#Málaga: Un modelo matemático estima cómo carnívoros y homininos se repartían los recursos cárnicos en el pleistoceno inferior

Spreading homo sapiens la
By NordNordWest (File:Spreading homo sapiens ru.svg by Urutseg) [Public domain], via Wikimedia Commons

 

Desarrollado por investigadores de la UMA, ha evaluado la disponibilidad del alimento en un momento previo a la llegada de las primeras poblaciones humanas a Europa

El investigador Guillermo Rodríguez, dirigido por el catedrático de Paleontología Paul Palmqvist, ha desarrollado un modelo matemático que permite estimar cómo los carnívoros y los homininos-  una tribu de primates hominoideos caracterizados por la postura erguida y la locomoción bípeda-  se repartían los recursos cárnicos en las comunidades del Pleistoceno inferior.

En concreto, el modelo de Rodríguez evaluó la cantidad de carne disponible y la intensidad de la competencia entre las especies de carnívoros en un momento previo a la llegada de las primeras poblaciones humanas a Europa. No obstante, este modelo se ha usado previamente en los yacimientos de Atapuerca en Burgos y Orce en Granada para un estudio similar, pero entre carnívoros y humanos.

“Partimos de la estimación de las densidades de población de estas especies, en función de su masa corporal y su nivel trófico, es decir según la forma en la que obtienen materia y energía; para luego, teniendo en cuenta aspectos como la tasa de natalidad, la metabólica o la longevidad potencial, calcular sus requerimientos cárnicos y el grado de satisfacción a partir de la biomasa producida por sus presas potenciales, los herbívoros”, explica el catedrático.

“Calculada la biomasa, se modeliza su distribución entre las especies de carnívoros, teniendo en cuenta la información previa sobre tipos y tamaños de presa óptimos para los mismos, permitiendo estimar también las densidades de población que podrían tener estos y, en función de todo ello, el nivel de intensidad alcanzado en la competencia por los recursos”, continúa.

Colonización humana en Europa

La cronología de la primera dispersión del género humano hacia Eurasia desde el continente africano, la cuna natal de la humanidad, se ha visto sometida a debate durante las últimas décadas. Así, la presencia humana más antigua fuera de África se encuentra en el yacimiento de Dmanisi (Georgia, Cáucaso), cuya edad se sitúa en torno a un millón ochocientos mil años.

En cambio, según los investigadores, los asentamientos del subcontinente europeo son sistemáticamente más jóvenes, como ocurre con los yacimientos de Barranco León- y Fuente Nueva en Orce (Granada), con una cronología de un millón cuatrocientos mil años, o Sima del Elefante en la Sierra de Atapuerca (Burgos), con alrededor de un millón doscientos mil años.

“Este desfase temporal sugiere que la demora de casi medio millón de años en la colonización humana de Europa occidental pudo venir motivada por la existencia de condiciones ecológicas adversas, aunque el retraso también pudo deberse a la existencia de barreras a dicha dispersión, como las cadenas montañosas y los grandes cursos fluviales que salpican la geografía europea, que dificultarían los movimientos de las poblaciones humanas”, aclaran.

Más información en la Universidad de Málaga.

 

#Almería Conservación de las cuevas visitables

14.10.02 Gruta de las Maravillas 2
By Junta Informa (14.10.02 Gruta de las Maravillas 2) [CC BY-SA 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)], via Wikimedia Commons

 

Investigadores del grupo Electrónica, Comunicaciones y Telemedicina de la Universidad de Almería han instalado un nuevo sistema que permite monitorizar en tiempo real variables de conservación de cuevas visitables. El sistema permitirá a los organismos gestores aplicar medidas de forma inmediata para evitar los daños de las visitas masivas.

La metodología propuesta se ha aplicado en El Soplao, una cueva descubierta en Cantabria a principios del siglo XX y que representa una importante atracción para la zona por su riqueza geológica y por los yacimientos paleontológicos, en los que se han descrito, entre otros hallazgos, nuevas

Los investigadores explican en el artículo ‘A real-time underground environment monitoring system for sustainable tourism of caves’ publicado en la revista Journal of Cleaner Production, cómo el sistema que han desarrollado ofrece segundo a segundo la información relativa a la cantidad de dióxido de carbono presente, humedad, temperatura, lluvia, fuerza del viento, dirección de éste y presión barométrica. Estas variables deben permanecer estables dentro de un rango para asegurar que el estado de la cueva se mantenga. Si en algún momento se altera alguna de ellas es posible actuar de forma inmediata para evitar el más mínimo deterioro.

Entre las distintas estrategias en la conservación de los espacios geológicos se encuentra la limitación de visitas, pero no siempre se disponen de datos concretos que determinen qué cantidad de turistas admite una gruta sin que se vea afectada. “Ejemplos como la cueva de Altamira, actualmente cerrada al público por los daños irreparables que se generaron con las visitas masivas, sirvieron para emprender medidas que eviten que esta situación vuelva a repetirse. Con nuestro método, podemos conocer en tiempo real en qué estado se encuentra la cueva y aplicar medidas urgentes para que la regeneración se produzca y que así podamos disfrutarla sin una fecha de caducidad”, afirma a la Fundación Descubre la investigadora de la universidad de Almería Nuria Novas, autora del artículo.

Más información en la fuente de la noticia en Remedios Valseca / Fundación Descubre

#Málaga Diseñan un algoritmo para calcular la riqueza léxica individual

Hablar
Hablar

 

La variedad de vocablos que utilizamos al expresarnos, ya sea de forma oral o escrita, es resultado de una amplia gama de condicionantes sociales, culturales y económicos. Tradicionalmente el estudio de la densidad léxica ha estado orientado a los textos escritos, y se toman en cuenta variables como la estructura del discurso, la reiteración de términos o el uso de sinónimos. Sin embargo, existe otro tipo de perspectiva aplicada por los lingüistas que, junto a los anteriores factores, pone el foco también en la expresión oral y en cómo el contexto sociocultural del propio sujeto influye de un modo u otro en los resultados.

Es el caso del estudio presentado por investigadores del grupo Vernáculo Urbano Malagueño (VUM) de la Universidad de Málaga que han hallado un método para estimar lo que denominan el tamaño virtual del vocabulario de un individuo. Para ello han utilizado un algoritmo de optimización que garantiza resultados “muy fiables”.

En concreto, para el trabajo se ha utilizado un corpus lingüístico del español hablado en la ciudad de Málaga. Un material oral que fue obtenido tras más de 80 horas de grabación en los que, además, se trató de registrar mediante cuestionario las variables como la edad, el género, la ocupación profesional, el nivel educativo y la clase social de cada participante.

En este sentido, como señala el doctor Antonio M. Ávila Muñoz, responsable de la investigación, “gracias al corpus del que partimos se pueden detectar diferencias en la comunidad estudiada y los modelos comunicativos que tenemos presentes los hablantes durante la interacción comunicativa”.

El artículo, publicado en la revista Spanish in Context, recoge el diseño de un modelo para el cálculo del número de vocablos utilizados por los hablantes compatible con el concepto tradicional de densidad léxica, usado con más frecuencia para medir la riqueza de los textos escritos.

Más información en la Universidad de Málaga.

#Granada La UGR se sitúa a la cabeza de toda Europa en la identificación humana mediante nuevas técnicas forenses

Calavera

La Universidad de Granada ha presentado esta mañana a los medios de comunicación su nuevo Laboratorio de Antropología, ubicado en la Facultad de Medicina, que tras casi un año desde la mudanza al nuevo campus ya está funcionando a pleno rendimiento.

Con unas instalaciones de más de 500 metros cuadrados, se trata del laboratorio de identificación humana a partir de huesos más completo de toda Europa, y en él trabajan cada año más de 200 investigadores de una veintena de países distintos, siendo un centro de referencia internacional en identificación de huesos mediante técnicas 3D, evolución humana, paleopatología y antropología física y forense.

El laboratorio de la UGR alberga una colección de más de 5000 esqueletos de diversas épocas, desde el Neolítico hasta la actualidad (lo que supone la muestra más completa de Europa y una de las más amplias del mundo), y también alberga la colección de esqueletos de niños más completa del mundo clasificados por sexo, edad y causa de muerte conocida.

El director del Laboratorio de Antropología, Miguel Botella, ha explicado durante la presentación que estas instalaciones “sitúan a la UGR a la cabeza de toda Europa en la identificación humana a partir de huesos mediante nuevas técnicas forenses, ya que gracias a un sistema diseñado por nuestro equipo de científicos podemos averiguar la edad exacta y el sexo de un sujeto a partir de un simple fragmento de hueso, algo que nunca antes se había logrado”.

Botella ha indicado que el cambio a las nuevas instalaciones de la Facultad de Medicina en el Campus de la Salud “nos ha permitido crecer y seguir mejorando nuestra investigación, e incrementar de una forma espectacular el número de intercambios que realizamos con otros países, dado el enorme interés internacional que existe por acercarse a este laboratorio”.

Por su parte, la rectora de la UGR, Pilar Aranda, ha destacado que el Laboratorio de Antropología “supone un verdadero ejemplo de interdisciplinaridad en investigación”, ya que en él trabajan de manera conjunta investigadores de las áreas de Medicina, Bellas Artes, Biología, Arqueología, Enfermería, Antropología Física, Criminología y Ciencias Sociales.

A la presentación del Laboratorio de Antropología han asistido también el vicerrector de Investigación y Transferencia, Enrique Herrera; el delegado de la rectora para la Universidad Digital, Óscar Cordón, y la decana de la Facultad de Medicina, Aurora Valenzuela, entre otras autoridades.

Más información en la Universidad de Granada.

 

#Córdoba localiza el anfiteatro romano de Torreparedones gracias a las últimas técnicas de fotografía aérea

Torreparedones, esculturas foro
By Rafael Jiménez from Córdoba, España (Torreparedones: esculturas foro) [CC BY-SA 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)], via Wikimedia Commons

Escondido entre miles de archivos digitales del Instituto Geográfico Nacional de España y sin mover un solo centímetro cúbico de tierra, el equipo de investigación ‘Antiguas Ciudades de Andalucía’ de la Universidad de Córdoba ha conseguido localizar el anfiteatro de la ciudad romana que albergó el actual yacimiento de Torreparedones, ubicado en los términos municipales de Baena y Castro del Río.

Sabían que existía. Al final y al cabo era lo habitual en ciudades del tamaño y relevancia económica de aquella. Sabían que debía estar situado en alguno de los dos extremos de la ciudad por las que llegaban las vías principales de acceso, documentadas por los arqueólogos en los últimos años. El problema era dar con él sin levantar el terreno o sin invertir demasiado tiempo y dinero en catas a veces infructuosas. Por eso, uno de los investigadores del grupo, el profesor Antonio Monterroso Checa recurrió al ordenador antes que al pico y pala. Concretamente, el equipo de la Universidad de Córdoba que desde 2006 excava este yacimiento rastreó en el Plan Nacional de Ortofotografía (PNOA) del Instituto Geográfico Nacional de España, que en la última década ha fotografiado mediantes vuelos LiDAR (Laser Imaging Detection and Ranging) todo el territorio peninsular. Buscó las coordenadas de Torreparedones y observó el terreno hasta dar con la “mancha” sospechosamente elíptica bajo la que consideraban probable que estuviera el anfiteatro.

El hallazgo ha sido confirmado a lo largo de los últimos cinco meses mediante la utilización de diferentes metodologías de análisis de imagen en dos y tres dimensiones. Una de las imágenes del PNOA tomada en plena primavera de 2009 dejaba ver incluso las marcas del graderío gracias a la diferencia entre el vigor de la hierba y cultivos de las zonas abiertas del anfiteatro y la debilidad de las zonas donde se alzarían los grandes muros de piedra. El hallazgo de los arqueólogos de la Universidad de Córdoba ha sido reforzado gracias a la prospección geomagnética realizada por el Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Granada por encargo del Ayuntamiento de Castro del Río.

Estos resultados, publicados ayer en la revista Mediterranean Archaeology and Archaeometry y presentados públicamente en el Rectorado de la Universidad de Córdoba esta mañana, servirán para activar las excavaciones que deberían sacar a la luz el edificio. Las dimensiones del anfiteatro oscilan en torno a los 70 metros de eje mayor y los 62 de eje menor, unas proporciones similares a los anfiteatros de Segóbriga, Saelices (Cuenca) o Contributa Iulia (Badajoz). Así lo ha explicado Monterroso en su presentación en el Rectorado, donde ha lanzado como hipótesis de datación el siglo II d.C. y dnde Cristina Mata, segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Baena, y el alcalde Castro del Río, José Luis Caravaca, se han comprometido a trabajar conjuntamente para facilitar los trabajos de investigación arqueológica para recuperar el anfiteatro.

El rector de la UCO, José Carlos Gómez Villamandos, se ha felicitado por el papel jugado por la Universidad en la valorización del yacimiento de Torreparedones, “contribuyendo a la transición hacia una economía basada en el conocimiento en una zona tan necesitada de nuevas oportunidades como es la provincia de Córdoba”.

Más información en la Universidad de Córdoba.

 

#Cádiz: Investigadores de la UCA participan en el proyecto ‘Handpas’ de pinturas rupestres en Cueva de las Estrellas en Castellar

Castellar medieval
Castellar Viejo – Cádiz – I, Panarria [GFDL, CC-BY-SA-3.0 or CC BY-SA 2.5], via Wikimedia Commons

Investigadores de la Universidad de Cádiz participan en el equipo científico interdisciplinar del proyecto internacional Handpas, dirigido por Hipólito Collado* (Junta de Extremadura), que ha realizado un estudio y control de las manos de Cueva de las Estrellas en el complejo de Tajo de las Abejeras, enclavada en el parque Natural de Los Alcornocales en la finca de la Almoraima. Se trata de las primeras representaciones de manos halladas sobre arenisca y están consideradas de las más antiguas del sur de Europa.

Los investigadores de la Junta de Extremadura y de las universidades de Zaragoza y Cádiz – José Ramos (catedrático de Prehistoria de la UCA), Pedro Cantalejo (director del Museo de Ardales e investigador del grupo PAI-HUM-440 de la Universidad de Cádiz)  Diego Fernández (doctorando de Prehistoria), Antonio Luque (espeleólogo colaborador), Salvador Domínguez (profesor titular de Cristalografía y Mineralogía) y Javier Gracia (pofesor titular de Geomorfología) – han podido documentar en 3D con escaner laser motivos de manos de arte rupestre paleolíticas en Cueva de las Estrellas en Castellar.

Las manos, tal y como aclara el profesor José Ramos, marcan “apropiación” del territorio. Constituyen “un signo de control y de pertenencia por las bandas de cazadores-recolectores del Paleolítico. Suelen corresponder con los momentos más antiguos del arte paleolítico. Hay muy pocas expresiones de arte de manos en las cuevas de la Península Ibérica”. Desde este estudio, se ha pretendido “hacer una documentación gráfica muy precisa, preocupada en la conservación y permanencia de las mismas, apoyados en nuevas tecnologías”.

El equipo de investigación de la UCA se han reunido con el alcalde de Castellar de la Frontera, Juan Casanova, el concejal de Cultura, Jacinto Gil, y la concejal de Turismo, Nieves Sánchez, para informar y hacerle entrega de material.

Más información en la web de la Universidad de Cádiz 

 

Ciencia Andaluza: Un investigador de la UGR realiza el primer estudio antropológico de las gradas de un estadio de fútbol

Ciencia Andaluza
Gradas de campo de fútbol

 

Un investigador de la Universidad de Granada ha llevado a cabo el primer estudio antropológico que se realiza sobre las gradas de un estadio de fútbol, “un espacio cargado de símbolos, mitos y rituales, así como de metáforas que conectan con el ámbito bélico y con el sagrado, y donde el juego se trascendentaliza”.

Guillermo Acuña Gómez, investigador del departamento de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada (UGR), ha tratado en su trabajo de caracterizar, comprender y hacer comprensible la cultura generada en las gradas del estadio del Granada CF, el Nuevo Los Cármenes, y el comportamiento de los espectadores.

Para ello, ha partido de la siguiente hipótesis: el estadio de fútbol constituye un espacio de socialización en donde se refuerza la construcción de una identidad compartida en torno al club, que, vinculado a un territorio y a sus gentes, propicia emociones, pensamientos y comportamientos distintivos de un modo de ser cultural.

Más público femenino

Para llevar a cabo esta investigación, su autor visitó durante 15 meses las gradas del estadio Nuevo Los Cármenes del Granada CF, donde realizó un trabajo de observación y realizó encuestas entre los asistentes.

Entre las conclusiones de esta investigación, Acuña destaca la enorme heterogeneidad del público que asiste a los campos de fútbol, así como el aumento de la asistencia de público femenino, y el hecho de que, con frecuencia en las gradas se sublimen las emociones y se expresan valores y contravalores.

Además, “la solidaridad y el conflicto forman parte de un ambiente donde el juego se trascendentaliza”, ya que el fútbol es señalado como un “hecho social total”, en su faceta de deporte espectáculo, que llega a desempeñar en nuestros días los papeles que tradicionalmente cumplía la religión o la política”, apunta el investigador de la UGR.

Acuña señala que, dejando a un lado las interpretaciones simplistas que lo señalan como el opio del pueblo, “el fútbol constituye un fenómeno susceptible de ser analizado para una mejor comprensión de la sociedad del presente, inmersa en un sistema capitalista y envuelta en un permanente debate entre lo global y lo local”.

Así, en las gradas podemos percibir un ejemplo más de “comunidad imaginada”, es decir, “de colectivo vinculado entre sí por la afinidad con un club. Independientemente de las vinculaciones políticas o nacionalistas que aparezcan en otros casos, como todos los clubes de estas características son algo más que entidades deportivas, en la medida que desarrollan estímulos que facilitan la identificación de las personas y con ello la integración de unos y la distinción de otros”.

Fuente de la noticia y más información en la Universidad de Granada.

Foto: Pixabay

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Ciencia Andaluza: documental producido en la US ha sido seleccionado como finalista en la XXVIII bienal de Cine Científico

Ciencia Andaluza - Casa Encalada
Ciencia Andaluza – Casa Encalada

El documental Caleros, producido por la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Sevilla, ha sido seleccionado como finalista en la XXVIII bienal de Cine Científico de Ronda 2016, en la categoría de Documental Científico, uno de los certámenes más prestigiosos de este género.

La obra tiene guión del profesor de la US Javier Navarro –en la actualidad decano del citado centro– y el responsable de la Realización es Óscar Torres, miembro del Personal de Administración y Servicios de la US, adscrito a la unidad de Medios Audiovisuales de la Facultad de Geografía e Historia.

Al concurso han concurrido 124 obras y un jurado internacional, compuesto por 18 expertos en diferentes campos de las ciencias y el audiovisual científico, ha seleccionado 35 obras, que son las finalistas que competirán por los premios y reconocimiento de esta Bienal. Las obras ganadoras se conocerán el 2 de diciembre de 2016 en Ronda durante la ceremonia de clausura.

 

Más información en la Universidad de Sevilla.

 

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Fotografía: Pixabay.

 

Ciencia Andaluza: La Universidad de Córdoba estudia la formación de las palabras

Ciencia Andaluza - Pixabay
Ciencia Andaluza – Pixabay

Aunque sean un constructo social, las palabras parecen vivas. Muchas son flexibles para informar del género, número o tiempo en el que se produce una acción. Algunas interactúan entre ellas, o con alguna de sus partes como si fueran un mecano, para dar lugar a vástagos que definen nuevas realidades. Un equipo internacional con presencia de profesorado de la Universidad de Córdoba (UCO) ha empleado un modelo gramatical complejo para analizar estos procesos de formación de nuevas palabras, algo que ocurre en todos los idiomas del mundo y que permite que las lenguas sigan vivas.

Igual que un átomo se descompone en partículas menores, unas agrupadas alrededor de un núcleo y otras ligadas en capas más exteriores, las palabras pueden parecer compactas, pero disponen de partes diferenciadas. Se llaman morfemas. El morfema es la unidad mínima con forma y significado del análisis gramatical (la raíz gat- de la palabra ‘gato’ y la marca de género masculino -o, por ejemplo). El trabajo lingüístico en el que ha participado la profesora de Estudios Ingleses Carmen Portero ha abordado cómo los morfemas actúan para crear nuevas palabras, en un proceso similar al reciclado: se toma una parte útil de otra palabra, su raíz, y, combinándola con otros elementos, aparece otra nueva, por ejemplo: ‘empoderamiento’ (donde la raíz es ‘poder’ y el resto, añadiduras necesarias).

 

Más información en la Universidad de Córdoba

Sin Ciencia no hay futuro. Defiende la Ciencia Andaluza #CienciaAndaluza

Ciencia Andaluza: La violencia sanguinaria tiene raíces profundas en la evolución humana

Foto Pixabay
Ciencia Andaluza: Foto Pixabay

“¿Son los humanos violentos por naturaleza, como decía Hobbes, o seres pacíficos a los que la civilización corrompe, como sugería Rousseau? Esta cuestión ha cautivado a pensadores y científicos desde tiempos inmemoriales, pero a día de hoy aún no contamos con una respuesta definitiva, aunque probablemente ambos tenían parte de razón”, explica el autor principal de este trabajo, el investigador de la Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA-CSIC) y la Universidad de Granada José María Gómez Reyes.

En este estudio, en el que también participan la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y el Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CIDE-CSIC), los investigadores trabajaron sobre la idea de que el componente violento de la naturaleza humana podría deducirse de nuestra historia evolutiva en común con los mamíferos.

 

Más información pinchando en el enlace

 

# Defiende la Ciencia Andaluza. Sin ciencia no hay futuro.