Ciencia Andaluza: Una herramienta policial mejora la seguridad laboral en gasolineras y plantas solares

Ciencia Andaluza: Foto Pixabay
Ciencia Andaluza: Foto Pixabay

En el control de los aeropuertos, un policía puede acercarse con un pequeño sensor a cualquier pasajero y pasárselo por el reloj o la ropa. El gesto puede parecer absurdo, pero no es vacuo. El dispositivo está conectado a un sistema, llamado espectrómetro de movilidad iónica, y es capaz de encontrar rastros de explosivos o drogas que hayan quedado dispersos en la indumentaria del viajero sospechoso. Por medio de ella, se puede saber si se ha empleado un explosivo en un lugar o si existe una amenaza de atentado o ataque por parte de algún individuo. También facilita la detección de estupefacientes. “Es como un perro policía, pero con los beneficios de que no enferma”, explica Lourdes Arce, profesora del Departamento de Química Analítica de la UCO y responsable de la investigación.

 

Esta tecnología puede resultar ahora también útil en otros ámbitos y la Universidad de Córdoba (UCO) la ha validado para la detección de gases como el benceno o el tolueno, potencialmente cancerígenos, que podrían afectar a la salud de las personas que trabajan en lugares como estaciones de servicio.

Más información en la Universidad de Córdoba

 

Defiende tu futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Deja un comentario