#Málaga Genes: ¿aliados o enemigos en el tratamiento contra el cáncer?

Cromosomas
Cromosomas

 

Científicos del Departamento de Biología Molecular y Bioquímica de la Universidad de Málaga han desarrollado un modelo matemático que identifica genes resistentes a fármacos contra el cáncer. El estudio abre nuevas vías de abordaje con estrategias que detectan los genes de resistencia a fármacos específicos en cada uno de los subtipos celulares que componen el tumor.

Los investigadores han observado dentro de una misma población de líneas celulares cómo algunas células cancerígenas rechazan la acción de la quimioterapia y cómo otras presentan mayor sensibilidad a ella. A partir de los resultados de este estudio se abre la posibilidad de investigación sobre nuevos enfoques terapéuticos más precisos, dirigidos a los subtipos celulares con mejor disposición a cada uno de los distintos tratamientos.

Hasta el momento, los investigadores observaban las diferencias en la expresión génica del conjunto de células que conforman la muestra poblacional total del tumor. Pero el nuevo sistema permite la combinación de los datos de la composición en tipos celulares y de los valores de expresión de distintas líneas cancerígenas con el fin de encontrar los genes responsables de la resistencia a la medicación, expresados de forma específica en las distintas subpoblaciones celulares del tumor.

En esta línea, los expertos malagueños exponen el nuevo modelo de cálculo en el artículo ‘Mathematical deconvolution uncovers the genetic regulatory signal of cancer cellular heterogeneity on resistance to paclitaxel’ publicado en la revista Molecular Genetics and Genomics. En él han desarrollado las observaciones sobre 16 líneas tumorales, 8 resistentes y 8 sensibles al tratamiento con uno de los medicamentos más usados para quimioterapia en los cánceres más frecuentes.

A través del modelo que proponen los expertos, usado frecuentemente en el estudio de terremotos o en óptica, se mejora la identificación de biomarcadores que indican la resistencia a la quimioterapia teniendo en cuenta que dentro de cada población celular existe una heterogeneidad en la manera en la que expresan su respuesta. Por tanto, se trata de reconocer cuántas subpoblaciones celulares se encuentran dentro de esas líneas y caracterizarlas en función de su contribución a la expresión de los genes que causan la respuesta ante los medicamentos.

“Uno de los mayores problemas en la lucha contra tumores es la resistencia a fármacos, bien presente de una manera innata en el tumor o adquirida tras la exposición a la quimioterapia. Por tanto, la preocupación por desarrollar estrategias de tratamiento eficaces nos ha llevado a elaborar una fórmula que explique las causas genéticas de esta resistencia debidas a la composición en distintos tipos celulares de la población tumoral”, indica a la Fundación Descubre el investigador Juan Antonio García Ranea, autor del artículo.

Más información en la fuente de la notica en Remedios Valseca / Fundación Descubre

#Málaga La Universidad de Málaga cuenta con el único laboratorio en España de fotobiología dermatológica

Aunque la protección solar sea un tema protagonista del verano, su estudio no entiende de estaciones. Desde el año 2006, investigadores de la Universidad de Málaga trabajan en la búsqueda de nuevas tendencias en fotoprotección, hacia líneas inéditas que avancen en la relación luz y piel, a través del laboratorio de Fotobiología Dermatológica, un espacio único en España, que dirige el catedrático Enrique Herrera y se ubica en el Centro de Investigaciones Médicas de la UMA (CIMES)

“Mucho se ha hablado ya de los peligros de sobreexponernos al sol. Desde nuestro laboratorio damos un paso más, avanzamos hacia una fotoprotección inteligente mediante herramientas educativas basadas en las nuevas tecnologías, es más ampliamos fronteras hacia el estudio de la fototerapia, es decir, el uso beneficioso de la luz para el cuerpo”, explica el profesor de Dermatología José Aguilera.

En este sentido, se encuentran actualmente trabajando en un proyecto nacional para conocer los niveles de vitamina D en la población española, porque, tal y como asegura el experto, su efecto es muy positivo para prevenir ciertas enfermedades, como por ejemplo las digestivas y las cardiovasculares, además de su papel en la incorporación de calcio en los huesos.

No obstante, el buen diagnóstico de enfermedades cutáneas relacionadas con la exposición al sol es complejo, por lo que otro de los pilares de investigación y servicio de este laboratorio es la Unidad de Fotodiagnóstico, única en Andalucía y referencia para el resto de España.

Desde su creación en el año 2008, más de 130 pacientes han pasado ya por sus instalaciones, derivados por hospitales públicos y privados de toda la región.

“Nos ocupamos de detectar y tratar enfermedades provocadas por la luz solar y artificial en pacientes que presentan casos difíciles y requieren tratamientos más precisos”, asegura la dermatóloga y profesora de la UMA María Victoria de Gálvez.

Desde el laboratorio, ambos profesores, reproducen patologías en busca de soluciones que se adelantan a los problemas. Investigación y desarrollo de patentes para diagnósticos en fotodiagnóstico y fotoprotección que encuentran respuestas en territorios nuevos como, por ejemplo, el propio tejido de la ropa como protector solar.

El estudio de la sensibilidad de las personas frente al sol, la influencia de factores externos como perfumes o medicamentos y, por último, la reproducción de lesiones mediante fotoprovocación con luz, son los tres pilares básicos de la Unidad de Fotodiagnóstico de la UMA.

Más información en la web de la UMA.

 

#Málaga La UMA desarrolla una herramienta pionera que agiliza la gestión en investigación

Base de datos
Base de datos

 

Las tareas de gestión son una de las principales trabas que encuentran a diario los investigadores universitarios. Con el objetivo de minimizarlas y agilizarlas, los profesores de la UMA Cristina Urdiales y Eduardo Guzmán han desarrollado una herramienta pionera que integra todas las bases de datos relacionadas con la investigación en un sitio único.

Se trata de la plataforma ‘OGMIOS’, presentada esta mañana en la salón de grados de la Facultad de Psicología y la Facultad de Ciencias de la Educación, en un acto que ha reunido a numerosos investigadores de la Universidad de Málaga de las distintas  áreas de conocimiento, y que ha contado con el vicerrector de Investigación y Transferencia, Teodomiro López.

El vicerrector destacó el potencial de la herramienta, así como su gran utilidad para la comunidad universitaria, tanto usuarios como gestores.

Los profesores encargados de su desarrollo, por su parte, explicaron que con este programa se procesa e integra toda la información generada en torno a un investigador, siempre que proceda de fuentes fiables.

Número de patentes, publicaciones, proyectos o indicadores generales sobre la producción científica son algunos de los campos, entre otros muchos, que esta herramienta recoge y clasifica, permitiendo su edición por parte del investigador y actualización constante.

‘OGMIOS’ ya está activa y abierta a todos los miembros de la Universidad de Málaga, incluidos becarios de investigación.

Las directoras de secretariado de Investigación, Transferencia y Servicios e Institutos de Investigación, Carmen Pedraza, Zaida Díaz y Margarita Pérez, respectivamente; también han acudido a la presentación de esta herramienta, en cuyo desarrollo ha participado la Oficina de Transferencia de Resultados de la Investigación (OTRI).

Una plataforma que supone un paso más en la gestión de la investigación, desarrollada de forma pionera en la UMA, pero que ya ha iniciado los contactos para dar el salto a otras universidades españolas, como, por ejemplo, la de León.

Más información en la web de la Universidad de Málaga.

 

#Málaga: Un modelo matemático estima cómo carnívoros y homininos se repartían los recursos cárnicos en el pleistoceno inferior

Spreading homo sapiens la
By NordNordWest (File:Spreading homo sapiens ru.svg by Urutseg) [Public domain], via Wikimedia Commons

 

Desarrollado por investigadores de la UMA, ha evaluado la disponibilidad del alimento en un momento previo a la llegada de las primeras poblaciones humanas a Europa

El investigador Guillermo Rodríguez, dirigido por el catedrático de Paleontología Paul Palmqvist, ha desarrollado un modelo matemático que permite estimar cómo los carnívoros y los homininos-  una tribu de primates hominoideos caracterizados por la postura erguida y la locomoción bípeda-  se repartían los recursos cárnicos en las comunidades del Pleistoceno inferior.

En concreto, el modelo de Rodríguez evaluó la cantidad de carne disponible y la intensidad de la competencia entre las especies de carnívoros en un momento previo a la llegada de las primeras poblaciones humanas a Europa. No obstante, este modelo se ha usado previamente en los yacimientos de Atapuerca en Burgos y Orce en Granada para un estudio similar, pero entre carnívoros y humanos.

“Partimos de la estimación de las densidades de población de estas especies, en función de su masa corporal y su nivel trófico, es decir según la forma en la que obtienen materia y energía; para luego, teniendo en cuenta aspectos como la tasa de natalidad, la metabólica o la longevidad potencial, calcular sus requerimientos cárnicos y el grado de satisfacción a partir de la biomasa producida por sus presas potenciales, los herbívoros”, explica el catedrático.

“Calculada la biomasa, se modeliza su distribución entre las especies de carnívoros, teniendo en cuenta la información previa sobre tipos y tamaños de presa óptimos para los mismos, permitiendo estimar también las densidades de población que podrían tener estos y, en función de todo ello, el nivel de intensidad alcanzado en la competencia por los recursos”, continúa.

Colonización humana en Europa

La cronología de la primera dispersión del género humano hacia Eurasia desde el continente africano, la cuna natal de la humanidad, se ha visto sometida a debate durante las últimas décadas. Así, la presencia humana más antigua fuera de África se encuentra en el yacimiento de Dmanisi (Georgia, Cáucaso), cuya edad se sitúa en torno a un millón ochocientos mil años.

En cambio, según los investigadores, los asentamientos del subcontinente europeo son sistemáticamente más jóvenes, como ocurre con los yacimientos de Barranco León- y Fuente Nueva en Orce (Granada), con una cronología de un millón cuatrocientos mil años, o Sima del Elefante en la Sierra de Atapuerca (Burgos), con alrededor de un millón doscientos mil años.

“Este desfase temporal sugiere que la demora de casi medio millón de años en la colonización humana de Europa occidental pudo venir motivada por la existencia de condiciones ecológicas adversas, aunque el retraso también pudo deberse a la existencia de barreras a dicha dispersión, como las cadenas montañosas y los grandes cursos fluviales que salpican la geografía europea, que dificultarían los movimientos de las poblaciones humanas”, aclaran.

Más información en la Universidad de Málaga.

 

#Málaga Analizan la figura de los defensores de los lectores como garantes de la calidad periodística

Prensa
Prensa

El defensor del lector (también conocido como ombudsman) nace en 1967 en el seno de las cabeceras estadounidenses The Courier Journal y The Louisville Times como respuesta a un contexto de pérdida de confianza en los medios. A partir de esa fecha hasta nuestros días periódicos de todo el mundo han ido asumiendo en sus redacciones esta figura como principal defensor de la calidad y la transparencia periodísticas, y como intermediario entre los lectores y el medio.

Cinco décadas después, esta figura está presente en un gran número de redacciones de todo el planeta, ocupada tanto por hombres como por mujeres, aunque no desarrollan su cometido de igual forma en todos los medios. En esta línea, investigadores de la UMA y la UV han publicado un estudio que profundiza en el rol del ombudsman y en los distintos modos de actuación a la hora de llevar a cabo su labor.

El trabajo, titulado “Ombudsman y lectores activos. La interacción en torno a la calidad periodística” y publicado en Revista Latina de Comunicación Social, ha analizado las páginas de medios como El País (España), The Guardian (Reino Unido), A Folha de São Paulo (Brasil), Le Monde (Francia), The New York Times (Estados Unidos) o Toronto Star (Canadá), entre otros. “Las conclusiones, señala el doctor Juan Francisco Gutiérrez Lozano, del Departamento de Periodismo de la UMA, ponen de manifiesto que el ombudsman en la mayoría de los casos se erige antes como un referente diplomático que modera el debate o se convierte en interlocutor de los lectores, que como un rol capaz de garantizar el cumplimiento de los criterios de calidad o de cuestionar las decisiones editoriales del medio”.

Entre los resultados, destaca que un tercio de las columnas analizadas están centradas en errores y aspectos formales o de carácter deontológico. Como muestra, en el periodo analizado (enero 2014 – diciembre 2015), en el británico The Guardian uno de cada cinco de este tipo de artículos se dedica a comentar quejas sobre errores numéricos o de interpretación. Por otro lado, un tercio de los textos recogidos en la sección del Defensor del Lector en periódicos como Le Monde o A Folha de São Paulo analizan el contenido, el uso de fuentes o cuestiones editoriales. Los expertos sostienen en su estudio que el ombudsman centra su cometido en “escuchar las quejas, investigarlas y dar respuesta al lector o espectador, pero también en mediar para dar a conocer el trabajo periodístico, corregir los errores, publicar las conclusiones de los casos más significativos, y de modo genérico, actuar como un supervisor en la autorregulación de los profesionales”.

Asimismo, las cuestiones deontológicas cobran especial protagonismo en cabeceras como La Tribune de Genève-Tamedia (Italia) y El País. En ellas casi un tercio de las columnas tratan temas relacionados con el enfoque informativo sobre reportajes de corte negativo hacia instituciones como universidades públicas o sindicatos, la difusión de imágenes de actos criminales, los límites de la sátira, la identificación de implicados en crímenes o la connivencia entre periodistas y políticos.

Los autores añaden que “si bien las conclusiones revelan la centralidad de la calidad periodística en el debate, también muestran la diplomacia con la que se enfrentan a muchas de las cuestiones, más con una actitud de defensa o de justificación que con una voluntad real de llegar al fondo y asumir ante los lectores la raíz de los fallos”. A esto se une que la imagen trasladada de los lectores activos que hacen uso de este canal para contactar con el medio está lejos de resultar hostil a este. Según recoge el análisis, “predomina el lector con criterio propio, es decir, aquel que aporta visiones complementarias que enriquecen el debate, frente al inquisitivo, que exige explicaciones con rudeza, o el puntilloso y extremadamente perfeccionista, en particular en cuestiones formales y de expresión”.

Tras la publicación de los resultados, los expertos abogan por impulsar nuevas líneas de investigación orientadas esta vez a comparar el quehacer de distintos “defensores” en un mismo medio con el objetivo de profundizar aún más en el conocimiento de esta figura.

Más información en la web de la Universidad de Málaga

 

#Málaga Desarrollan un dispositivo único en el mundo contra la apnea del sueño

Sueño
Sueño

 

Investigadores de la Universidad de Málaga junto con la empresa Ortoplus-OrthoApnea han diseñado un dispositivo único en el mundo contra la apnea del sueño, un paso más en la lucha contra esta enfermedad que, gracias a esta colaboración de más de dos años entre ambas partes, ha encontrado una solución personalizada y de última tecnología.

Se trata de una patente mundial que, según destacan sus promotores, “revolucionará la Medicina Oral del Sueño, ya que no existe nada parecido en el mercado”, y que, finalmente, verá la luz el próximo mes de octubre en el marco del Congreso del Sueño de Praga.

Un nuevo dispositivo intraoral totalmente personalizado, elaborado con materiales biocompatibles y fabricado con una impresora 3D, de la mano de los investigadores del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Málaga Juan Antonio Cabrera y Alex Bataller.

Una personalización pionera que se consigue a través de un estudio del movimiento mandibular. “Hemos llevado a cabo un análisis cinemático de la mandíbula, en busca de parámetros capaces de predecir su movimiento”, explican los profesores de la UMA.

Plataforma tecnológica

Crear una red de comunicación para especialistas que tratan estas patologías a través de una plataforma tecnológica, es otro de los objetivos de este proyecto. “Un punto de encuentro donde cualquier médico del mundo podrá introducir parámetros para desarrollar el dispositivo de forma individualizada”, afirma el director General Ortoplus, Jesús García.

Tecnología big data aplicada a la salud que permitirá, a partir de datos infinitos de pacientes, optimizar el proceso productivo, así como la mejora continua del dispositivo.

Un avance científico que supone un paso adelante en la lucha contra la apnea, una patología que afecta a gran parte de la población. Ocho de cada diez hombres y seis de cada diez mujeres padecen trastornos respiratorios durante el sueño, con consecuencias directas para la salud como la hipertensión o las cardiopatías, tal y como destaca el director de OrthoApnea, Julio Moral. 

Una apuesta de la empresa Ortoplus, líder en la comercialización de dispositivos de avance mandibular, que ha encontrado en la investigación de la Universidad de Málaga su mejor aliado y que ha sido posible gracias a la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI).

Un proyecto interdisciplinar que implica a expertos de materias diversas como la biomecánica, la cinemática, la física, las matemáticas, la nanotecnología, y la odontología.

Fuente: Universidad de Málaga

 

#Málaga Un investigador de la UMA participa en el desarrollo de un nuevo modelo metabólico del maíz

Maíz
Maíz

 

El maíz es la planta más cultivada por la humanidad. En los últimos cien años, su mejora a partir de la obtención de nuevas líneas de maíz ha sido una constante, a la búsqueda de nuevas variedades que permitan la disminución del uso de fertilizantes en su producción.

El investigador del departamento de Biología Molecular y Bioquímica de la Universidad de Málaga Rafael Cañas, de la mano de grupos de investigación franceses, ingleses y estadounidenses, ha estudiado las bases metabólicas y bioquímicas del maíz para encontrar nuevos cultivos que permitan la disminución de abonos químicos.

“A pesar de los avances científicos, la obtención de buenas cosechas sigue dependiendo de la aplicación en los suelos agrícolas de fertilizantes con alto contenido de nitrógeno, lo que supone un impacto negativo en el medio ambiente”, afirma el profesor Rafael Cañas.

Su trabajo supone un paso más, un nuevo modelo metabólico de las hojas del maíz, a partir del estudio de diecinueve líneas diferentes de esta planta, tanto europeas como americanas, que cubren buena parte de su diversidad genética a nivel mundial y que posibilitará una reducción de su dependencia de los fertilizantes.

La prestigiosa revista ‘The Plant Cell’, considerada la primera publicación en plantas a nivel mundial, se ha hecho eco de esta investigación pionera con la publicación de un artículo científico.

El estudio ha sido llevado a cabo en colaboración con el Instituto Jean-Pierre Bourgin del INRA en Versalles (Francia), el Centro Bordeaux-Aquitaine del INRA en Burdeos (Francia), la Universidad de Angers (Francia), el Centro Génétique Quantitative et Évolution/Le Moulon del INRA en Gif-sur-Yvette (Francia), la Universidad de Lancaster (Reino Unido) y la Universidad de Pennsylvania State (EEUU).

El doctor Rafael Cañas es el investigador principal de un  proyecto de investigación concedido por el Ministerio de Economía y Competitividad en el marco del programa de ‘Proyectos de I+D+i para Jóvenes Investigadores’.

Más información en la Universidad de Málaga.

 

#Málaga Desarrollan un modelo numérico para mejorar la respuesta de la pala de pádel frente al impacto de la pelota

Paddle
Paddle

 

Aplicar la ingeniería para mejorar el golpe en el juego de pádel, ese es el objetivo de los profesores de la Universidad de Málaga Germán Castillo y Felipe García, que han desarrollado simulaciones numéricas para estudiar la respuesta de la pala frente al impacto de la pelota, con el fin de identificar los materiales más adecuados para su composición, así como su relación con parámetro de interés como la rigidez, la absorción de la energía o, incluso, el tamaño, número y distribución de los agujeros.

Este proyecto pionero se ha llevado a cabo junto con la compañía malagueña ‘Shark Padel’ y, en concreto, se ha centrado en su modelo de pala ‘Marvel’, realizado en fibra de vidrio, carbono y espuma polimérica. Un convenio de colaboración, cuya fase preliminar acaba de finalizar, que acerca la empresa a la I+D+i que se genera en la Universidad, en busca de un aumento de su competitividad y posición en el mercado.

¿Por qué una pala funciona mejor que otra? Es la pregunta que estos dos investigadores de la Escuela de Ingenierías Industriales tratan de desvelar “jugando” con los modelos numéricos. “Primero caracterizamos los materiales que la componen para obtener sus propiedades y, luego, introducimos estas en el modelo numérico de elementos finitos que hemos desarrollado, a partir de los ensayos realizados con la máquina de impacto vertical CEAST 9350, que mide su repetitividad”, explica Castillo.

Un trabajo complejo que ya ha dado los primeros resultados. Y es que, según destacan los profesores, de las propiedades viscoelásticas y la rigidez de los materiales depende, en gran medida, la respuesta de la pala. De ahí la importancia de definir su composición y el estudio sistemático de la misma.

Un análisis innovador con el que la gran mayoría de las empresas no cuentan, pero que, sin embargo, se traduce en ahorro. “En el pádel se trabaja mucho con las sensaciones. Son los jugadores los que directamente prueban las palas y las valoran. Nosotros nos adelantamos. Damos una evaluación técnica previa, que equivale a un ensayo virtual con el que, si detectamos que no funciona, nos podemos saltar el prototipo”, afirma Castillo, quien también señala que otro beneficio, sin duda, es la mejora en el proceso de fabricación.

Más información en la Universidad de Málaga.

 

#Córdoba #Málaga #Granada #Sevilla Nanotubos de carbono para monitorizar desde dentro las obras públicas

Ejemplo de uno de los sensores diseñados por el equipo de la Universidad de Córdoba. / UCO
Ejemplo de uno de los sensores diseñados por el equipo de la Universidad de Córdoba. / UCO

 

Cada vez que concluye la obra de una nueva infraestructura pública y una vez superados los fastos de las inauguraciones, se corta la cinta y se marchan los fotógrafos, comienza el trabajo silencioso de los técnicos encargados de evaluar el estado del nuevo puente, presa o carretera. Las grandes obras públicas requieren un control permanente que garantice su conservación a lo largo del tiempo. Actualmente, esa evaluación se realiza a través de sensores externos que monitorizan la salud estructural de las construcciones tomando medidas de vibraciones y aceleraciones y comparándolas con modelos teóricos que permiten simular el comportamiento de la estructura ante la acción de cargas.

Ese sistema de control exige tiempo –el de los técnicos encargados de tomar las medidas– y dinero –el empleado en la tecnología de sensores necesaria–. Para reducirlos, el equipo de investigación TEP 167 Mecánica de sólidos y estructuras de la Universidad de Córdoba, junto a investigadores de las universidades de Málaga, Granada y Sevilla, ha abierto una nueva línea de investigación para diseñar nuevos sensores que puedan ser introducidos en los propios materiales con los que se construyen las nuevas infraestructuras. El proyecto cuenta con el apoyo del Ministerio de Economía y Competitividad.

La idea es generar compuestos de base cemento (cemento, mortero u hormigón), adicionados con nanotubos de carbono para mejorar su resistencia y propiedades eléctricas. Así, al introducir los nanotubos en los elementos estructurales de las construcciones, como las vigas, se logra abrir canales de comunicación dentro de la nueva infraestructura.

Esta idea se puede asemejar a la función que desarrollan, por ejemplo, los microchips de las mascotas, es decir, ofreciendo información desde dentro del cuerpo, en este caso, de la obra pública. Son lo que se conoce como Smart Structures o estructuras inteligentes. Para conseguirlo, el equipo de investigación que lidera el profesor Rafael Castro ha echado mano de la nanotecnología, concretamente, de los nanotubos de carbono y su extraordinaria capacidad conductiva, diseñando cubos de unos 50 mm de lado para ser integrados en estructuras constituidas por hormigón estructural.

 

Continúa en la Agencia SINC

 

#Málaga #Cádiz Estudian las claves simbólicas con las que se concebían los tsunamis en el mundo antiguo

Tsunami
Tsunami

Establecer los límites entre tierra y mar ha sido una preocupación desde siempre. Ya en el mundo antiguo, los habitantes del Mediterráneo se fijaron en los tsunamis, integrándolos en su visión del cosmos y generando respuestas religiosas destinadas a evitar que se repitieran.

El estudio de las representaciones culturales de los cataclismos en la antigüedad es el objetivo del proyecto de investigación del profesor de la Universidad de Málaga Manuel Álvarez, quien busca interpretar las claves simbólicas con las que se procesaban estos desastres naturales en el imaginario colectivo y las respuestas que se generaban ante la catástrofe.

“Las gentes de aquella época percibían el tsunami como la transgresión de un límite cósmico, de la barrera simbólica impuesta por la divinidad entre la tierra y el mar durante la creación. Se entendía como una ruptura de la relación de concordia entre ambos elementos y, por tanto, como un retorno al caos primigenio”, explica el investigador, que para estudiar estas imágenes acude a fuentes literarias antiguas e investigaciones recientes en el campo de la paleosismología, la geomorfología y la arqueología.

“Por una parte, analizo la imagen de la relación entre tierra y mar en las cosmogonías y cosmologías en contextos culturales del Próximo Oriente antiguo, Grecia y Roma; y por otra, reviso las representaciones concretas del tsunami en la tradición literaria antigua, catalogando todas las noticias sobre este tipo de eventos. Un caso paradigmático es el del tsunami del 365 d.C. que afectó a Alejandría y que relata, entre otros, el historiador Amiano Marcelino”, afirma.

Respuesta religiosa

Álvarez ha llevado su trabajo a un destino concreto. La antigua Cádiz –Gadir para sus fundadores fenicios y Gades para los romanos- y las comunidades del Golfo de Cádiz, zona que fue afectada -al menos- por dos eventos de oleaje extremo en época fenicia y altoimperial romana, en la segunda mitad del primer milenio a.C. y a mediados del siglo I d.C.

“Mi hipótesis es que el impacto de estos tsunamis en la población quedó reflejado en la gramática religiosa del santuario de Heracles-Melqart en Gades, un importante centro de culto, célebre en el mundo antiguo, del que no quedan restos estructurales, pero del que se conservan noticias y referencias en las fuentes literarias antiguas”, aclara el profesor.

“Ciertos elementos del santuario pueden ponerse en relación con la cuestión del tsunami, con la lógica del mantenimiento de la concordia entre la tierra y el mar, y del fortalecimiento del límite divino impuesto al mar frente al riesgo de inundación”, continúa Álvarez, quien para este trabajo está revisando las tradiciones literarias en torno a la figura del dios fenicio Melqart, identificado con el Heracles griego y el Hércules romano, y sobre su santuario en Cádiz. Su investigación apunta que los eventos catastróficos de inundación marina potenciaron el carácter de esta divinidad como protectora frente a la amenaza del mar.

Contribuir a una mejor identificación de los eventos de oleaje extremo que tuvieron lugar en el Golfo de Cádiz en la antigüedad es otro de los objetivos de este proyecto de I+D+i. El investigador sostiene en este sentido que resulta necesario “afinar en la datación” del tsunami de gran intensidad que afectó a la costa suroeste de la Península Ibérica en el primer milenio a.C., fechado actualmente a finales del s. III a.C., y del que hay indicios que apuntan a que podría ser anterior. “El estudio de las fuentes históricas hace pensar que esta datación puede ser sometida a revisión”.

‘El tsunami en las representaciones culturales del mundo antiguo: GadirGades y el Golfo de Cádiz como caso de estudio’ es un proyecto de 3 años del MINECO que lidera el profesor de Historia Antigua Manuel Álvarez. Auspiciado por el Vicerrectorado de Investigación y Transferencia de la UMA, cuenta con la colaboración de investigadores de la UMA, del Centro de Arqueología Subacuática del IAPH en Cádiz; del Istituto di Studi sul Mediterraneo Antico de Roma; de la Ohio State University; del CNRS francés y de la Universidad de Oxford.

Fuente: Universidad de Málaga.