#Sevilla Investigadores de la Universidad Pablo de Olavide establecen que el ciclo de vida condiciona la invasión de la cotorra de Kramer

Rose-ringed Parakeet, Karkala, Karnataka, India
By ShivaShankar from Karkala (http://en.wikipedia.org/wiki/Karkala), INDIA (closer) [CC BY-SA 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)], via Wikimedia Commons

El desajuste entre el momento de reproducción y el clima local parece limitar el establecimiento y la expansión de una especie invasora, la cotorra de Kramer (Psittacula krameri). Es decir, la invasión de esta especie es limitada por criar antes de la llegada de la primavera. Este es el resultado de un estudio liderado por el alumno Álvaro Luna Fernández y su director Pim Edelaar, del Departamento de Biología Molecular e Ingeniería Bioquímica de la Universidad Pablo de Olavide, con la colaboración de un equipo internacional formado una red de expertos europeos en cotorras invasoras (ParrotNet), que se ha publicado en la revista internacional Biological Invasions.

Las especies invasoras son aquellas introducidas por el humano en áreas fuera de su distribución nativa y en muchos casos causan problemas en la biodiversidad local, la economía y la salud humana. La coincidencia o no del clima de su área nativa con el área invadida se suele considerar un factor que puede limitar la invasión de una especie. Este nuevo estudio sugiere que la coincidencia del clima no es suficiente, sino que el ciclo de vida también tiene que coincidir. Por ejemplo, un organismo originario de una zona con un clima similar a España podría establecerse pero no lograría perpetuarse si intentara criar en un momento muy distinto a lo habitual, por ejemplo en invierno en vez de en verano.

Las cotorras de Kramer, que tienen su origen en India y Pakistán, fueron muy vendidas como mascotas durante décadas. Por escapes o liberaciones, acabaron instalándose en más de 100 poblaciones en libertad en Europa en ciudades como Sevilla, Londres o Ámsterdam y en la actualidad han superado los 100.000 ejemplares. Este tipo de cotorra está clasificada entre las 100 especies de aves más invasoras del mundo, es considerada plaga agrícola en su área de origen y en Europa y provoca daños también a otras especies de animales como el Cernícalo Primilla y el murciélago Nóctulo Grande. Por estos motivos, hace unos años se prohibió su liberación, importación, cría y comercio en nuestro país.

Para entender cómo esta especie logró instalarse en algunas zonas de Europa pero no en otras, los investigadores recopilaron datos sobre fechas de cría en el área de origen y en diferentes ciudades donde aparece como invasora. Comparando estos datos con el desarrollo de la vegetación y el momento de cría de aves nativas, el resultado mostró que esta especie tiene un desajuste en el momento que elige para  empezar a criar y cuándo debería hacerlo, sobre todo en el norte de Europa. La cotorra empieza a criar cuando el invierno no ha dado aún suficiente paso a la primavera, de modo que para los pollos hay falta de comida y excesivo frío. Por tanto, el desajuste entre cuándo deberían criar y cuándo lo están haciendo realmente está interviniendo en su éxito reproductor. No se ha podido aclarar por qué las cotorras crían demasiado temprano, pero probablemente usan indicadores ambientales como los cambios en el número de horas de luz por día, que funcionan bien un su área nativa pero no tanto en su nueva área como invasor.

Más información en la Universidad Pablo de Olavide.

 

Ciencia Andaluza: La intensidad del color de los pollos influyen en sus padres a la hora de alimentarlos

Foto Pixabay
Foto Pixabay

Muchas de las aves que conocemos salen del huevo sin estar completamente desarrolladas y dependen  de sus padres, quienes los alimentan y los mantienen a temperaturas adecuadas en los nidos. Los padres  de estas aves, al llegar con alimento al nido, tienen que elegir qué polluelo alimentar y éstos compiten  entre ellos por conseguirlo emitiendo pitidos conspicuos y realizando movimientos extravagantes
(estiran el cuello, aletean, se levantan y empujan a sus hermanos) para así llamar la atención de los  padres. La intensidad con que los pollos realizan estos comportamientos está relacionada con la  necesidad de los pollos por recibir esa comida y, por tanto, sirven como señales para los padres en su  decisión de a quién alimentar. Los padres también utilizan otras características de los polluelos como es  el tamaño relativo del polluelo en relación con el de sus hermanos, y la coloración de determinadas  partes del cuerpo: la piel, el cielo de la boca y las bandas carnosas que bordean sus picos (boqueras).

Fuente de la noticia CSIC – Fundación Descubre

# Defiende la Ciencia Andaluza. Sin ciencia no hay futuro.

 

Ciencia Andaluza: Patentado un nuevo método portátil y más rápido para determinar el sexo de las aves

Foto Pixabay
Foto Pixabay

Investigadores de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y el CSIC han desarrollado un sistema que permite detectar el sexo de las aves de forma sencilla. La herramienta, ya patentada, realiza aproximaciones experimentales in situ empleando, por ejemplo, una batería de coche como fuente de energía externa.

Alejandro Centeno y Martina Carrete, de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla (UPO), y Miguel Delibes y José Luis Tella, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han desarrollado un nuevo método molecular que permite determinar el sexo de las aves de forma rápida –en menos de 90 minutos–.

 

Más información en la página del SINC

# Defiende la Ciencia Andaluza. Sin ciencia no hay futuro.