina, permetrina y bifentrina) como posibles carcinógenos.

Ahora, un estudio del CSIC, que cuenta con la participación de la Estación Biológica de Doñana (EBD), revela que la contaminación por estos insecticidas llega hasta huevos de aves silvestres del Parque Natural de Doñana. Aunque estudios anteriores habían demostrado la presencia de estos contaminantes en peces y delfines, es la primera vez que se hallan piretroides en animales terrestres. El trabajo se ha publicado en la revista Environmental Pollution.

Los científicos analizaron 123 huevos de aves silvestres de 16 especies (halcones, patos o lechuzas, entre otros), todas ellas residentes en Doñana o migratorias que visitan anualmente el parque natural. Los huevos analizados eran malogrados y se recolectaron entre los años 2010 y 2013, durante campañas de anillamiento de juveniles.

El 93% de las muestras presentaban niveles detectables de piretroides, alcanzando hasta los 324 nanogramos por gramo en las muestras más contaminadas. Los niveles son mayores en el caso de aves cuya dieta incluye residuos domésticos o industriales generados por el ser humano, como los que se hallan en los vertederos. Es el caso de la gaviota reídora, el milano negro o la cigüeña.

“Dado que este es el primer estudio sobre niveles de piretroides en aves, no podemos determinar si se trata de niveles elevados o no de contaminación. Sin embargo, sí sabemos que los niveles detectados son iguales o superiores a los de otros contaminantes persistentes como los retardantes de llama. Por eso, creemos que los piretroides deberían incluirse en los futuros estudios de contaminación en biota”, indica Ethel Eljarrat, investigadora del CSIC en el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC).

Potenciar la agricultura ecológica

Hasta el momento se pensaba que la toxicidad de piretroides en aves era baja gracias a su rápida metabolización. Pero este estudio demuestra que las aves acumulan y transmiten estos contaminantes a sus crías. Además, “no sabemos si las aves están preparadas para metabolizar esos compuestos cuando son crías, por lo que la carga de contaminante transferida al nacer puede conllevar efectos tóxicos aún desconocidos en su organismo”, añade Eljarrat.

Los problemas de Doñana, como apunta este estudio y otros anteriores realizados por el CSIC, no vienen solo de la cantidad de agua que se extrae del acuífero para riego agrícola, sino que también pueden estar provocados por el uso de insecticidas en las explotaciones tradicionales.

En este sentido, “potenciar la agricultura ecológica existente en el entorno, que ya es una de las más potentes del estado, parece una acción ambiental cada vez más necesaria”, apunta Fernando Hiraldo, coautor del estudio e investigador de la Estación Biológica de Doñana del CSIC.

Los insecticidas piretroides no son compuestos persistentes, ya que se degradan al ser expuestos a la luz solar, y en el medio ambiente acaban por desaparecer. Sin embargo, su uso está tan extendido que los focos de contaminación son constantes, y por eso se hallan siempre cantidades variables de ellos en el medio ambiente.

“Al no ser persistentes, no llegan a zonas alejadas de los focos de contaminación. Por eso, el hecho de detectarlos en aves de Doñana indica la existencia de focos de contaminación muy cercanos al parque, como podrían ser los cultivos de fresas y arroz. La presencia de algunos piretroides como la bifentrina, cuyo uso agrario está prohibido, podría señalar polución de origen diferente al uso agrícola, o bien, posibles prácticas agrícolas ilegales”, concluye Eljarrat.

Más información en la web de la Agencia SINC 

 

 

#Almería Una alumna de la UAL estudia los beneficios de la expresión corporal en personas con daño cerebral

Ciencia Andaluz
Cerebro

Una alumna de Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Universidad de Almería, Mirella Alonso Fernández, está haciendo su Trabajo de Grado en el CERNEP (Centro de Evaluación y Rehabilitación Neuropsicológica) estudiando los posibles beneficios de la expresión corporal sobre la conducta y el nivel de conciencia, sobre sus fortalezas y debilidades, en personas con daño cerebral adquirido.

Desde finales de abril Mirella Alonso trabaja en este proyecto en el que participan tres personas con daño cerebral adquirido. La intervención consiste en ocho sesiones divididas en cuatro semanas (dos sesiones por semana) de 45 minutos cada una. “En las sesiones se trabajan varios contenidos como la relación con los demás, la cooperación, la memoria y la atención, la empatía o la expresión. Antes y después de la intervención participantes y familiares realizaran unos test donde se compararan los posibles cambios en conducta y conciencia”, explica.

Esta alumna de la UAL quiere averiguar lo que ya se ha demostrado con personas sanas, “que la expresión corporal tiene influencia sobre algunas habilidades cognitivas como el pensamiento abstracto o la concentración, así como numerosos beneficios tales como ofrecer a la persona una inteligencia kinestésica, un incremento de sus habilidades de observación, físicas, cognitivas, sociales y afectivas, su autoestima, su pensamiento crítico, y creatividad motora. De igual forma, actividades relacionadas con la expresión corporal se han considerado adecuadas para producir mejoras en la autoestima y los estados de ánimo, tanto en niños como en adultos”.

De momento los resultados obtenidos son cuantitativos “ya que no les he pasado ningún cuestionario todavía. Sin embargo, desde que empezamos la intervención se les ve más animados y curiosos con lo que vamos a realizar ese día. Además, sienten menos vergüenza al relacionarse con sus compañeros y se muestran mas participativos y atentos a todas las dinámicas que se presentan”, señala.

Mirella Alonso asegura que aunque el objetivo de su Trabajo de Fin de Grado es mostrar si hay cambios o no en los participantes “he de decir que el mío personalmente es hacer que ellos experimenten lo que es la expresión corporal ya que con tan pocos participantes es casi imposible probar algo. Si el programa les gusta y les saca una sonrisa me quedare totalmente satisfecha”.

En este programa de expresión corporal para pacientes con daño cerebral se tratan los contenidos de interacción, cooperación, atención y memoria, empatía, expresión y percepción con ejercicios adaptados según las características de los participantes. Casi todos los ejercicios son en forma de juego donde se utiliza la música y cada uno se expresa y se mueve libremente.

Más información en la web de la Universidad de Almería

 

#Sevilla Investigadores de la Universidad Pablo de Olavide establecen que el ciclo de vida condiciona la invasión de la cotorra de Kramer

Rose-ringed Parakeet, Karkala, Karnataka, India
By ShivaShankar from Karkala (http://en.wikipedia.org/wiki/Karkala), INDIA (closer) [CC BY-SA 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)], via Wikimedia Commons

El desajuste entre el momento de reproducción y el clima local parece limitar el establecimiento y la expansión de una especie invasora, la cotorra de Kramer (Psittacula krameri). Es decir, la invasión de esta especie es limitada por criar antes de la llegada de la primavera. Este es el resultado de un estudio liderado por el alumno Álvaro Luna Fernández y su director Pim Edelaar, del Departamento de Biología Molecular e Ingeniería Bioquímica de la Universidad Pablo de Olavide, con la colaboración de un equipo internacional formado una red de expertos europeos en cotorras invasoras (ParrotNet), que se ha publicado en la revista internacional Biological Invasions.

Las especies invasoras son aquellas introducidas por el humano en áreas fuera de su distribución nativa y en muchos casos causan problemas en la biodiversidad local, la economía y la salud humana. La coincidencia o no del clima de su área nativa con el área invadida se suele considerar un factor que puede limitar la invasión de una especie. Este nuevo estudio sugiere que la coincidencia del clima no es suficiente, sino que el ciclo de vida también tiene que coincidir. Por ejemplo, un organismo originario de una zona con un clima similar a España podría establecerse pero no lograría perpetuarse si intentara criar en un momento muy distinto a lo habitual, por ejemplo en invierno en vez de en verano.

Las cotorras de Kramer, que tienen su origen en India y Pakistán, fueron muy vendidas como mascotas durante décadas. Por escapes o liberaciones, acabaron instalándose en más de 100 poblaciones en libertad en Europa en ciudades como Sevilla, Londres o Ámsterdam y en la actualidad han superado los 100.000 ejemplares. Este tipo de cotorra está clasificada entre las 100 especies de aves más invasoras del mundo, es considerada plaga agrícola en su área de origen y en Europa y provoca daños también a otras especies de animales como el Cernícalo Primilla y el murciélago Nóctulo Grande. Por estos motivos, hace unos años se prohibió su liberación, importación, cría y comercio en nuestro país.

Para entender cómo esta especie logró instalarse en algunas zonas de Europa pero no en otras, los investigadores recopilaron datos sobre fechas de cría en el área de origen y en diferentes ciudades donde aparece como invasora. Comparando estos datos con el desarrollo de la vegetación y el momento de cría de aves nativas, el resultado mostró que esta especie tiene un desajuste en el momento que elige para  empezar a criar y cuándo debería hacerlo, sobre todo en el norte de Europa. La cotorra empieza a criar cuando el invierno no ha dado aún suficiente paso a la primavera, de modo que para los pollos hay falta de comida y excesivo frío. Por tanto, el desajuste entre cuándo deberían criar y cuándo lo están haciendo realmente está interviniendo en su éxito reproductor. No se ha podido aclarar por qué las cotorras crían demasiado temprano, pero probablemente usan indicadores ambientales como los cambios en el número de horas de luz por día, que funcionan bien un su área nativa pero no tanto en su nueva área como invasor.

Más información en la Universidad Pablo de Olavide.

 

#Sevilla Una investigación sobre la deshabituación de benzodiacepinas del Distrito Sevilla y las Farmacias Comunitarias, premiada en el congreso de Semergen

Ciencia Andaluza
Pastillas

 

Un estudio sobre intervención comunitaria de deshabituación de benzodiacepinas, liderado por profesionales multidisciplinares de Distrito Sevilla y las Farmacias Comunitarias de su entorno, ha obtenido el premio al mejor proyecto de investigación del XII Congreso Andaluz de Médicos de Atención Primaria de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria en Andalucía (SEMERGEN-Andalucía).

El proyecto pretende demostrar que una misma intervención informativa breve llevada a cabo por distintos profesionales de la salud, independientemente de su ámbito laboral, consigue empoderar al paciente.

Así, la participación del personal y la recomendación de uso de guías de autoayuda, para el manejo de la ansiedad y el insomnio, forma parte de la terapia cognitivo-conductual que promueve la Consejería de Salud en su página web (http://www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud/principal/documentosacc.asp?pagina=gr_smental_23_12_gauto_2).

El paciente, al conocer los beneficios y riesgos del uso de benzodiacepinas (BZD), puede valorar la necesidad de la deshabituación en contacto con su médico y profesionales de la salud, para así minimizar los riesgos derivados del uso continuado de BZD. Para ello, el proyecto de investigación ha demostrado que un aspecto clave es la participación de diversos profesionales del SAS (Médicos, Enfermeros y Farmacéuticos de Atención Primaria) del Distrito Sanitario de Sevilla, conjuntamente con los Farmacéuticos Comunitarios de su entorno.

Los profesionales clínicos, al incorporar la toma de decisiones compartidas con el paciente, discuten sobre las ventajas e inconvenientes de las diversas posibilidades de tratamientos. De hecho, todos se benefician del uso de toma de decisiones compartida, pues mejora la calidad de la atención, aumenta de la satisfacción del paciente, mejora la adherencia del paciente a las recomendaciones de tratamiento mediante el enfoque que construye una relación de confianza y duradera entre los profesionales sanitarios y los pacientes.

Por otro lado, las guías de práctica clínica contemplan el uso de las BZD en segunda línea, de manera extraordinaria y como tratamiento a corto plazo (menos de 2 semanas, máximo 4), durante las crisis de ansiedad, cuando sea crucial el control de los síntomas, o en insomnio grave que interfiere con la vida cotidiana. Su uso de manera crónica no se recomienda.

Estudios previos disminuyen el uso crónico entre un 25-33% (NNT: 3.3-4), con unas tasas de abandono de hasta uno de cada cuatro pacientes intervenidos y el efecto se mantiene en el tiempo (6-12 meses), inclusive a los 10 años.

Las conclusiones denotan que a mejor decisión clínica es la que tiene en cuenta la información basada en la evidencia acerca de las opciones disponibles, el conocimiento y la experiencia del profesional, y los valores y preferencias del paciente.

Fuente de la noticia: Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.